Man­to de ano­ma­lías en­vuel­ve a no­ta­rios

EN­JUI­CIA­DOS. AL­GU­NOS BRINDAR0N SER­VI­CIOS PA­RA TESTAMENTOS Y HE­REN­CIAS

Listin Diario - - LA REPÚBLICA - Wan­da Mén­dez San­to Do­min­go LEA LA HIS­TO­RIA COM­PLE­TA EN www.lis­tin­dia­rio.com

(+) Al­gu­nos de­ja­ban ho­jas en blan­co, fir­ma­das y selladas, en fo­to­co­pia­do­ras y en una ca­fe­te­ría, pa­ra ven­der­las a abo­ga­dos que re­quie­ran ser­vi­cios no­ta­ria­les.

El 80 por cien­to de los 115 no­ta­rios que es­tán so­me­ti­dos a jui­cios dis­ci­pli­na­rios in­cu­rrie­ron en la prác­ti­ca de le­ga­li­zar ac­tos sin la pre­sen­cia de las par­tes, o sea, que no vie­ron si las per­so­nas fir­ma­ron, la ma­yo­ría de ellos rea­li­za­dos pa­ra la ven­ta y trans­fe­ren­cia de bie­nes mue­bles e in­mue­bles.

Otros fue­ron so­me­ti­dos por le­ga­li­zar per­mi­sos de via­jes de me­no­res en los cua­les uno de los pa­dres ha­bía fal­si­fi­ca­do la fir­ma del otro, y un re­du­ci­do gru­po ha par­ti­ci­pa­do en em­bar­gos irre­gu­la­res, que han ter­mi­na­do en atra­cos, por­que fue­ron sus­traí­dos bie­nes.

Al­gu­nos no­ta­rios en­jui­cia­dos han brin­da­do sus ser­vi­cios pa­ra testamentos y he­ren­cias.

De cua­tro no­ta­rios que re­cien­te­men­te fue­ron sus­pen­di­dos pro­vi­sio­nal­men­te por la Co­mi­sión Dis­ci­pli­na­ria del Co­le­gio Do­mi­ni­cano de No­ta­rios, dos te­nían la cos­tum­bre de de­jar ho­jas en blan­co, fir­ma­das y selladas, en fo­to­co­pia­do­ras y en una ca­fe­te­ría, pa­ra que sean ven­di­das a los abo­ga­dos que re­quie­ran sus ser­vi­cios no­ta­ria­les. Se de­ter­mi­nó, ade­más, que ha­bían le­ga­li­za­do fir­mas de per­so­nas fa­lle­ci­das.

En­tre los sus­pen­di­dos pro­vi­sio­nal­men­te fi­gu­ran el no­ta­rio Ju­lio Cé­sar Tron­co­so Saint Clair, quien es­tá acu­sa­do de de­di­car­se a la ven­ta de ho­jas no­ta­ria­les en blan­co, ru­bri­ca­das y selladas por él.

Fue sus­pen­di­da la no­ta­ria Mar­ga­ri­ta del Alba Pi­ñey­ro López, a quien se le atri­bu­ye in­cu­rrir en la fal­ta de le­ga­li­zar un ac­to ba­jo fir­ma pri­va­da de un su­pues­to con­tra­to de ven­ta, sin que la fir­ma de las par­tes, y en cam­bio apa­rez­ca fir­ma­do y se­lla­do por la no­ta­ria, que te­nía por prác­ti­ca de­jar el pa­pel en una ca­fe­te­ría pró­xi­mo a un tri­bu­nal.

En la re­so­lu­ción que la en­vía a jui­cio dis­ci­pli­na­rio, se ha­ce cons­tar que la no­ta­ria de­cla­ró que re­co­no­ce que esa es su fir­ma y se­llo, y que le fir­ma siem­pre y cuan­do sea un co­le­ga o un abo­ga­do. Se­ña­ló, ade­más, que se ha vis­to en­vuel­ta en otros pro­ble­mas, por lo que no le­ga­li­za do­cu­men­tos de in­mue­bles. El no­ta­rio Juan Fe­rre­ras Ma­tos fue so­me­ti­do por le­ga­li­zar un po­der otor­ga­do pa­ra la ven­ta de un vehícu­lo que no ha­bía si­do fir­ma­do por el po­der­dan­te, es de­cir, por la per­so­na que pre­sun­ta­men­te dio la au­to­ri­za­ción.

El otro so­me­ti­mien­to es del no­ta­rio Car­los Ma­nuel Fer­nán­dez, fun­da­men­ta­do en que le­ga­li­zó un po­der es­pe­cial de re­pre­sen­ta­ción, don­de da fe y cer­ti­fi­ca que en su pre­sen­cia fir­ma­ron una se­rie de per­so­nas, fi­gu­ran­do en­tre ellas una que ha­bía fa­lle­ci­do un año an­tes.

En el ex­pe­dien­te cons­ta que Fer­nán­dez ad­mi­tió que la fir­ma y se­llo que apa­re­cían en el do­cu­men­to eran de él y ex­pli­có que cuan­do fue a le­ga­li­zar ese ac­to ya es­ta­ba fir­ma­do, sin ver a las per­so­nas que lo hi­cie­ron.

Los ex­pe­dien­tes de esos no­ta­rios fue­ron re­mi­ti­dos por la Co­mi­sión Dis­ci­pli­na­ria del Co­le­gio de No­ta­rios an­te la Cá­ma­ra Ci­vil y Co­mer­cial de la Cor­te de Ape­la­ción del Dis­tri­to Na­cio­nal, y tam­bién a la SCJ.

Ac­tua­cio­nes irre­gu­la­res

El fis­cal del Co­le­gio de No­ta­rios, An­to­nio Ro­drí­guez Te­ja­da, ex­pu­so que por lo ge­ne­ral el no­ta­rio es sor­pren­di­do en su bue­na fe, y que in­cu­rre en ma­la prác­ti­ca pro­duc­to de la con­fian­za.

Ar­gu­men­tó que fir­man sin ver las par­tes y lue­go se de­ter­mi­na que la per­so­na no ha­bía sus­cri­to el do­cu­men­to o ha­bía muer­to, por­que no la ha­bía vis­to, que­dan­do el no­ta­rio in­vo­lu­cra­do en esa ac­tua­ción ilí­ci­ta.

En cuan­to al ma­ne­jo de los em­bar­gos, ex­pu­so que se tra­ta de un ac­to de­lin­cuen­cial, por­que el no­ta­rio lo ha­ce con co­no­ci­mien­to de la irre­gu­la­ri­dad. In­di­có que la ley 140-15 so­bre el No­ta­ria­do le da la fa­cul­tad al no­ta­rio de par­ti­ci­par en el em­bar­go jun­to con el al­gua­cil pe­ro con la res­pon­sa­bi­li­dad de le­van­tar el ac­ta con el de­bi­do pro­ce­so pa­ra ga­ran­ti­zar bie­nes y pro­pie­da­des.

Em­pe­ro, re­sal­tó que en sen­ti­do ge­ne­ral hay una ac­tua­ción co­rrec­ta de los no­ta­rios, tras en­fa­ti­zar que so­lo han si­do so­me­ti­dos unos 150 de una ma­trí­cu­la de más de 7,000. In­di­có que esos que in­cu­rren en ac­tos ilí­ci­tos ha­cen mu­cho rui­do, por­que la ac­tua­ción del no­ta­rio va­li­da si­tua­cio­nes.

AR­CHI­VO/LISTÍN DIA­RIO

El he­cho. Los no­ta­rios ba­jo en­jui­cia­mien­to ha­brían le­ga­li­za­do ac­tos sin la pre­sen­cia de las par­tes, es de­cir, no vie­ron si­quie­ra si las per­so­nas fir­ma­ron.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.