Se jue­ga con la ley

Listin Diario - - LA REPÚBLICA - PU­BLI­CA DE LU­NES A SÁ­BA­DO Pa­ra co­mu­ni­car­se con el au­tor or­lan­do­gil@cla­ro.net.do Or­lan­do Gil

CO­MO LA PLA­CA.-

A la Ley de Par­ti­dos le es­tá pa­san­do lo mis­mo que a la pla­ca cuan­do de­be re­no­var­se. Los in­tere­sa­dos se acuer­dan al ce­rrar­se el pla­zo. Aho­ra apa­re­ce gen­te in­te­li­gen­te, sa­bia y ca­paz que se man­tu­vo al mar­gen y de pron­to quie­re fun­gir de sal­va­do­ra. Esos opi­nan­tes qui­sie­ran pró­rro­ga pa­ra in­ten­tar sus in­fluen­cias. Por ejem­plo, aho­ra se ha­bla de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad, y se re­cuer­da un fa­llo de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia cuan­do te­nía esa atri­bu­ción. Aun­que aho­ra el pro­ble­ma no se­ría el financiamiento de las pri­ma­rias, sino que sean abier­tas, uni­ver­sa­les, y se use el pa­drón de la Jun­ta Cen­tral Elec­to­ral. La es­pa­da es­tá so­bre la ca­be­za del Co­mi­té Po­lí­ti­co del pró­xi­mo sá­ba­do, y so­bre la le­gis­la­ción en sen­ti­do ge­ne­ral, si fue­ra so­me­ti­da y apro­ba­da por las cá­ma­ras y pro­mul­ga­da por el Eje­cu­ti­vo. Ha­bría que ver si las ra­zo­nes que fue­ron apro­pia­das cuan­do el re­cur­so del ac­tual pre­si­den­te de la JCE, en ese tiem­po abo­ga­do en ejer­ci­cio, pue­den abo­nar­se a una ins­tan­cia dis­tin­ta. Lo úni­co se­gu­ro es que la cues­tión es­tá en es­tu­dio, y que si no se lle­ga a con­sen­so, el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal ten­drá tra­ba­jo…

MA­LA ME­MO­RIA.-

Una de las ten­den­cias del PLD sa­brá mu­cho de de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal o se cree­rá acre­di­ta­da y con in­fluen­cias en el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, pe­ro tie­ne ma­la me­mo­ria. No re­cuer­da la his­to­ria de ese par­ti­do. Me­te mie­do con la di­vi­sión si se apro­ba­ran las pri­ma­rias simultáneas y abier­tas. Fue ver­dad que el PLD es­co­gió la mo­da­li­dad ce­rra­da cuan­do se fun­dó, y que sus con­sul­tas fue­ron her­mé­ti­cas, co­sa de pe­le­deís­tas. Pe­ro era una or­ga­ni­za­ción pe­que­ña y cons­ti­tui­da por or­ga­nis­mos. Esa no es la si­tua­ción de aho­ra, de un par­ti­do que se des­bor­da a sí mis­mo y que no lo­gra sa­near­se. Ade­más, el PRD, el vien­tre del que sa­lió el PLD, se ma­ne­ja­ba con un pa­drón ce­rra­do y eso no im­pi­dió la di­vi­sión. Re­cor­dar la con­ven­ción de la zo­na D de Gua­chu­pi­ta en el l973. Aun­que la ex­pe­rien­cia de aho­ra re­sul­ta más in­tere­san­te que la de en­ton­ces. En el PLD de los pri­me­ros tiem­pos la so­cio­lo­gía se dis­cu­tía en el pa­tio de la Ca­sa Na­cio­nal, de­ba­jo de la ma­ta de li­mon­ci­llos. Aho­ra las líneas se ba­jan y de­ba­ten en las re­des. Par­ti­cu­lar­men­te en Twit­ter. Igual­men­te cu­rio­so. El di­ri­gen­te que se opo­ne ra­bio­sa­men­te a pri­ma­rias abier­tas, y pre­fie­re man­te­ner­se fiel al pa­sa­do, tie­ne un gru­po de mu­cha­chas que bai­lan en la Web al pa­so que les mar­ca. Es de­cir, to­do un ca­ñón de fu­tu­ro…

COIN­CI­DEN­CIAS.-

La idea en prin­ci­pio, aun­que no se di­jo, era ob­ser­var al PLD, de­ter­mi­nar su lí­nea de con­duc­ta res­pec­to a la Ley de Par­ti­dos y de­ci­dir en con­se­cuen­cia. Co­mo el PLD era go­bierno, el PRM de­bía reac­cio­nar co­mo opo­si­ción. Ir­se por la con­tra­ria y de­nun­ciar la pie­za co­mo un tra­je he­cho a la me­di­da. La si­tua­ción, sin em­bar­go, se com­pli­có. El PLD to­da­vía no en­se­ña sus car­tas, se man­tie­ne en la me­sa de jue­go, y si al­gu­na as es­con­de en la man­ga, no se­ría pa­ra usar­la con­tra el opo­nen­te de afue­ra, sino un ar­ma de lu­cha in­ter­na. Ese re­tra­so obli­ga al PRM a dar un pa­so al fren­te, y a de­cir lo su­yo sin es­pe­rar al PLD. So­lo que el mo­vi­mien­to lu­ce sos­pe­cho­so, y las coin­ci­den­cias de­ma­sia­do evi­den­tes, ca­si prue­bas, por lo me­nos en el tri­bu­nal de la ca­lle. Pri­ma­rias simultáneas con pa­drón ce­rra­do. La in­tri­ga no es­tá en las pri­ma­rias, ni en que sean simultáneas, sino que sea con re­gis­tro pro­pio. La mis­ma po­si­ción de Leo­nel Fer­nán­dez y sus se­gui­do­res, y el pro­ble­ma tam­po­co es que sean igua­les, sino por­que ri­va­li­zan con la de Da­ni­lo Me­di­na y com­par­tes, de con­sul­tas abier­tas con pa­drón de la Jun­ta Cen­tral Elec­to­ral. Es de­cir, que por un la­do va el PRM y por el otro Me­di­na…

LOS FAC­TO­RES.-

Co­mo si hi­cie­ra fal­ta, y por los ru­mo­res en las es­qui­nas, el PRM reite­ra su po­si­ción de pri­ma­rias simultáneas y pa­drón ce­rra­do, y lo ha­ce ca­si en la vís­pe­ra de la reunión del Co­mi­té Po­lí­ti­co del PLD a ce­le­brar­se el sá­ba­do que vie­ne. Lo sa­be el PRM co­mo to­do el país que esa con­vo­ca­to­ria tie­ne sus be­mo­les, y que las opi­nio­nes que se vier­tan, o se reite­ren, se ha­rán con se­gun­da in­ten­ción. O irán a fa­vor de Da­ni­lo Me­di­na o a fa­vor de Leo­nel Fer­nán­dez. No se­rá así en la reali­dad, y hay com­pa­ñe­ros que plan­tea­rán asun­tos me­nos pun­tua­les, o so­cio­ló­gi­cos o fi­lo­só­fi­cos, y no so­lo con­ve­nien­tes a las ten­den­cias o pre­do­mi­nio de li­de­raz­gos. Las in­quie­tu­des se im­pa­cien­tan y quie­ren lle­gar an­tes de tiem­po. PLD y PRM se dan la mano, pe­ro no de par­ti­do a par­ti­do, sino de gru­po a gru­po. ¿Cuán­do los se­gui­do­res de Fer­nán­dez se afa­nan por­que su mo­ción sea ga­na­do­ra, pien­san so­lo en su cau­sa o por igual en la de Luis Abi­na­der? ¿Cuan­do los lea­les de Me­di­na lu­chan pa­ra que su ra­zón se im­pon­ga, lo ha­cen pa­ra sí o con­si­de­ran las opor­tu­ni­da­des de Hi­pó­li­to Me­jía? Es un asun­to de fac­to­res, cla­ro es­tá. So­lo que con­tra­rio a la no­ción co­mún, ese jue­go co­mo cam­bio sí al­te­ra­ría el pro­duc­to…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.