So­lu­cio­nes de los am­bien­tes hí­bri­dos

Con­tar con es­tos am­bien­tes ya no es un asun­to del fu­tu­ro, sino del pre­sen­te don­de los CIO han vis­to una re­duc­ción de cos­tos y fle­xi­bi­li­dad en sus ope­ra­cio­nes.

IT Now Rep. Dominicana - - TREND ALERT - Karla Fernández

La co­exis­ten­cia de am­bien­tes reales fí­si­cos o hí­bri­dos y la in­fraes­truc­tu­ra vir­tual se es­tán con­vir­tien­do en una nue­va ru­ta en la in­dus­tria. La com­bi­na­ción de am­bos, re­quie­ren una ca­pa de ad­mi­nis­tra- ción y ges­tión.

Los am­bien­tes hí­bri­dos cuen­tan con las so- lu­cio­nes y ser­vi­cios en am­bas di­rec­cio­nes co­mo el con­trol de la iden­ti­dad fun­cio­na; la se­gu­ri­dad, pa­ra el cum­pli­mien­to de es­tán­da­res, pri­va­ci­dad y ren­di­mien­to; una ba­se de da­tos con­sis­ten­te en am­bos am­bien­tes y que el

Tra­ba­jar en un am­bien­te hí­bri­do trae ven­ta­jas eco­nó­mi­cas, de ca­pa­ci­dad de cómpu­to y ser­vi­cios adi­cio­na­les pa­ra las or­ga­ni­za­cio­nes.

desa­rro­llo de apli­ca­cio­nes sea si­mi­lar on-pre­mi­se y en la nu­be.

“Si una pla­ta­for­ma hí­bri­da no tie­ne es­tas cua­tro so­lu­cio­nes re­sul­ta una com­pli­ca­ción pa­ra los usua­rios, el per­so­nal de IT y los desa­rro­lla­do­res de so­lu­cio­nes. Es­tas cua­tro so­lu­cio­nes son los pi­la­res del ser­vi­cio de pla­ta­for­ma hí­bri­da de Mi­cro­soft”, ma­ni­fes­tó Ro­berth Min­ga Vallejo, Pro­duc­to Mar­ke­ting Ma­na­ger C+E de Mi­cro­soft.

Ac­tual­men­te la ma­yo­ría de pro­vee­do­res, ofre­cen múl­ti­ples pla­ta­for­mas que pue­den con­ver­tir­se en am­bien- tes hí­bri­dos, por lo que se re­quie­re de una ad­mi­nis­tra­ción ade­cua­da del sis­te­ma.

Se­gún Héctor Es­pi­nal, In­fras­truc­tu­re & Ma­na­ged Ser­vi­ces Sales Ma­na­ger en GBM, Hon­du­ras, apar­te de ofer­tar un am­bien­te hí­bri­do, se ocu­pa que exis­tan pro­vee­do­res que pue­dan ad­mi­nis­trar­lo, da­das sus ca­pa­ci­da­des fle­xi­bles y es­ca­la­bles, de­be lle­var una ca­pa de ad­mi­nis­tra­ción y ges­tión.

“Mu­chas per­so­nas dicen que un am­bien­te hí­bri­do es el fu­tu­ro pe­ro

en los úl­ti­mos cua­tro años, más que fu­tu­ro, se ha vuel­to par­te del pre­sen­te y to­do va li­ga­do al te­ma de la ter­ce­ra era di­gi­tal y la eta­pa dis­yun­ti­va que es­ta­mos vi­vien­do. Pla­ta­for­ma adi­cio­na­les, hoy pro­veen am­bien­tes hí­bri­dos co­mo IBM”, des­ta­có Es­pi­nal.

Otra so­lu­ción don­de se en­cuen­tra es­ta com­bi­na­ción es la de te­le­fo­nía De­vi­ce@Ho­me en la cual el ser­vi­cio de PBX Ope­nS­ca­pe Business V2 se en­cuen­tra ins­ta­la­do en una nu­be pri­va­da y es ac­ce­di­da por los co­la­bo­ra­do­res a tra­vés de los dis­po­si­ti­vos te­le­fó­ni­cos ( te­lé­fo­nos del sis­te­ma, SIP, softp­ho­nes, etc) des­de In­ter­net en ofi­ci­nas re­mo­tas ( bran­ches), SOHO, o am­bien­tes de co­nec­ti­vi­dad wi­fi, sin ne­ce­si­dad de ser­vi­cios de VPN u di­rec­cio­na­mien­to de IP Pú­bli­ca, sgún in­for­mó Vi­ni­cio Gu­tié­rrez, re­pre­sen­tan­te de Se­nCom, co­mer­cia­li­za­do­ra de ser­vi­cios de tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y co­mu­ni­ca­ción (TIC) en Cen­troa­mé­ri­ca.

El PBX Ope­nS­ca­pe Business V2 ins­ta­la­da en la nu­be pri­va­da pue­de ofre­cer el ser­vi­cio de te­le­fo­nía al ser ac­ce­di­da de for­ma lo­cal co­mo te­le­fo­nía tra­di­cio­nal TDM e IP den­tro de la in­fraes­truc­tu­ra in­ter­na de las ofi­ci­nas cen­tra­les, al igual que pue­de ser ac­ce­di­da re­mo­ta­men­te a tra­vés de In­ter­net des­de ofi­ci­nas re­mo­tas, man­te­nien­do un ser­vi­cio ho­mo­gé­neo y trans­pa­ren­te pa­ra los usua­rios.

No obs­tan­te, hay quie­nes con­si­de­ran que no se pue­de exi­gir a las com­pa­ñías que se des­ha­gan de su in­fraes­truc­tu­ra exis­ten­te.

“No es co­rrec­to exi­gir­le a una com­pa­ñía que se des­ha­ga de su in­fraes­truc­tu­ra exis­ten­te, la idea es que en­ten­dien­do ese mo­de­lo de ope­ra­ción de la re­gión, se ha im­pul­sa­do el mo­de­lo de nu­be hí­bri­da, ha­cien­do po­si­ble in­ter­co­nec­tar, me­dian­te un mo­de­lo de co­exis­ten­cia de la in­fraes­truc­tu­ra fí­si­ca que ten­gan los usua­rios en sus da­ta cen­ter con in­fraes­truc­tu­ra vir­tual, ya sea es­ta en un mo­de­lo de in­fraes­truc­tu­ra co­mo ser­vi­cios o en mo­de­lo de co­lo­ca­ción, per­mi­tien­do la co­exis­ten­cia en­tre el mun­do fí­si­co y el mun­do vir­tual”, ex­pli­có Luis Car­los To­rres, Ge­ren­te Re­gio­nal de Ser­vi­cios en la Nu­be de Ti­go Business.

Pa­ra tra­ba­jar con am­bos am­bien­tes, se de­be po­ner en prác­ti­ca el ejer­ci­cio de pre­ven­ta con­sul­ti­va, es­cu­char las ne­ce­si­da­des de los clien­tes, pa­ra pro­du­cir una so­lu­ción a la me­di­da de ca­da clien­te. Ade­más es muy im­por­tan­te la ex­pe­rien­cia en la cur­va de adop­ción y de mi­gra­ción ha­cia la nu­be. ¿Cuán­do lo ocu­po? El CIO pue­de tra­ba­jar con am­bos am­bien­tes en­ca­mi­nan­do lo hí­bri­do a la nu­be pa­ra man­te­ner­se a la van­guar­dia y ju­gar un fac­tor fun­da­men­tal en su em­pre­sa.

“Hay que te­ner cla­ro que el des­tino pa­ra el CIO en los pró­xi­mos años, es la nu­be, y es al­go a lo que de­be­mos ir­le per­dien­do temor, que ha si­do mu­cho de lo que ha exis­ti­do, por­que es­tán las pre­gun­tas so­bre, ¿de dón­de van a sa­car mis da­tos?, ¿có­mo van a es­tar res­guar­da­dos?. Pe­ro la nu­be es el des­tino más cla­ro que exis­te ac­tual­men­te en el ob­je­ti­vo de un CIO, por­que la in­fraes­truc­tu­ra que he­mos con­su­mi­do en los úl­ti­mos 20 años, nos ha vuel­to len­tos en los pro­ce­sos de ne­go­cio”, re­mar­có Héctor Es­pi­nal de GBM.

La es­ca­la­bi­li­dad que se pue­de te­ner en un am­bien­te rí­gi­do y tra­di­cio- nal, apar­te de ser len­ta es de al­to cos­to y la for­ma en que aho­ra se con­su­men y se ge­ne­ran ne­go­cios, no es de la que tra­di­cio­nal­men­te se ha­cía.

“Si el CIO quie­re se­guir sien­do re­le­van­te y ju­gar un fac­tor fun­da­men­tal en el ne­go­cio de las em­pre­sas, de­be de es­tar cla­ro que el ca­mino y el des­tino, es de am­bien­tes hí­bri­dos por me­dio de nu­bes”, des­ta­có Es­pi­nal.

Ade­más, más que sa­ber cuán­do se ne­ce­si­ta im­ple­men­tar am­bos am­bien­tes, se tie­ne que co­no­cer la di­rec­ción de la em­pre­sa e iden­ti­fi­car los cri­te­rios pa­ra de­fi­nir si se es­tá lis­to pa­ra to­mar el te­ma de la nu­be hi­bri­da.

Por eso es im­por­tan­te pre­pa­rar­se an­ti­ci­pa­da­men­te, pa­ra el día que se ten­ga la ne­ce­si­dad en la em­pre­sa de apro­ve­char to­dos los ele­men­tos de pro­duc­ti­vi­dad, efi­cien­cia ope­ra­ti­va y efi­cien­cia en cos­tos. Pro­ba­ble­men­te hay cri­te­rios pa­ra de­fi­nir si se es­tá lis­to pa­ra to­mar el te­ma de la nu­be hí­bri­da, que pue­de ser ha­cia dón­de va un ne­go­cio.

¿Qué me re­suel­ven?

“Tra­ba­jar en un am­bien­te hí­bri­do trae ven­ta­jas eco­nó­mi­cas, de ca­pa­ci­dad de cómpu­to y ser­vi­cios adi­cio­na­les pa­ra las or­ga­ni­za­cio­nes. En es­te mo­men­to ya no se tra­ta de si se de­be im­ple­men­tar o no un am­bien­te en la nu­be o hí­bri­do; se tra­ta de ser lo más efec­ti­vo po­si­ble con los pre­su­pues­tos y eso se lo­gra con el uso de los ser­vi­cios en la nu­be”, acen­tuó Min­ga de Mi-

cro­soft.

En ese sen­ti­do, exis­ten tres as­pec­tos que ayu­dan en los am­bien­tes hí­bri­dos en la re­duc­ción de cos­tos, ca­pa­ci­dad de cómpu­to y ser­vi­cios com­ple­men­ta­rios. Co­mo en to­da or­ga­ni­za­ción es­tos as­pec­tos son im­por­tan­tes, se de­ben con­si­de­rar los am­bien­tes en la nu­be o hí­bri­dos.

En ca­so de que­rer com­prar nue­vos equi­pos pa­ra nue­vos pro­yec­tos es me­jor eva­luar un am­bien­te en la nu­be que se con­su­me co­mo ser­vi­cio y es más efec­ti­vo en cos­to.

“Es ahí don­de la nu­be siem­pre es una bue­na op­ción por la ca­pa­ci­dad de ex­ten­der el po­der de cómpu­to y lue­go vol­ver­se a achi­car cuan­do se re­quie­re. Fi­nal­men­te, ser­vi­cios com­ple­men­ta­rios ta­les co­mo análisis avan­za­do de da­tos o re­pli­ca­ción geo­grá­fi­ca son pro­vis­tos pa­ra las so­lu­cio­nes en la nu­be en el mo­men­to que se re­quie­re”, di­jo el ex­per­to de Mi­cro­soft.

La pri­me­ra eta­pa pa­ra vol­ver­nos pla­ta­for­mas hí­bri­das, es en­ten­der los pro­ce­sos de vi­ta­li­za­ción, que es la pri­me­ra eta­pa y es lo que ocu­pa­mos, de­jar y ol­vi­dar los am­bien­tes tra­di­cio­na­les y rí­gi­dos co­mo el hard­wa­re, PC, por­que pa­ra ca­da so­lu­ción, ne­ce­si­to un am­bien­te fí­si­co de­di­ca­do.

“El con­cep­to es de so­lu­cio­nes vir­tua­les y es­tas apo­yan pa­ra ser más efi­cien­tes del lado de la tec­no­lo­gía. El se­gun­do paso es po­der ad­mi­nis­trar óp­ti­ma­men­te los re­cur­sos tecnológicos, gen­te es­pe­cia­li­za­da, pa­ra brin­dar ser­vi­cios ter­ce­ri­za­dos a em­pre­sas que con­su­men re­cur­sos tecnológicos”, am­plió Héctor Es­pi­nal de GBM. ¿Qué se re­quie­re? De acuer­do con Luis To­rres de Ti­go Business, lo que u n CIO re­quie­re pa­ra ha­cer uso de am­bas so­lu­cio­nes, es el ser­vi­cio en la nu­be, IaaS, la co­nec­ti­vi­dad y los ser­vi­cios ad­mi­nis­tra­dos.

“Pa­ra el CIO hay dos ac­ti­vos im­por­tan­tes que que­re­mos po­ten­cia­li­zar, uno de ellos es te­ner la cer­te­za de que el da­ta cen­ter, su ope­ra­ción va a ser ar­mo­nio­sa, con­ti­nua, se­gu­ra, con­fi­den­cial y que cum­pla es­tán­da­res. Le per­mi­te al CIO más tiem­po de apor­te a la cadena de va­lor de la com­pa­ñía. Lo no­ve­do­so es que el CIO lo­gre es­ta­bi­li­zar su ope­ra­ción y co­mien­ce a par­ti­ci­par en de­ci­sio­nes de ne­go­cio que apor­tan mu­cho va­lor y que pro­du­cen di­ne­ro pa­ra la mis­ma”, men­cio­nó To­rres.

Aun­que lo me­jor es con­tar con un so­cio es­pe­cia­li­za­do pa­ra ace­le­rar el pro­ce­so, tam­bién si una or­ga­ni­za­ción quie­re probar la tec­no­lo­gía se

“Las ven­ta­jas de usar el hi­bri­do, bá­si­ca­men­te es apro­ve­char las for­ta­le­zas de ca­da uno de los sis­te­mas, pa­ra la con­ti­nui­dad de los ne­go­cios”. Den­nis Vás­quez, Se­cre­ta­ría de Coor­di­na­ción de Hon­du­ras.

pue­den usar ver­sio­nes de prue­ba y so­lu­cio­nes ya lis­tas pa­ra que las em­pre­sas iden­ti­fi­quen las que más les con­ven­ga y avan­cen a su pro­pio rit­mo.

“Si va­mos a pa­sar del

am­bien­te tra­di­cio­nal de te­ner nues­tro co­rreo elec­tró­ni­co en nues­tras pre­mi­sas, en un ser­vi­dor fí­si­co que es­tá a la par del ad­mi­nis­tra­dor de in­fraes­truc­tu­ra, ha­cia un mo­de­lo hí­bri­do, que pue­de ser una so­lu­ción, de­be ser un ob­je­ti­vo, bus­can­do ser más efi­cien­te la em­pre­sa, bus­car­le pro­ve­cho a esas he­rra­mien­tas en te­ma de co­la­bo­ra­ción es uno, en­ton­ces si va­mos a mi­grar a es­ta pla­ta­for­ma, es por­que la es­tra­te­gia de la em­pre­sa, a ni­vel de so­lu­cio­nes de co­la­bo­ra­ción, co­rreo elec­tró­ni­co, chat, vi­deo­con­fe­ren­cia, es­tá ali­nea­da ha­cia ese ru­bro”, re­mar­có Héctor Es­pi­nal de GBM.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.