4 cla­ves pa­ra man­te­ner tu sa­lud bu­cal

Estilos - - Salud -

1 Ce­pi­lla­do co­rrec­to tres ve­ces al día.

2 Uti­li­za­ción de hi­lo dental y en­jua­gue bu­cal co­mo com­ple­men­to del ce­pi­lla­do.

3 Re­em­pla­zar el ce­pi­llo dental ca­da tres me­ses.

4 Vi­si­tar dos ve­ces por año al es­pe­cia­lis­ta.

Mu­chos pa­cien­tes pos­ter­gan la vi­si­ta al es­pe­cia­lis­ta por te­mor al do­lor, es ahí con el pa­so del tiem­po don­de se desa­rro­llan los trau­mas, se de­te­rio­ran las pie­zas den­ta­les y se vuel­ven más com­ple­jos los tra­ta­mien­tos, por lo tan­to re­sul­ta­rán más cos­to­sos.

Se­gún la Ame­ri­can Dental Aca­demy of Cos­me­tic Den­tistry, prác­ti­ca­men­te la to­ta­li­dad (99.7%) de los adul­tos es­ta­dou­ni­den­ses con­si­de­ra que la son­ri­sa es un ver­da­de­ro re­cur­so en las in­ter­ac­cio­nes so­cia­les y, con­cre­ta­men­te, el 74% cree que una son­ri­sa po­co atrac­ti­va es un obs­tácu­lo pa­ra el éxi­to la­bo­ral.

La so­cie­dad ca­da día de­man­da más apa­rien­cia fí­si­ca, los dien­tes no son la ex­cep­ción, así que vi­si­tar al es­pe­cia­lis­ta de la sa­lud oral no de­be li­mi­tar­se a una emer­gen­cia ya que no es un ca­pri­cho, es una ne­ce­si­dad y de­be con­si­de­rar­se una res­pon­sa­bi­li­dad de to­dos.

Con tan­to ac­ce­so a in­for­ma­ción, hoy día los pa­cien­tes bus­can ob­te­ner la “son­ri­sa ideal”, in­tere­sán­do­se por pro­ce­di­mien­tos muy en bo­ga; sin em­bar­go, des­de el pun­to de vis­ta es­té­ti­co, po­seer una be­lla son­ri­sa, va más a allá de te­ner unos dien­tes blan­cos y ali­nea­dos.

Así co­mo cui­da­mos la die­ta pa­ra man­te­ner­nos en for­ma, de la mis­ma ma­ne­ra de­be­mos pro­te­ger los dien­tes de al­gu­nos ali­men­tos que pue­dan afec­tar el co­lor y la na­tu­ra­le­za de los mis­mos. Y no me re­fie­ro a de­jar de co­mer tal o cual co­sa, pe­ro sí es im­por­tan­te que se­pan que los tés, las be­bi­das car­bo­na­ta­das, los cí­tri­cos y los dul­ces, con­su­mi­dos de ma­ne­ra cons­tan­te y sin cui­da­do, ata­can el cal­cio que se en­cuen­tra en los dien­tes ha­cién­do­los más sus­cep­ti­bles a los ata­ques de la bac­te­rias y los pre­dis­po­ne a la ca­ries dental, aten­tan­do con­tra la tan an­he­la­da son­ri­sa per­fec­ta.

Sin em­bar­go, no to­do es ma­lo, tam­bién exis­ten ali­men­tos no­bles que pro­mue­ven la sa­lud dental, co­mo las fre­sas, una fru­ta ri­ca en xi­li­tol, una sus­tan­cia que pro­te­ge el es­mal­te dental, combate la pla­ca bac­te­ria­na y lim­pia los dien­tes de ma­ne­ra na­tu­ral, lo que se tra­du­ce en una den­ta­du­ra sa­na. De igual ma­ne­ra se ha com­pro­ba­do que la gra­na­da re­du­ce de ma­ne­ra efec­ti­va la pla­ca dental.

¿QUÉ HAY DE NUE­VO EN ODON­TO­LO­GÍA?

La odon­to­lo­gía, co­mo to­da cien­cia, día a día se trans­for­ma y con ella se pro­du­cen cam­bios tan­to en los pro­ce­di­mien­tos co­mo en los ma­te­ria­les, ha­cien­do ca­da vez más agra­da­ble la vi­si­ta a la con­sul­ta. Des­de el blan­quea­mien­to dental, ca­ri­llas ti­po len­tes de con­tac­to, im­plan­tes a las ci­ru­gías plás­ti­cas pe­rio­don­ta­les, es­tos son los pro­ce­di­mien­tos ma­yor­men­te so­li­ci­ta­dos y pre­ci­sa­dos por to­do el que quie­re ob­te­ner una son­ri­sa per­fec­ta.

To­do pro­fe­sio­nal de la sa­lud bu­cal de­be orien­tar al pa­cien­te so­bre lo que es co­rrec­to o no pa­ra su bo­ca, pa­ra po­der lle­nar sus ex­pec­ta­ti­vas o al me­nos acer­car­se a ellas, lo­gran­do así la amal­ga­ma per­fec­ta en­tre lo es­té­ti­ca­men­te co­rrec­to y lo de­bi­da­men­te fun­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.