Una idea cues­ta mi­llo­nes, que no se la ro­ben

Pro­te­ger la pro­pie­dad in­te­lec­tual elec­tró­ni­ca po­dría sal­var­lo de la ban­ca ro­ta, or­ga­nis­mos y en­ti­da­des lu­chan por man­te­ner al mun­do tec­no­ló­gi­co res­guar­da­do.

IT Now Rep. Dominicana - - TREND ALERT - Kar­la Fer­nán­dez / Quisi Agui­lar

Har­var­dCon­nec­tion. com, ¿les sue­na ese nom­bre par­ti­cu­lar? No mu­cho, ¿ver­dad? Así se lla­ma­na la red so­cial pa­ra la que los her­ma­nos Win­kle­voss con­tra­ta­ron a Mark Zuc­ker­berg, la cual te­nía el ob­je­ti­vo de fun­cio­nar co­mo un di­rec­to­rio web lí­nea de con­tac­tos uni­ver­si­ta­rios en la Uni­ver­si­dad Har­vard. Tiempo más tar­de, Mark lan­zó un pro­yec­to si­mi­lar “The Fa­ce­book”, sin em­bar­go cuan­do es­ta pla­ta­for­ma em­pe­zó a ga­nar po­pu­la­ri­dad y los her­ma­nos Win­kle­voss no tu­vie­ron nin­gún re­co­no­ci­mien­to de­man­da­ron al crea­dor de la red so­cial más fa­mo­sa has­ta a la fe­cha, acu­sán­do­lo de ro­bar­les la idea de la red so­cial.

¿Se ima­gi­na que al­guien se ro­be su idea y re­sul­te que años más tar­de esa idea ten­ga un va­lor de bi­llo­nes de dó­la­res? Se­ría una ver­da­de­ra pe­na, pe­ro pa­ra que es­to no le su­ce­da, es vi­tal que co­noz­ca có­mo pro­te­ger su pro­pie­dad in­te­lec­tual di­gi­tal y elec­tró­ni­ca.

De acuer­do con Juan Ig-

“La crea­ción in­te­lec­tual pue­de dar­se y de­be pro­te­ger­se igual en un pa­pel que en un so­por­te mag­né­ti­co”. Je­sús Ló­pez Pe­laz, Bu­fe­te Abogado Ami­go.

na­cio Za­mo­ra, más­ter en De­re­cho In­for­má­ti­co, pa­ra lo­grar pro­tec­ción por me­dio de pro­pie­dad in­te­lec­tual di­gi­tal, se tie­ne que in­no­var en el pro­duc­to que se desa­rro­lla y ser ca­paz de ir un pa­so ade- lan­te de la com­pe­ten­cia.

“De­pen­dien­do de có­mo se va­ya a uti­li­zar el soft­wa­re jun­to con el hard­wa­re, pue­de va­riar lo que se desee pro­te­ger. La par­te esen­cial de una in­no­va­ción aso­cia­da a un pro­gra­ma in­for­má­ti­co pue­de en­con­trar­se en un apa­ra­to, un sis­te­ma, un al­go­rit­mo, un mé­to­do, una red, el pro­ce­sa­mien­to de datos o el pro­pio pro­gra­ma in­for­má­ti­co”, ci­tó Za­mo­ra.

En ca­so de la crea­ción de un pro­duc­to di­gi­tal co­mo una página web, lo pri­me­ro que se de­be ha­cer es re­gis­trar la mar­ca de ma­ne­ra lí­ci­ta.

In­clu­so en cuan­to a pro­pie­dad in­te­lec­tual di­gi­tal se pue­den pro­te­ger los sis­te­mas ope­ra­ti­vos, sin ex­cluir­se el desa­rro­llo de los có­di­gos. De es­ta ma­ne­ra se pue­de pro­te­ger to­dos los com­po­nen­tes de la obra in­te­lec­tual in­for­má­ti­ca co­mo el có­di­go fuente, tan­to HTML co­mo CSS, las ba­ses de datos, el di­se­ño, los tex­tos, las imá­ge ca­da una de las par­tes del pro­duc­to di­gi­tal. Pri­me­ro lo pri­me­ro

Hay va­rias for­mas pa­ra de pro­te­ger la pro­pie­dad in­te­lec­tual, una de ellas es por me­dio de pa­ten­tes, don­de la in­ven­ción o pro­duc­to de­be ser ori­gi­nal, don­de hay pa­ten­tes por di­se­ño fí­si­co, in­te­lec­tual, in­clu­so por co­lo­res, co­mo por ejem­plo el ro­jo de la mar­ca de be­bi­das Co­ca Co­la Com­pany.

“Da­do que la le­gis­la­ción ge­ne­ral sobre pa­ten­tes es de

apli­ca­ción a las in­ven­cio­nes de cual­quier ám­bi­to tec­no­ló­gi­co sin dis­cri­mi­na­ción al­gu­na, pa­ra ser pa­ten­ta­bles de­ben es­tar aso­cia­das a mé­to­dos co­mer­cia­les y cum­plir una se­rie de re­qui­si­tos”, di­jo Za­mo­ra.

En ca­so de que se le ro­ben su pro­pie­dad in­te­lec­tual, San­dra Gue­rra, abo­ga­da en De­re­cho de las Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y Nue­vas Tec­no­lo­gías en el Ins­ti­tu­to Pa­na­me­ño de De­re­cho y Nue­vas Tec­no­lo­gías (IPANDETEC), hi­zo re­fe­ren­cia a que los pa­sos a se­guir van a de­pen­der del ti­po de pro­duc­to que se quie­ra re­gis­trar, el de­re­cho al que se es­té as­pi­ran­do y los ele­men­tos dis­tin­ti­vos que se pue­dan apli­car.

“En ca­so de ser víc­ti­ma de frau­de o ro­bo de la pro­pie­dad in­te­lec­tual elec­tró­ni­ca, la re­co­men­da­ción en ma­te­ria le­gal es bus­car ase­so­ría y con­tac­tar con un abogado es­pe­cia­lis­ta en Pro­pie­dad In­te­lec­tual. Mu­chos de es­tos de­li­tos de­ben ser ata­ca­dos lo más pron­to po­si­ble pa­ra pro­cu­rar las prue­bas ne­ce­sa­rias y ele­men­tos el ca­so”, ase­gu­ró Gue­rra.

Tam­bién se de­be pro­ce­der a en­ta­blar una de­nun­cia for­mal ante el en­te re­gu­la­dor de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes del país.

Al exis­tir una de­nun­cia, el Mi­nis­te­rio Pu­bli­co pro­ce­de a rea­li­zar la in­ves­ti­ga­ción acom­pa­ña­do con pe­ri­tos ex- per­tos en sis­te­mas in­for­má­ti­cos y con co­no­ci­mien­tos del pro­duc­to y en ma­te­ria de vio­la­ción de ese de­re­cho.

De esa ma­ne­ra la Fis­ca­lía ini­cia una in­ves­ti­ga­ción lue­go de la de­nun­cia exis­ten­te, siem­pre me­dian­te la au­to­ri­za­ción del ti­tu­lar de la obra.

“Los de­re­chos de au­tor son de­cla­ra­ti­vos, quien se re­pun­te co­mo pa­dre de la obra di­gi­tal, es el que va a te­ner el de­re­cho, aun­que mu­chas ve­ces no es­té ins­cri­to, pe­ro pa­ra su se­gu­ri­dad, es me­jor que lo ins­cri­ba en de­re­chos de au­tor”, ex­pli­có Especial de Pro­tec­ción a la Pro­pie­dad In­dus­trial y Se­gu­ri­dad In­for­má­ti­ca (FEPPISI) en Hon­du­ras. Le­yes in­ter­na­cio­na­les

La pro­pie­dad in­te­lec­tual en IT se si­gue pro­te­gien­do de la mis­ma for­ma en la que se pro­te­ge la ar­tís­ti­ca. De he­cho, la ma­yo­ría de re­gu­la­cio­nes le­ga­les de­ri­van de lo de­ter­mi­na­do por el Con­ve­nio de Ber­na pa­ra la pro­tec­ción de las Obras Li­te­ra­rias y Ar­tís­ti­cas, que fue adop­ta­do en 1886.

“La crea­ción in­te­lec­tual pue­de dar­se y de­be pro­te­ger­se igual en un pa­pel que en un so­por­te mag­né­ti­co”, di­jo Je­sús Ló­pez Pe­laz, di­rec­tor del Bu­fe­te Abogado Ami­go.

A ni­vel in­ter­na­cio­nal exis­ten or­ga­ni­za­cio­nes que pro­te­gen la pro­pie­dad in­te­lec­tual de cual­quier per­so­na, in­clu­yen­do las so­lu­cio­nes y pro­duc­tos in­for­má­ti­cos, sin im­por­tan­te don­de es­te pue­de res­pal­dar­se con ins­ti­tu­cio­nes co­mo la Or­ga­ni- za­ción Mun­dial de la Pro­pie­dad In­te­lec­tual (OMPI) sobre De­re­cho de Au­tor (WCT), el Acuer­do sobre los As­pec­tos de los De­re­chos de Pro­pie­dad In­te­lec­tual de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Comercio, el Con­ve­nio de Ber­na y otros cuer­pos nor­ma­ti­vos lo que bus­can es pro­te­ger la pro­pie­dad in­te­lec­tual.

La OMPI, es­ta­ble­ce que los pro­gra­mas in­for­má­ti­cos y otros ti­pos de soft­wa­re, in­clui­das las apli­ca­cio­nes mó­vi­les ( co­mo What­sApp o Candy Crush) es­tán pro­te­gi­dos co­mo obras li­te­ra­rias en el mar­co del de­re­cho de au­tor. En tal ca­li­dad, re­ci­ben pro­tec­ción au­to­má­ti­ca­men­te desde el mo­men­to en que han si­do crea­das y no es ne­ce­sa­rio re­gis­trar­las for­mal­men­te. En al­gu­nos paí­ses, sin em­bar­go, el pro­ce­di­mien­to pa­ra re­gis­trar soft­wa­re vo­lun­ta­ria­men­te pue­de ser di­fe­ren­te al pro­ce­di­mien­to re­la­ti­vo a otro ti­po de obras crea­ti­vas.

Co­mo par­te de la ges­tión elec­tró­ni­ca de los de­re­chos, los ti­tu­la­res uti­li­zan di­ver­sas tec­no­lo­gías di­gi­ta­les pa­ra pro­te­ger sus obras con­tra la in­frac­ción. Es­tas tec­no­lo­gías pro­te­gen sus obras con­tra - ri­za­da de las mis­mas.

Igual­men­te es po­si­ble pro­te­ger ele­men­tos del si­tio web de las em­pre­sas me­dian­te de­re­chos de pro­pie­dad in­te­lec­tual co­mo los sis­te­mas de comercio elec­tró­ni­co, los mo­to­res de bús­que­da y otras he­rra­mien­tas téc­ni­cas de In­ter­net; los pro­gra­mas in­for­má­ti­cos, in­clui­do el có­di­go HTML de tex-

to que se uti­li­za en los si­tios web; el di­se­ño del si­tio web; las ba­ses de datos; las in­ter in­clu­so las pá­gi­nas web y - cia­les del si­tio Web (co­mo fuente, el có­di­go ob­je­to, los al­go­rit­mos, los pro­gra­mas u otras des­crip­cio­nes los ma­nua­les de usua­rio, las es­truc­tu­ras de datos y el con­te­ni­do de las ba­ses de datos).

En el ca­so de la Ley de Im­ple­men­ta­ción del Tra­ta­do de Li­bre Comercio, Re­pu­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Cen­tro América, Es­ta­dos Uni­dos, es­te brin­da un res­pal­do a los crea­do­res de he­rra­mien­tas y so­lu­cio­nes IT, el cual se en­cuen­tra en el de­cre­to 16-2016, don­de ha­bla sobre las me­di­das tec­no­ló­gi­cas efec­ti­vas o cual­quier tec­no­lo­gía dis­po­ni­ble o com­pe­ten­te que, en el cur­so de su ope­ra­ción, con­tro­la el ac­ce­so a una obra, eje­cu­ción y otra ma­te­ria pro­te­gi­da o que pro­te­ge cual­quier de­re­cho de au­tor o cual­quier de­re­cho co­ne­xo - cio­nar una pro­tec­ción le­gal ade­cua­da y fa­ci­li­ta los re­cur­sos le­ga­les efec­ti­vos. Par­ti­cu­la­ri­da­des lo­ca­les

En el ca­so de Pa­na­má, la Pro­pie­dad In­te­lec­tual Elec­tró­ni­ca he to­ma­do tan­to la par­te in­te­lec­tual co­mo la in los ele­men­tos elec­tró­ni­cos exis­ten­tes. Es­te país, cuen­ta con su ley lo­cal de pro­tec­ción a la pro­pie­dad in­te­lec­tual e in­dus­trial. Adi­cio­nal a ello, los tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les co­mo la OMPI que ad­mi­nis­tra 26 Tra­ta­dos que re­gu­lan la ma­te­ria, el Tra­ta­do de Coope­ra­ción de Pa­ten­tes, el Con­ve­nio de Ma­drid, Con­ve­nio de Paris, Tra­ta­do de Ma­rra­kech, en­tre otros.

“En La­ti­noa­mé­ri­ca exis­te de equi­pos elec­tró­ni­cos, uso in­de­bi­do de mar­ca e in­clu­so con­tra­ban­do de pro­duc­tos. Es­tos de­li­tos se co­me­ten tan­to de for­ma fí­si­ca co­mo en lí­nea”, aco­tó San­dra Gue­rra Abo­ga­da IPANDETEC.

Es­te país man­tie­ne le­yes es­pe­cia­les que re­gu­lan la pro­pie­dad in­te­lec­tual. En ma­te­ria de de­re­cho de au­tor, se cuen­ta con la Ley 64 de 2012, la cual es­ta­ble­ce con­cep­tos, de­re­chos y pro­ce las obras de los au­to­res y son ex­ten­si­vas al ám­bi­to di­gi­tal, brin­dan­do a su vez la mis­ma pro­tec­ción es­ta­ble­ci­da, de acuer­do con Igor Blan­co, Fis­cal Su­pe­rior Es­pe­cia­li­za­do en De­li­tos Con­tra la Pro­pie­dad In­te­lec­tual del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co en Pa­na­má.

Con­jun­ta­men­te en ma­te­ria ju­di­cial man­tie­nen ca­sos re­la­cio­na­dos con el ám­bi­to di­gi­tal, aun­que has­ta el mo­men­to no han cul­mi­na­do, de los mis­mos, sin em­bar­go, es­tos ca­sos han au­men­ta­do de­bi­do al desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co.

“De­bi­do al cre­ci­mien­to tec­no­ló­gi­co, en nues­tro te­rri­to­rio na­cio­nal y el au­men­to de in­frac­cio­nes y vul­ne­ra­cio- nes a de­re­chos de crea­do­res de es­tas he­rra­mien­tas di­gi­ta­les, se ha vis­to la ne­ce­si­dad, que los au­to­res de la mis­ma so­li­ci­ten la pro­tec­ción de sus obras”, se­ña­ló Blan­co.

- ria de pro­pie­dad in­te­lec­tual en el ám­bi­to di­gi­tal, en De­re­cho de Au­tor y De­re­chos Co­ne­xos Pa­na­má com­pren­de el uso, re­pro­duc­ción, dis­tri­bu­ción de pro­gra­mas, or­de­na­do­res, fo­no­gra­mas, vi­deo­gra­mas, fo­to­gra­fías y

La OMPI, es­ta­ble­ce que los pro­gra­mas in­for­má­ti­cos y otros ti­pos de soft­wa­re, in­clui­das las apli­ca­cio­nes mó­vi­les ( co­mo What­sApp o Candy Crush) es­tán pro­te­gi­dos co­mo obras li­te­ra­rias en el mar­co del de­re­cho de au­tor.

de­más obras, que con­lle­ven a la pro­tec­ción de Pro­pie­dad In­te­lec­tual, sin la au­to­ri­za­ción de sus ti­tu­la­res.

Cos­ta Ri­ca por su par­te, cuen­ta con la Ley nú­me­ro

6683 de De­re­chos de Au­tor y De­re­chos Co­ne­xos pro­te­ge los pro­gra­mas de cómpu­to, al igual que la Ley nú­me­ro 8039 sobre Pro­ce­di­mien­tos de Ob­ser­van­cia de los De­re­chos de Pro­pie­dad In­te­lec­tual que es­ta­ble­ce los pro­ce­di­mien­tos apli­ca­bles en ma­te­ria ci­vil y pe­nal pa­ra la pro­tec­ción de los de­re­chos in­te­lec­tua­les, in­clui­dos los de­re­chos de au­tor por­que to­da crea­ción de so­lu­cio­nes de IT se equi­pa­ran, a ni­vel de pro­pie­dad in­te­lec­tual co­mo una obra li­te­ra­ria, se­gún el abogado Juan Die­go Za­mo­ra, más­ter en De­re­cho In­for­má­ti­co.

Es­te país tam­bién cuen­ta con el Re­gis­tro de De­re­cho de Au­tor y De­re­chos Co­ne­xos, que es la au­to­ri­dad ad­mi­nis­tra­ti­va, ads­cri­ta al Re­gis­tro Na­cio­nal que tie­ne co­mo ob­je­ti­vos pri­mor­dia­les: la ins­crip­ción de las obras li­te­ra­rias y ar­tís­ti­cas, de los de­más ac­tos y con­tra­tos re­la­cio­na­dos con el de­re­cho de au­tor y los de­re­chos co­ne­xos, así co­mo la divulgación del de­re­cho de au­tor y los de­re­chos co­ne­xos.

En el ca­so de Hon­du­ras, tras en­con­trar­se ads­cri­to a di­fe­ren­tes tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les, se en­cuen­tra obli­ga­do a brin­dar pro­tec­ción a las crea­cio­nes di­gi­ta­les du­ran­te la vi­da del pro­gra­ma­dor y 75 años des­pués de su muer­te.“Lla­ma­mos la aten­ción de los pro­gra­ma­do­res y crea­do­res de App, han ve­ni­do a re­gis­trar bas­tan­tes, lo re­co­men­da­ble es pro­te­ger­lo en el país que fue crea­do por­que cuan­do hay com­pa­ñías que los uti­li­zan, ya sea en otros paí­ses, ellos pue­den re­cla­mar su de­re­cho”, sub­ra­yo Ca­mi­lo Ben­deck, di­rec­tor ge­ne­ral de la Pro­pie­dad In­te­lec­tual en Hon­du­ras (DIGEPIH).

Re­co­no­ció que en Hon­du­ras exis­ten va­rias de apli­ca­cio­nes que muy pa­re­ci­das, pe­ro con una di­fe­ren­cia de uso que les per­mi­te su ori­gi­na­li­dad y su re­gis­tro.

Mien­tras que Gua­te­ma­la, has­ta aho­ra no cuen­ta con le­yes de pro­pie­dad in­te­lec­tual di­gi­tal, se­gún Wal­ter Gi­rón, Vi­ce­mi­nis­tro de Tec­no­lo­gías de la In­for­ma­ción y Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes en Mi­nis­te­rio de Go­ber­na­ción de Gua­te­ma­la.

“No hay nin­gu­na ley, has­ta es­te mo­men­to, re­cien­te­men­te se em­pe­zó a tra­ba­jar en las le­yes y el de­re­cho en cuan­to a ci­be­ra­ta­que y se­gu­ri­dad y to­do lo que ten­ga que ver con de­li­tos no hay nin­gu­na pro­tec­ción in­te­lec­tual di­gi­tal. No hay mi­nis­te­rio de Tec­no­lo­gía, el úni­co re­gu­la­dor que po- dría ser la su­pe­rin­ten­den­cia de co­mu­ni­ca­cio­nes que no tie­ne na­da que ver con eso, es­tá la par­te de in­for­má­ti­ca del go­bierno, pe­ro no hay re­la­cio­na­do so­la­men­te la SIP”, aco­tó.

La­men­tó que, aun­que exis­tan de­man­das o ca­sos que me­rez­can ser ven­ti­la­dos en ma­te­ria ju­di­cial por es­te te­ma, ju­rí­di­ca­men­te en el país los abo­ga­dos no cuen­tan con un sus­ten­to le­gal pa­ra pe­lear un ca­so de es­ta na­tu­ra­le­za.

Fi­nal­men­te en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Da­vid La Hoz, pro­fe­sor de la Es­cue­la de De­re­cho de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de San­to el de­re­cho de au­tor co­mo un de­re­cho inalie­na­ble que na­ce con la crea­ción de la obra, des­ta­can­do, sin em­bar­go, que los con­te­ni­dos son de do­mi­nio pú­bli­co cuan­do se es­ta­ble­ce un equi­li­brio en­tre el Es­ta­do y el au­tor.

Ma­riano Fe­liz Te­rre­ro, ase­sor del Cen­tro de Apo­yo a las Tec­no­lo­gías e In­no­va Na­cio­nal de Pro­pie­dad In­dus­trial (ONAPI), des­ta­có que el de­re­cho de au­tor tie­ne co­mo li­mi­ta­ción 70 años des­pués que mue­re el au­tor pa­ter­nal, siem­pre y cuan­do sus he­re­de­ros no de­man­den el mis­mo.

Di­jo que to­do au­tor an­he­la co­mu­ni­car co­sas, crea­ti­vi­dad, su in­ge­nio y que pa­ra ejer­cer el de­re­cho de pa­ter­ni­dad de su obra con­vie­ne es­ta­ble­cer un re­gis­tro, da­da la im­por­tan­cia que ha ad­qui­ri­do el de­re­cho de au­tor.

“Pa­ra que ese de­re­cho sea efec­ti­vo, en mu­chos paí­ses, in­clu­yen­do la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, exis­ten or­ga­ni­za­cio­nes que ha­cen esa ges­tión co­lec­ti­va de mo­ni­to­reo pa­ra co­brar ese emo­lu­men­to”, se­ña­ló el es­pe­cia­lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.