Jo­sé Jhan

“Me enor­gu­lle­ce que mis di­se­ños lle­guen a to­do el mun­do”

Estilos - - En Portada - —POR: Glenys González —FO­TOS: Hai­ro Ro­jas Raúl Cohen —DI­REC­CIÓN DE AR­TE Y ES­TI­LIS­MO:

El di­se­ña­dor que in­vi­ta siem­pre a son­reír ce­le­bra diez años de ver­sá­ti­les crea­cio­nes de mo­da mas­cu­li­na y lo festeja con una co­lec­ción que es­ta­lla en co­lor: “The Co­lor­ful Co­llec­tion”. Jo­sé Jhan pre­sen­ta­rá es­ta nue­va pro­pues­ta en Do­mi­ni­ca­na­mo­da 2018 el 23 de oc­tu­bre, pe­ro an­tes de que lle­gue el gran día, lo abor­da­mos pa­ra co­no­cer un po­co más so­bre los pro­yec­tos de es­te crea­ti­vo que se ins­pi­ra en epi­so­dios his­tó­ri­cos pa­ra ves­tir de ele­gan­cia a los ca­ba­lle­ros. ¿Cuán­do tu­vis­te con­cien­cia de que te de­di­ca­rías a la mo­da? Mi ma­má fue mi mo­tor y ma­yor fuen­te de ins­pi­ra­ción. Pien­so que to­do co­men­zó cuan­do la veía a ella, quien es mo­dis­ta au­to­di­dac­ta por­que nun­ca es­tu­dió di­se­ño de mo­da. Lo que pa­sa es que en esa épo­ca las re­vis­tas de mo­da ve­nían con los fi­gu­ri­nes y los pa­tro­nes y esa fue su guía pa­ra co­men­zar a ha­cer ro­pa. En­ton­ces yo lle­ga­ba a la ca­sa y veía los hi­los, las te­las y aquel des­or­den tan bo­ni­to y lleno de co­lor, y le de­cía: “ma­mi, qué chu­lo, yo quie­ro ha­cer eso”, a pe­sar de que ha­bía dicho an­tes que que­ría ser doc­tor, por mi pa­pá. Eso sí, mi pa­pá no que­ría; de­cía que yo de­bía es­tu­diar una ca­rre­ra que de­ja­ra di­ne­ro y has­ta me com­pra­ron unas en­ci­clo­pe­dias de me­di­ci­na y yo las leía, me en­can­ta­ban, eran de psi­quia­tría y creo que de al­gu­na for­ma en­con­tré la ma­ne­ra de lle­var el he­cho de ayu­dar a las per­so­nas a tra­vés del ar­te de la crea­ción de mo­da.

Por qué di­se­ño pa­ra hom­bres y no mu­je­res, ¿ha­ce 10 años pa­re­cía un mer­ca­do di­fí­cil de con­quis­tar o no? No lo sé. Cuan­do me gra­dué de Cha­vón en 1995 y lle­gué de la maes­tría de mer­ca­deo de mo­da al­go me fre­nó, du­ré 14 años ha­cien­do te­le­vi­sión. Ha­cía co­si­tas de mo­da, pe­ro sa­bía den­tro de mí que ha­cer ro­pa de mu­jer no era lo que yo que­ría. Qui­zá esa pau­sa tan gran­de en la mo­da fue una bús­que­da pa­ra en­con­trar en qué área del di­se­ño me que­ría desa­rro­llar. Qui­se ex­plo­rar otras ca­rre­ras, otras co­sas. En el 2006, cuan­do sur­ge Do­mi­ni­ca­na­mo­da, me in­vi­tan a ser el di­rec­tor de pro­to­co­lo jun­to a Lia Pe­lle­rano, un tra­ba­jo que hi­ci­mos du­ran­te tres años.

No creo que ha­ya de­ci­di­do di­se­ñar pa­ra hom­bres por al­gu­na ne­ce­si­dad del mer­ca­do por­que ya ha­bía di­se­ña­do­res de ro­pa pa­ra hom­bre. Sim­ple­men­te se fue dan­do y me sien­to có­mo­do, así co­mo cuan­do es­tás ba­jo una pal­ma to­mán­do­te un agua de co­co. Me sien­to fe­liz.

¿Nun­ca has di­se­ña­do un ves­ti­do, una blu­sa o al­gu­na fal­da? Sí, he he­cho pie­zas pa­ra mu­je­res. Le lle­gué a ha­cer ves­ti­dos a Ma­rie­la Mer­ca­do y a Evelyn Díaz. Pe­ro no creo que va­yan a ver al­gu­na co­lec­ción mía pa­ra mu­jer; en reali­dad no me sien­to có­mo­do. Siem­pre di­go: “tu me­jor obra es­ta­rá don­de es­tá tu co­ra­zón” y el mío es­tá en la ro­pa de hom­bre.

¿Re­cuer­das tu pri­mer des­fi­le en Do­mi­ni­ca­na­mo­da? ¿Qué pue­des con­tar­nos de ese día? ¡Cla­ro! Creo que es la me­jor ex­pe­rien­cia que he te­ni­do. En­vié mi car­pe­ta con un nom­bre anó­ni­mo pa­ra que no me die­ran nin­gún pri­vi­le­gio. Te­nía va­rios años en te­le­vi­sión, tra­ba­ja­ba el es­ti­lis­mo en al­gu­nos pro­yec­tos edi­to­ria­les y ha­bía tra­ba­ja­do en la par­te del pro­to­co­lo del even­to, así que no que­ría que se vie­ran en la obli­ga­ción de en­trar­me. De ma­ne­ra que en­vié mi car­pe­ta co­mo cual­quier no­vel di­se­ña­dor, con el seu­dó­ni­mo “Los es­ti­lis­tas”, y me lla­ma­ron. Re­cuer­do que Só­cra­tes se que­ría mo­rir cuan­do des­cu­brió que era yo y me re­cla­mó. Pe­ro le di­je que que­ría co­men­zar de ce­ro co­mo cual­quier no­va­to y su­pie­ran que era egre­sa­do de la pro­fe­sión de di­se­ño de mo­da, y no un es­ti­lis­ta en­gan­cha­do a di­se­ña­dor. Re­cuer­do que en ese pri­mer des­fi­le es­tu­vie­ron Juan Luis Gue­rra y Carolina He­rre­ra. Y

fue un gran ho­nor. Lue­go, cuan­do ter­mi­nó el des­fi­le, es­ta­ba en backs­ta­ge con los mu­cha­chos aplau­dien­do y em­pe­cé a llo­rar. En­ton­ces Carolina He­rre­ra en­tró y yo em­pe­cé a dis­cul­par­me, ner­vio­so, por­que re­cuer­do que sa­lí en chan­cle­tas por­que ni za­pa­tos me pu­se, di­cién­do­le que era un ho­nor te­ner­la ahí y ella me di­jo: “No im­por­ta. Yo co­men­cé a los 42 años en es­ta ca­rre­ra, no soy di­se­ña­do­ra de to­da la vi­da y ten­go pa­ra de­cir­te que si tú pier­des lo que es­tás sin­tien­do en es­te mo­men­to, na­da te va a que­dar bien”.

Y ade­más de ese gran mo­men­to, en es­tos 10 años de ca­rre­ra, ¿qué he­chos o acon­te­ci­mien­tos pue­des men­cio­nar que te han he­cho sen­tir or­gu­llo de ti mis­mo? Po­der crear otras mar­cas de mo­da co­mo V2J pa­ra Ve­le­ro, Mon­dino by Jo­sé Jhan, di­se­ñar ca­mi­sas y ro­pa de­por­ti­va, co­lec­cio­nes de za­pa­tos y no so­lo ver a un sec­tor de pú­bli­co uti­li­zar mi ro­pa sino po­der lle­gar en ma­sa a to­do el mun­do. Eso me lle­na de or­gu­llo y pla­cer. Pue­do so­nar arro­gan­te o po­co mo­des­to, pe­ro es fas­ci­nan­te cuan­do eres pro­fe­ta en tu tie­rra. Ver lo que has es­ta­do sem­bran­do. Pue­do de­cir que me ha ido de­ma­sia­do bien y ca­da vez es me­jor y me­jor, y no se­ría agra­de­ci­do si no lo re­co­noz­co.

Nin­gún éxi­to lle­ga fá­cil, ¿has te­ni­do al­gún que otro fra­ca­so que pue­das com­par­tir? Uff sí, fue en el 2013. A mí no me gus­tan las im­pro­vi­sa­cio­nes, tra­ba­jo mu­cho de la mano del tiem­po y esa vez, des­pués de ha­cer la prue­ba con los mo­de­los un mes

an­tes del des­fi­le, a mi di­rec­tor de cor­te de ese en­ton­ces se le ocu­rrió que po­día ser me­jor y des­ar­mó co­mo 30 pie­zas que lue­go no le dio tiem­po a ar­mar­las. Tres días an­tes del des­fi­le me lle­vó esas pie­zas en fun­das, llo­ran­do, di­cien­do que no iba a es­tar lis­ta la co­lec­ción. Fue de­ma­sia­do fuer­te y has­ta me des­ma­yé. Cuan­do me des­per­té es­ta­ban con­mi­go en la ha­bi­ta­ción Rea­ding Pan­ta­león, Anny Aba­te, Leo­nel Li­rio, Ma­galy Ti­bur­cio, Car­los Nú­ñez, Só­cra­tes y Cris­ti­na Cua­dra, to­dos tra­tan­do de en­con­trar una so­lu­ción y yo no po­día de­jar de llo­rar, nun­ca pen­sé en no ha­cer el show, so­lo pen­sa­ba en que eran 30 pie­zas que no sal­drían por­que no es­ta­ban lis­tas. Y to­dos ellos, el gre­mio de la mo­da do­mi­ni­ca­na, se en­car­ga­ron de en­sam­blar­las y me las fue­ron man­dan­do po­co a po­co. La úl­ti­ma pie­za lle­gó 15 mi­nu­tos an­tes de ini­ciar el des­fi­le. Eso nun­ca lo voy a ol­vi­dar.

¿Qué apren­dis­te de ese epi­so­dio? Me en­se­ñó a que no siem­pre ten­go el con­trol del tiem­po a mi fa­vor, que de­bo de­jar que las co­sas flu­yan. Que uno de­pen­de de mu­chas co­sas, hay que de­jar que la gen­te tra­ba­je y de­le­gar. Yo no de­le­ga­ba, lo que­ría ha­cer to­do, de­cía siem­pre “yo pue­do”, “yo ten­go el con­trol de es­to”, co­mo en­fren­tan­do a Dios. Aho­ra es­toy más tran­qui­lo y to­do es­tá sa­lien­do me­jor, gra­cias a Dios.

Es po­si­ble que ad­mi­res el tra­ba­jo de mu­chos di­se­ña­do­res in­ter­na­cio­na­les, pe­ro ¿cuá­les te sir­ven de guía o ins­pi­ra­ción, a quién le po­nes es­pe­cial aten­ción? Hay

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.