Sin com­ple­jos.

Con Mo­ca en el co­ra­zón

Estilos - - Sumario - Por Hi­mil­ce Te­ja­da

Los que me co­no­cen sa­ben que soy ra­bio­sa­men­te ci­bae­ña. De Mo­ca, pa­ra más hon­ra, lo que me pre­su­po­ne “se­ca, sa­cu­día y me­día por buen ca­jón”. Ten­drían ra­zón en las tres co­sas, y al­gu­nas más, co­mo que no ten­go com­ple­jos y me des­nu­do fi­gu­ra­ti­va­men­te fren­te a us­te­des ca­da quin­ce días.

Ha­ce más de 25 años que mi ma­dre y her­ma­nas emi­gra­mos a San­to Do­min­go en bus­ca de me­jo­res opor­tu­ni­da­des. En la mu­dan­za cu­po to­do, in­clu­yen­do un re­cal­ci­tran­te acen­to que nun­ca me ha aban­do­na­do. De he­cho, se ac­ti­va cuan­do pa­go el pea­je de la Duar­te, pa­so más de cin­co mi­nu­tos con­ver­san­do con un com­pa­ñe­ro ci­bae­ño o cuan­do se me cru­zan los ape­lli­dos a la al­tu­ra de Li­cey al Me­dio.

Los re­cuer­dos de mi in­fan­cia en Mo­ca son her­mo­sos. Más her­mo­sos se­gún pa­san los años y la de­lin­cuen­cia y la fal­ta de va­lo­res arro­pan las mis­mas ca­lles don­de acos­tum­bra­ba a ju­gar sin nin­gún te­mor por­que los ve­ci­nos, tan­to co­mo los pa­dres, es­ta­ban pen­dien­tes.

Fue esa nos­tal­gia que me hi­zo de­cir que sí cuan­do Jo­sé Ra­fael Lan­ti­gua me in­vi­tó a unir­me a la Aso­cia­ción de Mo­ca­nos Re­si­den­tes en San­to Do­min­go pa­ra tra­ba­jar en su di­rec­ti­va, jun­to a un gru­po de per­so­nas ta­len­to­sas y com­pro­me­ti­das que me co­no­cen des­de mi pri­mer gri­to de gue­rra en el mun­do. Sus afec­tos in­clu­yen a mis pa­dres y pa­rien­tes, por lo que es co­mo una ex­ten­sión de la ca­sa de mis abue­los, re­ple­ta de aro­mas de pu­di­nes re­cién hor­nea­dos y flo­res fres­cas.

El do­min­go pa­sa­do rea­li­za­mos el “Via­je del Re­torno” a Mo­ca, una de las ac­ti­vi­da­des más re­pre­sen­ta­ti­vas de la Aso­cia­ción y don­de ca­da de­ta­lle fue pla­ni­fi­ca­do tras do­ce­nas de ho­ras de tra­ba­jo y el in­vo­lu­cra­mien­to de pa­sa­dos pre­si­den­tes y miem­bros ac­ti­vos que asu­men di­fe­ren­tes ro­les con una mi­sión co­mún: vol­ver al lar na­ti­vo y re­cor­dar con ale­gría las ca­rac­te­rís­ti­cas que nos ha­cen un pue­blo es­pe­cial.

Cin­co gua­guas re­ple­tas de mo­ca­nos, des­cen­dien­tes y aspirantes zar­pa­ron de la ca­pi­tal ca­mino al Ci­bao “por la pis­ta”. Ca­da ca­pi­tán de au­to­bús te­nía la res­pon­sa­bi­li­dad de en­tre­te­ner por cual­quier me­dio po­si­ble a más de 50 pa­sa­je­ros. No fal­tó co­mi­da, ri­fas, chis­tes, bai­les y has­ta “ho­ra lo­ca” pa­ra ha­cer­los sen­tir bien y pre­pa­rar el am­bien­te pa­ra un pa­sa­día inol­vi­da­ble.

Es­co­ger los lu­ga­res pa­ra vi­si­tar en un pue­blo lleno de his­to­ria es una ta­rea di­fí­cil. Las igle­sias le ga­na­ron a los mu­seos y las ex­pli­ca­cio­nes his­tó­ri­cas y cul­tu­ra­les lle­na­ron las ex­pec­ta­ti­vas. Ayu­dó bas­tan­te que la ban­da de mú­si­ca ani­ma­ra fren­te a las puer­tas de un tem­plo ca­si cen­te­na­rio y so­bre los res­tos de hé­roes na­cio­na­les que re­po­san, com­par­tien­do cam­po­san­to, con gen­te co­mún cu­yas vi­das na­die re­cuer­da.

Pa­sa la rei­na de las pa­tro­na­les y su cor­te­jo, pa­san las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les y de la pro­vin­cia y, con­clui­do el pro­to­co­lo, fi­nal­men­te lle­ga­mos a un her­mo­so jar­dín lleno de ver­de y lleno de luz. To­do es­ta­ba pre­vis­to, me­nos el cli­ma, pe­ro Dios se la lu­ció. Ese día com­pro­bé que no hay ora­ción que no se con­tes­te ni un mo­cano que bai­le ma­lo, no im­por­ta la edad que ten­ga. Tam­bién com­pro­bé que no hay tra­di­ción que mue­ra mien­tras al­guien se em­pe­ñe en res­ca­tar­la.

Y así las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes dis­fru­ta­mos las recetas fa­mo­sas de do­ña Pe­tró, una mu­jer de ma­nos ben­de­ci­das cu­yo sa­zón he­re­da­ron sus des­cen­dien­tes, gra­cias a los con­tac­tos y la elo­cuen­cia de Carlos Es­tre­lla, re­co­no­ci­do esa tar­de jun­to a JM Hi­dal­go, por re­pre­sen­tar lo me­jor de la mo­ca­ni­dad.

Re­cuer­do ha­ber mi­ra­do al cie­lo y ver a mis abue­los son­reír. Vol­ver a Mo­ca va­lió la pe­na. En re­cuer­do de Li­gia Mi­na­ya, pri­me­ra mu­jer en pre­si­dir la Aso­cia­ción de Mo­ca­nos Re­si­den­tes en San­to Do­min­go y mo­ca­na ilus­tre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.