Lis­sa

Estilos - - En Portada -

una biop­sia y el re­sul­ta­do fue in­mi­nen­te: car­ci­no­ma duc­tal in­fil­tran­te.

Pe­ro, hay “al­go más”. Tras so­me­ter­se a otros es­tu­dios, es­pe­cí­fi­ca­men­te una gam­ma­gra­fía, des­cu­brie­ron que te­nía una le­sión blás­ti­ca en el es­ter­nón, y la cuar­ta y quin­ta cos­ti­lla del la­do de­re­cho. En pa­la­bras lla­nas: me­tás­ta­sis. Lis­sa con­ti­núa con­tán­do­me es­to tran­qui­la. Ha­bla de­pri­sa pe­ro muy co­rrec­to. Aho­ra su es­po­so Ro­ber­to, des­pués de con­ven­cer a las ni­ñas de que guar­den si­len­cio, se sien­ta con no­so­tros. Es ca­lla­do, pa­re­ce tí­mi­do y se no­ta que la cui­da con un amor tierno, de esos que dan se­gu­ri­dad. Am­bos son cons­cien­tes de que la si­tua­ción de Lis­sa es muy par­ti­cu­lar. Ella es la pri­me­ra per­so­na de su fa­mi­lia que tie­ne cán­cer. La in­ves­ti­ga­ción arro­ja que, en su ca­so, su res­pon­de a las hor­mo­nas y es su­ma­men­te agre­si­vo.

La no­ti­cia que más le afec­tó no fue és­ta, sino que, ade­más de te­ner que ex­tir­par­se la ma­ma iz­quier­da com­ple­ta, tie­ne que prac­ti­car­se una his­te­rec­to­mía: “mi es­po­so y yo es­tá­ba­mos pre­pa­rán­do­nos pa­ra te­ner un hi­jo el pró­xi­mo año. De­cir­me que ya no po­dría ser fue mu­cho más do­lo­ro­so que la no­ti­cia del cán­cer”.

Sus ma­les­ta­res han si­do mí­ni­mos, me di­ce. A ve­ces le due­le el es­tó­ma­go, la plan­ta de los pies, sien­te náu­seas, le mo­les­ta has­ta to­mar agua “por­que sien­to que me des­ga­rra la gar­gan­ta”. Las uñas se le po­nen mo­ra­das. Tam­po­co no pue­de es­tar mu­cho tiem­po de pie por­que se can­sa: “si an­tes bai­la­ba cua­tro ho­ras, aho­ra bai­lo dos”, di­ce son­rien­te, y re­cuer­da: “ma­ña­na hay que bai­lar ‘obli­gao’ por­que el lu­nes hay qui­mio”, y reí­mos to­dos en aque­lla ca­sa de gue­rre­ros.

Lis­sa di­ce que el cán­cer le ha en­se­ña­do a es­cu­char y ha­cer­le ca­so a su cuer­po; a no ir por la vi­da tan rá­pi­do. A des­can­sar y co­mer me­jor. Y, sin pro­po­nér­se­lo, a ins­pi­rar a tra­vés de una cuen­ta de Ins­ta­gram que creó, pri­me­ro, pa­ra que quie­nes de­ci­dan apo­yar­le a tra­vés de una re­cau­da­ción en Go­found­me que creó su her­ma­na se­pan quién es, y se­gun­do, pa­ra com­par­tir el día a día de una per­so­na con cán­cer: “No bus­co ad­mi­ra­ción, ni re­co­no­ci­mien­to. Bus­co com­par­tir una his­to­ria pa­ra que si a al­guien se le es­té de­rrum­ban­do el mun­do, sien­ta que afue­ra hay al­guien que lo pue­de apo­yar. Nun­ca es­tás so­lo”.

“Nin­gu­na mu­jer es­tá pre­pa­ra­da pa­ra la no­ti­cia de un cán­cer” —Lis­sa Vir­gi­nia Pé­rez Gó­mez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.