¿Có­mo es tu for­ma de amar?

Estilos - - Buena Vida / Psicología - Por: ISA­BE­LLA PAZ Fo­to: SHUTTERSTOCK.COM

¿Qué tie­nen en co­mún el adic­to al amor y el que lo evi­ta? Am­bos su­fren de mie­do a la in­ti­mi­dad emo­cio­nal y a la cer­ca­nía afec­ti­va que im­pli­ca una re­la­ción de pa­re­ja real.

¿Qué pue­den ha­cer pa­ra evi­tar­lo? Es­tan­do en Ma­drid, una ami­ga fue al con­cier­to de Luis Mi­guel, por lo que es­tu­vi­mos jun­tas re­pa­san­do to­das sus can­cio­nes.

Con to­do lo que ya he apren­di­do so­bre las re­la­cio­nes lla­ma­ron mi aten­ción dos te­mas: “La in­con­di­cio­nal” y “Fría co­mo el vien­to”.

¿Y qué tie­nen en co­mún es­tos dos ti­pos de per­so­nas que ocu­pan po­si­cio­nes tan an­ta­gó­ni­cas? En apa­rien­cia na­da, pues una es la que más ama y es­pe­ra que la lla­men pa­ra es­tar dis­po­ni­ble, y la otra es fría e inal­can­za­ble. Sin em­bar­go, son dos ca­ras de un so­lo pro­ble­ma.

LA IN­TI­MI­DAD EMO­CIO­NAL

Lo que te­ne­mos aquí es una con­duc­ta dis­fun­cio­nal pa­ra eva­dir la in­ti­mi­dad con ma­ni­fes­ta­cio­nes di­fe­ren­tes.

Es­ta con­duc­ta, ori­gi­na­da por el mie­do a ser aban­do­na­do y con­tro­la­do, se ma­ni­fies­ta tan­to al per­se­guir el amor del o de la in­dis­po­ni­ble (aquel o aque­lla que no quie­re una re­la­ción), co­mo ser in­dis­po­ni­ble uno mis­mo y evi­tar a to­da cos­ta vi­vir una re­la­ción de com­pro­mi­so y cer­ca­nía afec­ti­va con quien sí quie­re.

La in­ti­mi­dad emo­cio­nal ha­ce la vi­da de no­so­tros mu­cho más ri­ca, sin em­bar­go pa­ra al­gu­nas per­so­nas es­to es im­po­si­ble de al­can­zar, y le­jos de vi­vir re­la­cio­nes de pa­re­ja a ple­ni­tud se sien­ten fra­ca­sa­das o no tie­nen suer­te en el amor.

Si bien exis­ten per­so­nas que, por elec­ción, se man­tie­nen en es­ta u otro ti­po de re­la­cio­nes, sin apa­ren­te­men­te nin­gún su­fri­mien­to, y ha­cen de es­to su mo­do de vi­da (lo cual es ab­so­lu­ta­men­te res­pe­ta­ble), otras di­cen que­rer el amor y, sin em­bar­go, to­das sus ac­cio­nes mues­tran lo con­tra­rio: se man­tie­nen en re­la­cio­nes no re­cí­pro­cas, con al­tas do­sis de emo­cio­nes in­ten­sas, no lo­gran vi­vir el amor en una re­la­ción real, ni sos­te­ner una re­la­ción com­pro­me­ti­da.

Ca­be se­ña­lar que el he­cho de que al­gu­na vez nos ha­ya­mos vis­to in­vo­lu­cra­dos en una o dos re­la­cio­nes de es­te ti­po no in­di­ca que pa­dez­ca­mos al­gún tras­torno, sino que si que­re­mos lo­grar el amor en pa­re­ja es pro­ba­ble que ten­ga­mos que iden­ti­fi­car y mo­di­fi­car los com­por­ta­mien­tos que nos lle­va­ron a ese ti­po de re­la­ción. EL POR QUÉ DE ES­TAS CON­DUC­TAS

Si es­ta mo­da­li­dad de re­la­ción se ha­ce cró­ni­ca en nues­tra vi­da, y se re­pi­te una y otra vez, es pro­ba­ble que es­te­mos fren­te a la adic­ción al amor, que si bien no es­tá des­cri­ta en los cri­te­rios del “Ma­nual Diag­nós­ti­co de los Tras­tor­nos Men­ta­les” (DSM 5), don­de las adic­cio­nes son ca­te­go­ri­za­das y tra­ta­das, pue­de caer en la ca­te­go­ría de tras­tor­nos ob­se­si­vos-com­pul­si­vos co­mo un con­jun­to dis­fun­cio­nal de con­duc­tas cen­tra­das en nues­tro ca­so, el amor.

Vea­mos pues el per­fil de “La in­con­di­cio­nal”, la que di­ce que no es­pe­ra na­da, pe­ro en el fon­do al­ber­ga el de­seo de que su ‘in­dis­po­ni­ble’, al­gún día se vuel­va dis­po­ni­ble pa­ra ella. Un tí­pi­co ejem­plo se­ría el ca­so del aman­te que es­tá es­pe­ran­do que su pa­re­ja ca­sa­da se di­vor­cie co­mo prue­ba del “gran amor” que am­bos se tie­nen.

Lo pri­me­ro que de­be­ría­mos pre­gun­tar­nos es ¿por qué una per­so­na que di­ce an­he­lar tan­to el amor es­co­ge a al­guien con quien no pue­de com­par­tir­lo? Si lo ana­li­za­mos, la pa­re­ja que es­co­gen los in­con­di­cio­na­les es ge­ne­ral­men­te una pa­re­ja que no le pue­de ofre­cer una re­la­ción de cer­ca­nía afec­ti­va real y com­pro­me­ti­da. Pa­re­ce­ría que ese al­guien es­tá pen­sa­do pa­ra “no po­der te­ner una re­la­ción”. Es al­guien que nun­ca se de­ten­drá a va­lo­rar el amor pa­ra ofre­cer­le su in­con­di­cio­na­li­dad, que al igual que él o ella es­tá lleno de mie­do y es pro­ba­ble que es­té ocu­pa­do lle­nan­do sus va­cíos con otras adic­cio­nes (tra­ba­jo, dro­gas, otras pa­re­jas, po­der, jue­go, etc) u ocu­pa­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.