SIN COM­PLE­JOS HIMILCE TE­JA­DA

Dominicanamoda y yo

Estilos - - Gente / Sociales -

Soy una mu­jer afor­tu­na­da. He te­ni­do la opor­tu­ni­dad y el pri­vi­le­gio de co­no­cer gen­te ma­ra­vi­llo­sa y par­ti­ci­par en pro­yec­tos y pro­gra­mas que trans­for­man in­di­vi­duos y so­cie­da­des. Uno de esos pro­yec­tos ini­ció en el 2006 de la mano de tres gran­des do­mi­ni­ca­nos, cu­ya vi­sión del ta­len­to crio­llo, de la mo­da y del ne­go­cio, su­pe­ra­ban los lí­mi­tes lo­ca­les y las in­nu­me­ra­bles tra­bas que han te­ni­do que sor­tear a lo lar­go de más de una dé­ca­da de es­fuer­zos, re­tos y éxi­tos.

Re­cuer­do co­mo aho­ra la pri­me­ra edi­ción de Dominicanamoda den­tro de las ac­ti­vi­da­des pa­ra ce­le­brar los 50 años del em­ble­má­ti­co Ho­tel El Em­ba­ja­dor. Pa­ra ese en­ton­ces me desem­pe­ña­ba co­mo En­car­ga­da de Ban­que­tes y de la mano con Só­cra­tes Mc­kin­ney, Mir­ka Mo­ra­les y Fi­del Ló­pez, y el apo­yo de la ge­ren­cia de en­ton­ces, vi­mos na­cer un even­to que hoy es Mar­ca País, pla­ta­for­ma de lan­za­mien­to de di­se­ña­do­res y mo­de­los emer­gen­tes y el es­pa­cio de con­sa­gra­ción de otros que han apos­ta­do a la crea­ti­vi­dad y la cons­tan­cia. Jun­to a ellos y de­trás de la pa­sa­re­la, do­ce­nas de ma­qui­llis­tas, pei­na­do­res, es­ti­lis­tas, per­so­nal téc­ni­co y de apo­yo.

En­tre año y año, asis­tía co­mo pú­bli­co y dis­fru­ta­ba del sin­gu­lar am­bien­te que se da en es­tos des­fi­les. Mu­chas ve­ces ha­bía más mo­da en las gra­das que en las pa­sa­re­las y, en otros ca­sos, el em­be­le­so era la reac­ción na­tu­ral an­te ver­da­de­ras obras de ar­te que pa­re­cían flo­tar de­lan­te de los ojos.

En una oca­sión, tra­ba­jan­do fue­ra del ám­bi­to ho­te­le­ro, Só­cra­tes me lla­ma y me pi­de que me in­te­gre ese año en la par­te de Pro­to­co­lo, un área fun­da­men­tal pa­ra el co­rrec­to de­sen­vol­vi­mien­to de un even­to de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas. Pa­ra que ten­gan una idea, el pro­to­co­lo de Do­mi­ni­ca­na Mo­da dis­po­ne de me­dia ho­ra pa­ra ubi­car en sus asien­tos a cien­tos de per­so­nas an­tes del ini­cio de ca­da show, sa­car a la gen­te or­de­na­da­men­te cuan­do fi­na­li­za, pre­pa­rar la sa­la en­tre des­fi­les y re­pe­tir el pro­ce­so com­ple­to ca­da dos ho­ras apro­xi­ma­da­men­te.

Cual­quie­ra di­ría que eso no tie­ne cien­cia… has­ta que to­ca aco­mo­dar la zo­na VIP. Me cons­ta que, si de­pen­die­ra de los or­ga­ni­za­do­res, la pri­me­ra fi­la tu­vie­ra la ex­ten­sión del ma­le­cón de San­to Do­min­go, pe­ro no siem­pre se pue­de. Hay asien­tos pre-asig­na­dos pa­ra pa­tro­ci­na­do­res, pa­ra in­vi­ta­dos del di­se­ña­dor de turno, pa­ra in­vi­ta­dos es­pe­cia­les y pa­ra la gen­te que los com­pra. Hay sec­cio­nes des­ti­na­das a pren­sa lo­cal y ex­tra­je­ra, de­bi­da­men­te acre­di­ta­da. Es to­do un es­que­ma que to­ma me­ses de pre­pa­ra­ción.

Por eso cau­sa tan­ta ex­tra­ñe­za que una per­so­na que sa­be que no es­tá en nin­gu­na de las ca­te­go­rías an­te­rio­res, in­sis­ta en sen­tar­se don­de no le co­rres­pon­de co­rrien­do el ries­go de que lo le­van­ten de­lan­te de to­do el mun­do.

Do­ce­nas de ve­ces me to­có acer­car­me a cier­tos in­di­vi­duos, ves­ti­dos co­mo pa­ra una au­dien­cia con la Rei­na de In­gla­te­rra y so­li­ci­tar­les su bo­le­to “pa­ra ve­ri­fi­car que es­tu­vie­ran en el asien­to co­rrec­to”. Cuan­do se les ex­pli­ca­ba “el error”, en la ma­yo­ría de las oca­sio­nes la gen­te se le­van­ta­ba, se dis­cul­pa­ba y pre­gun­ta­ba con hu­mil­dad dón­de po­dían ubi­car­se y con gus­to se aco­mo­da­ban.

Pe­ro ha­bía otros que, a fal­ta del bo­le­to que pro­ba­ra su le­gí­ti­mo de­re­cho a sen­tar­se por los pró­xi­mos 20 mi­nu­tos en esa si­lla, re­cu­rrían a su ges­to más pre­po­ten­te y al­ta­ne­ro pa­ra pre­gun­tar… pe­ro, ¿us­ted no sa­be quién soy yo? La ca­ra de ver­güen­za del in­di­vi­duo cuan­do ter­mi­na­ba con su tra­ta­mien­to de Ubi­ca­tex 500 mi­li­gra­mos era un poe­ma.

Hoy, cuan­do se cie­rra el te­lón de la edi­ción Nº 12 de Dominicanamoda, mi re­co­no­ci­mien­to sin­ce­ro a la vi­sión de esos tres mos­que­te­ros que a san­gre y fue­go nos ofre­cen ca­da año un even­to de cla­se mun­dial. ¡Sí se pue­de! ¡La mo­da do­mi­ni­ca­na pue­de!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.