CE­LE­BRAN­DO LA VI­DA FREDDY GINEBRA G.

Li­gia

Estilos - - Gente / Sociales -

Lle­ga­ba ines­pe­ra­da­men­te, ca­si siem­pre en las ma­ña­nas. Al­gu­nos días, los me­nos, con una tris­te son­ri­sa di­bu­ja­da en el ros­tro. To­ca­ba mi puer­ta y, sin im­por­tar quién es­tu­vie­ra, en­tra­ba.

–No quie­ro mo­les­tar –de­cía.

–Nun­ca mo­les­tas.

–Veo que es­tás ocu­pa­do.

–¿Quie­res ca­fé?

–No, gra­cias.

–An­da­ba por aquí y qui­se sa­lu­dar­te. –Sién­ta­te un ra­to.

–No, gra­cias, veo que es­tás ocu­pa­do...

Y yo en­ton­ces ha­cía un pa­rén­te­sis con la per­so­na que es­tu­vie­ra y sa­lía con ella al jar­dín a in­ter­cam­biar unos mi­nu­tos. La tris­te­za era su úni­ca com­pa­ñe­ra.

–Es­toy muy so­la –ini­cia­ba–, sal­go a ca­mi­nar pa­ra ocu­par el día, se me ha­ce muy di­fí­cil to­do, no ten­go con quien ha­blar.

Una vez le di­je que iba a ha­cer un club pa­ra las per­so­nas so­li­ta­rias que qui­sie­ran en­con­trar­se pa­ra con­ver­sar, se le ilu­mi­nó la ca­ra.

–Yo ven­dría to­dos los días –me di­jo–. No sa­bes lo di­fí­cil que es es­tar sin na­die con quien com­par­tir, to­do el mun­do es­tá ocu­pa­do y pa­so los días sin sen­ti­do, he per­di­do el de­seo de vi­vir.

En­ton­ces le ha­blé de Dios, de bus­car ayu­da.

–No voy a la igle­sia –me con­tes­tó ro­tun­da­men­te–, a Dios lo bus­co por mi la­do, no ne­ce­si­to de nin­gún cu­ra.

–No es un cu­ra –in­ten­té de nue­vo–, es una co­mu­ni­dad que co­noz­co a la cual me gus­ta­ría lle­var­te.

–No, gra­cias –con­tes­tó ca­si llo­ran­do.

–Me voy –me cor­tó y sin de­cir más se fue len­ta­men­te. La vi de es­pal­das, lle­va­ba un pa­ra­guas en la mano por si la llu­via le ha­cía com­pa­ñía, ha­bía tan­ta tris­te­za acu­mu­la­da que mi co­ra­zón se sin­tió con­ta­gia­do.

Esa mu­jer era mi ami­ga, la co­no­cía des­de ha­ce mu­chos años y la vi­si­ta­ba a su ca­sa. Lu­cha­do­ra, de per­so­na­li­dad fuer­te, ami­ga de sus ami­gos, in­ca­paz de mo­les­tar a na­die, ce­le­bra­do­ra de la vi­da, fue­ron mu­chas las tar­des en su pe­que­ño bal­cón que com­par­ti­mos ale­grías.

Cuan­do me di­jo que se iría y que aban­do­na­ba al país le ro­gué no ven­die­ra su ca­sa, me di­jo que ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de re­unir­se con su fa­mi­lia, un hi­jo y un nie­to que vi­vían en el ex­tran­je­ro. La vi par­tir ilu­sio­na­da. –Voy a es­cri­bir aho­ra con más tran­qui­li­dad. El es­pe­jis­mo de otro país y otra co­ti­dia­ni­dad la en­tu­sias­ma­ron.

Una ma­ña­na, va­rios años des­pués, re­gre­só. Ya no era la mis­ma de an­tes, la son­ri­sa per­ma­nen­te se ha­bía es­fu­ma­do, su con­ver­sar enér­gi­co, sus per­ma­nen­tes pla­nes de fu­tu­ro ha­bían des­apa­re­ci­do.

Mi ami­ga ha­bía de­ja­do de ser ella pa­ra con­ver­tir­se en otra. Co­mo si un ci­clón la hu­bie­ra de­vo­ra­do por den­tro, el bri­llo de sus ojos se ha­bía opa­ca­do y no te­nía nin­gu­na ilu­sión por la vi­da.

–Re­cuer­da, ami­ga, que siem­pre es­tá Dios –le re­pe­tía cons­tan­te­men­te.

–Sí, ya sé Freddy, pe­ro es­ta tris­te­za no me la qui­ta na­die.

Hoy me aca­ban de lla­mar pa­ra de­cir­me que mi en­tra­ña­ble ami­ga de­ci­dió qui­tar­se la vi­da, de­ci­dió aca­bar con ese can­san­cio que se ha­bía he­cho ru­ti­na, y con su muer­te ella no sa­be que ha abier­to en mi co­ra­zón una he­ri­da pa­ra siem­pre.

Es­pe­ro que mi Dios le ha­ya de­vuel­to la paz y la ale­gría, es­pe­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.