…La ne­go­cia­ción

Listin Diario - - LA REPÚBLICA - PU­BLI­CA DE LU­NES A SÁ­BA­DO Pa­ra co­mu­ni­car­se con el au­tor Lo­bar­ne­chea1@hot­mail.com CÉ­SAR ME­DI­NA

La cri­sis de Ve­ne­zue­la es pro­fun­da y com­ple­ja pa­ra pre­ten­der que se re­suel­va de un día pa­ra otro. Pro­ba­ble­men­te pa­sen se­ma­nas o me­ses an­tes de que las par­tes en con­flic­to se­llen un acuer­do que per­mi­ta a los ve­ne­zo­la­nos vol­ver a vi­vir en paz y re­en­cau­sar su economía y su de­mo­cra­cia. Lo más di­fí­cil, sin em­bar­go, se lo­gró por ini­cia­ti­va del Pre­si­den­te do­mi­ni­cano, Da­ni­lo Me­di­na, con apo­yo dis­cre­to pe­ro cons­tan­te del se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ONU, An­tó­nio Gu­te­rres, y con el tra­ba­jo in­can­sa­ble del ex pre­si­den­te del go­bierno es­pa­ñol, Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro: acer­car a las par­tes, des­con­fia­das una de la otra.

Mi­ra­flo­res ha en­via­do una se­ñal cla­ra de que es­tá abier­ta al diá­lo­go. La opo­si­ción lu­ce di­vi­di­da. Se pre­sen­tó una co­yun­tu­ra ideal con el ago­ta­mien­to de una con­fron­ta­ción que con­du­ce a nin­gún si­tio, fue­ra de pro­lon­gar una cri­sis po­lí­ti­ca que cau­sa es­tra­gos en los ve­ne­zo­la­nos po­bres que no ha­llan al­ter­na­ti­va a su pro­ble­ma más pe­ren­to­rio, que es la ca­ren­cia de ali­men­tos bá­si­cos y me­di­ci­nas. La opo­si­ción, sin em­bar­go, no en­cuen­tra for­ma de en­ten­der­se pa­ra con­sen­suar una po­si­ción uni­ta­ria en la Me­sa de la Uni­dad De­mo­crá­ti­ca. Esa Me­sa tam­bién es­tá ago­ta­da has­ta el har­taz­go, al ex­tre­mo de que al­gu­nos plan­tean in­tere­ses per­so­na­les con aso­mos au­to­ri­ta­rios que pa­ra otros re­sul­tan inacep­ta­bles.

Pe­ro tan­to el go­bierno co­mo la opo­si­ción, que em­pie­za a frac­tu­rar­se, es­tán com­pe­li­dos a sen­tar­se a dia­lo­gar aun­que les re­chi­nen los dien­tes. A unos y otros se les aca­ba el tiem­po y es­tán obli­ga­dos a apro­ve­char el es­ce­na­rio que les abre un ar­bi­tra­je fran­co y sin­ce­ro que no es­tá con­ta­mi­na­do.

… ¿Por qué Za­pa­te­ro?

He es­cu­cha­do cues­tio­na­mien­tos que pa­re­cen ló­gi­cos so­bre la ra­zón por la que Za­pa­te­ro for­ma par­te del ar­bi­tra­je en la reaper­tu­ra de es­te diá­lo­go –con­tra­rio a los me­dia­do­res ini­cia­les, los tam­bién ex pre­si­den­tes Leo­nel Fer­nán­dez y Mar­tín To­rri­jos–, y la res­pues­ta no es otra que la ga­ran­tía de im­par­cia­li­dad que el po­lí­ti­co es­pa­ñol les da a am­bas par­tes.

No es que a Leo­nel y a To­rri­jos los ob­je­tan, pe­ro to­do el mun­do sa­be que la Me­sa de la Uni­dad De­mo­crá­ti­ca los vio con oje­ri­za –por su­pues­to, sin ra­zón vá­li­da–, y les atri­bu­yó “cer­ca­nías” con el Pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro. Eso lo hi­cie­ron pú­bli­co ha­ce va­rios me­ses vo­ce­ros de la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na.

En el ca­so de Za­pa­te­ro se to­ma en cuen­ta que re­pre­sen­ta a la Unión Eu­ro­pea, que ha exi­gi­do a Mi­ra­flo­res que dé se­ña­les cla­ras de aper­tu­ra al diá­lo­go. Se lo pi­dió el can­ci­ller fran­cés a su co­le­ga ve­ne­zo­lano ha­ce so­lo cua­tro días en Pa­rís. Re­sul­ta ob­vio que Ca­ra­cas no pue­de ex­po­ner­se a que Eu­ro­pa asu­ma una ac­ti­tud hos­til en su con­tra, co­mo le plan­teó pú­bli­ca­men­te la ad­mi­nis­tra­ción Trump. In­de­pen­dien­te­men­te del in­te­rés per­so­nal y po­lí­ti­co que el ex man­da­ta­rio es­pa­ñol ha pues­to en el ca­so de Ve­ne­zue­la, re­sul­ta ob­vio que en es­ta reaper­tu­ra del diá­lo­go sus ojos son los ojos de Eu­ro­pa. Y en esa con­di­ción lo asu­men las par­tes en con­flic­to.

¿… Y qué mue­ve la Me­sa?

Na­die po­día ex­pre­sar me­jor que Miguel Var­gas el equi­li­brio del Pre­si­den­te Me­di­na fren­te a la cri­sis ve­ne­zo­la­na si se re­cuer­da que el ac­tual can­ci­ller es el pre­si­den­te de la In­ter­na­cio­nal So­cia­lis­ta pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na, y que cua­tro de los par­ti­dos que acu­den a la Me­sa de la Uni­dad De­mo­crá­ti­ca –o sea, de la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na–, per­te­ne­cen a ese or­ga­nis­mo po­lí­ti­co. In­clu­so, con mu­chos de los di­ri­gen­tes opo­si­to­res Var­gas con­ser­va una re­la­ción pri­ma­ria de amis­tad per­so­nal. En con­se­cuen­cia, a na­die de­be ex­tra­ñar que el can­ci­ller ha­ya apro­ve­cha­do esa re­la­ción pa­ra con­vo­car­la al diá­lo­go con el go­bierno ve­ne­zo­lano. Por igual, ha re­sis­ti­do pre­sión pa­ra que apo­ye a la opo­si­ción en nom­bre de la IS… No ha si­do na­da fá­cil pa­ra él.

Ro­drí­guez Za­pa­te­ro

An­tó­nio Gu­te­rres

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.