ECO­NO­MÍA PER­SO­NAL DIE­GO SO­SA

Ga­nar di­ne­ro pen­san­do co­mo los que ha­cen mo­da

Estilos - - Intro -

Qui­zá se­ría más fá­cil de­cir que de­be­mos in­no­var, pe­ro me gus­ta ver ejem­plos pa­ra po­der ana­li­zar lo que se ha­ce bien y lle­var­lo a que me sea de uti­li­dad. coach, Mu­chos me di­cen que pu­bli­car li­bros o po­ner mis char­las en la red me ex­po­ne a que me ro­ben mi pro­pie­dad in­te­lec­tual. En reali­dad, no me preo­cu­pa, por­que ya me di cuen­ta de que no pue­do vi­vir con los mis­mos tér­mi­nos to­da la vi­da.

Los que se de­di­can a la mo­da no pue­den ate­rro­ri­zar­se de lo que otros pue­dan co­piar de sus di­se­ños; lo más im­por­tan­te pa­ra ellos es que su ar­te pe­gue por un tiem­po es­pe­cí­fi­co y la gen­te vea su se­llo en sus crea­cio­nes. Y no me re­fie­ro a la eti­que­ta es­con­di­da por den­tro de la pie­za, sino a las ca­rac­te­rís­ti­cas que iden­ti­fi­can al di­se­ña­dor.

La mo­da es tan cam­bian­te co­mo un río, aun­que es­tá ca­si siem­pre en el mis­mo cau­ce, su agua siem­pre es otra, se re­nue­va por se­gun­dos y eso lo ha­ce es­pe­cial.

Mu­chos em­pren­de­do­res no en­tien­den es­te con­cep­to. Tra­tan de ha­cer to­do nue­vo ca­da vez, y no es el tru­co del éxi­to. Man­te­ner al­gu­nos con­cep­tos igua­les y va­riar otros de­ta­lles es lo que ha­ce un em­pren­di­mien­to es­pe­cial y de éxi­to a lar­go pla­zo.

In­no­var de for­ma per­ma­nen­te no es cam­biar­lo to­do, no es ha­cer al­go nue­vo, sino mo­di­fi­car­lo de tal ma­ne­ra que cu­bra las ne­ce­si­da­des que el clien­te tie­ne.

La mo­da pa­ra mu­chos po­dría pa­re­cer una ven­ta de ves­ti­men­ta, no lo con­si­de­ro así. El que com­pra ro­pa y ac­ce­so­rios por mo­da in­ten­ta cu­brir otras ne­ce­si­da­des que no son las de ves­tir. En­tran tan­tas que es di­fí­cil enu­me­rar­las. Vea­mos al­gu­nas:

Au­to­es­ti­ma. Aun­que pa­rez­ca pa­ra­dó­ji­co, mu­chos sien­ten, aun­que sea de for­ma in­cons­cien­te, que su au­to­es­ti­ma sube si usan ro­pa de mo­da. Pa­rar­se fren­te al es­pe­jo y ver a esa per­so­na con un atuen­do nue­vo y a la mo­da in­fluen­cia la men­te de mu­chos y sa­len a la ca­lle con la ca­be­za er­gui­da.

Re­co­no­ci­mien­to, To­do hu­mano tie­ne las ne­ce­si­da­des de re­co­no­ci­mien­to en su ser. No siem­pre lo­gra­mos que vean lo que que­re­mos. En otros ca­sos no sa­be­mos có­mo mos­trar­lo. Y has­ta po­de­mos no sen­tir que te­ne­mos al­go que mos­trar. Que otros se­pan que he­mos al­can­za­do el ni­vel de com­prar mo­da nos pue­de lle­nar la ne­ce­si­dad de re­co­no­ci­mien­to que nues­tro ce­re­bro ha ge­ne­ra­do.

Au­to­va­lo­ra­ción. Al­gu­nas per­so­nas son sus­cep­ti­bles a la com­pa­ra­ción. Otros se mi­den a sí mis­mos por lo que pue­den ad­qui­rir. Es com­ple­jo el asun­to, pe­ro los que ha­cen la mo­da les dan ar­gu­men­tos pa­ra sen­tir­se va­lo­ra­dos… eso es lo que im­por­ta.

Au­to­rrea­li­za­ción. Qui­zá de pe­que­ños no lo po­dían ad­qui­rir. Aho­ra sien­ten que han lle­ga­do a otra ci­ma cuan­do com­pran lo que es­tá de mo­da y lo usan.

En re­su­men. Lo que de­be­mos apren­der es a ver cuá­les ne­ce­si­da­des tie­nen nues­tros po­si­bles clien­tes y crear pro­duc­tos y ser­vi­cios que las cu­bran. Cui­da­do, no es pen­sar en idear un pro­duc­to y lue­go crear­le las ne­ce­si­da­des al clien­te, el pro­ce­so es al con­tra­rio. Ellos tie­nen la ne­ce­si­dad, co­mo pu­di­mos ver en el ejem­plo de la mo­da. Qui­zá no la ve­mos en pri­me­ra ins­tan­cia, co­mo mu­chos que pien­san, por ejem­plo, que ven­den co­mi­da… cuan­do su ne­go­cio es sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des de re­la­cio­na­mien­to que sus clien­tes tie­nen, en­tre otras.

la co­lec­ción de li­bros de mis co­lum­nas cre­ció, ya son 4 con las nue­vas dos. Ad­quié­re­los en li­bre­rías Cues­ta o en­vián­do­nos un co­rreo a ven­tas@die­go­so­sa.in­fo Fra­se de la se­ma­na. “Apren­der de los que triun­fan y tra­du­cir­lo pa­ra lo­grar triun­far es de sa­bios”

SHUTTERSTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.