ABO­GA­DO

A la per­so­na que iba con­du­cien­do el vehícu­lo en el que Kim­berly per­dió la vi­da, le dic­ta­ron tres me­ses de pri­sión pre­ven­ti­va a cum­plir­los en La Vic­to­ria.

Listin Diario - - LA REPÚBLICA - San­tia­go Ben­ja­mín de la Cruz san­tia­go.de­la­cruz@lis­tin­dia­rio.com San­to Do­min­go Los he­ma­to­mas

Cuan­do Kim­berly Adón lle­gó a la Clí­ni­ca Omar Ro­jas, en Sa­ba­na Per­di­da, apro­xi­ma­da­men­te a la 1:30 de la ma­dru­ga­da del do­min­go, pre­sen­ta­ba trau­mas en el tó­rax y ab­do­mi­nal. No te­nía nin­gún ti­po de mar­cas ni frac­tu­ras en el cue­llo, y le pre­gun­ta­ba cons­tan­te­men­te a la en­fer­me­ra: ¿doc­to­ra, me voy a mo­rir?

El di­rec­tor de la clí­ni­ca, doc­tor Omar Ro­jas, ex­pli­có que agen­tes po­li­cia­les ayu­da­ron a lle­var car­ga­da a la me­nor al ci­ta­do cen­tro de sa­lud, ubi­ca­do en Sa­ba­na Per­di­da, a po­cos me­tros de don­de ocu­rrió el ac­ci­den­te en la ca­lle Los Res­tau­ra­do­res.

A pe­sar del es­ta­do crí­ti­co en que lle­gó la jo­ven al pri­mer cen­tro de sa­lud, los sig­nos vi­ta­les de la me­nor es­ta­ban es­ta­bles y su pre­sión nor­mal. Kim­berly Adón te­nía an­sie­dad, in­ten­tó pa­rar­se de la ca­mi­lla en va­rias oca­sio­nes. De­cía que le do­lía mu­cho el ab­do­men y le pre­gun­ta­ba mu­cho a la en­fer­me­ra si se iba a mo­rir, y ella le con­tes­ta­ba que no.

El doc­tor Ro­jas ma­ni­fes­tó que el mé­di­co que la aten­dió di­jo que ha­bía que re­fe­rir­la de una vez al Hos­pi­tal Ney Arias Lo­ra, por­que no te­nían las con­di­cio­nes pa­ra se­guir aten­dién­do­la.

“Aquí no hay con­di­cio­nes pa­ra aten­der esos ca­sos, por eso lo re­fe­ri­mos de una vez. Esos ca­sos son de un ni­vel más al­to que no­so­tros. No­so­tros es­ta­mos en ni­vel dos, y esos ca­sos son de ni­vel tres”, ex­pli­có Ro­jas.

Kim­berly no du­ró más de cin­co mi­nu­tos en la clí­ni­ca. Le iban a po­ner un sue­ro y una jo­ven vo­ci­fe­ró que lo de­ja­ra así, que se la iban a lle­var al Ney y lle­gó un ca­rro pri­va­do que la trans­por­tó.

Di­jo que esos ca­sos de “ac­ci­den­tes y aplas­ta­mien­tos si da tiem­po abrir­la y ope­rar­la, hay que ha­cer­lo rá­pi­do y con mu­cha san­gre”.

Al re­fe­rir­se a los he­ma­to­mas que la hoy oc­ci­sa te­nía en el cue­llo, el doc­tor Omar Ro­jas ex­pli­có que pu­do ha­ber si­do el mis­mo trau­ma que cau­só que des­pués le sa­lie­ran las mar­cas, por­que cuan­do lle­gó a la clí­ni­ca Ro­jas el ac­ci­den­te ha­bía ocu­rri­do re­cien­te, y no te­nía nin­gún ti­po de mar­cas en esa área.

“A ve­ces a ti te dan un gol­pe y no se ve de una vez el mo­re­tón ni la hin­cha­zón”, pre­ci­só.

Asi­mis­mo, di­jo que cuan­do la ado­les­cen­te lle­gó a la clí­ni­ca que di­ri­ge, no po­día te­ner el cue­llo ro­to, por­que una per­so­na en esa con­di­ción no pue­de in­ten­tar pa­rar­se ni ha­blar. El abo­ga­do de la fa­mi­lia de Kim­berly Adón, Es­te­ban Me­lla, ase­gu­ró que jun­to al Mi­nis­te­rio Pú­bli­co tie­nen más prue­bas que com­pro­me­ten al acu­sa­do en la muer­te de la ado­les­cen­te de 16 años, y que la muer­te de la jo­ven es muy com­ple­ja.

Ma­ni­fes­tó que aun­que la pre­sión es­ta­ba es­ta­ble, esa con­di­ción pue­de cam­biar en cues­tión de mi­nu­tos, por­que ca­da vez que se va per­dien­do san­gre, va su­bien­do la fre­cuen­cia car­dia­ca y en­ton­ces la per­so­na se va apa­gan­do.

Ver­sión del Ney Arias Lo­ra

El di­rec­tor del hos­pi­tal Ney Arias Lo­ra, Amaury Gar­cía, ex­pli­có que la me­nor fue lle­va­da a ese cen­tro en un vehícu­lo pri­va­do a las 2:00 de la ma­ña­na del pa­sa­do do­min­go por dos jó­ve­nes.

Ex­pre­só que los jó­ve­nes en­tra­ron ellos mis­mos a Kim­berly a la emer­gen­cia y que una vez allí, los mé­di­cos ofre­cie­ron el ser­vi­cio de ri­gor a la víc­ti­ma, que per­ma­ne­ció con vi­da 15 mi­nu­tos

Gar­cía reite­ró que la me­nor no te­nía pre­sión. Te­nía múl­ti­ples trau­mas y fre­cuen­cia car­dia­ca muy ele­va­da. Se hi­cie­ron las ma­nio­bras de reha­bi­li­ta­ción, pe­ro 15 mi­nu­tos des­pués fa­lle­ció, di­jo.

Fa­mi­lia­res creen la ahor­ca­ron

Jo­sé An­to­nio Mar­tí­nez, tío de la ado­les­cen­te fa­lle­ci­da, ex­pre­só que de­du­ce que se tra­tó de una vio­la­ción y que des­pués la es­tran­gu­la­ron por­que la me­nor so­la­men­te te­nía mu­chas mar­cas en el cue­llo.

“De ahí uno in­ter­pre­ta que ella se re­sis­tió a ser abu­sa­da. Son mar­cas de es­tran­gu­la­mien­to. En la ca­be­za yo no le vi nin­gún gol­pe ni frac­tu­ra de ac­ci­den­te. Es al­go cho­can­te, por­que si an­dan tan­tas per­so­nas có­mo va a ser ella la úni­ca per­ju­di­ca­da”, ma­ni­fes­tó el tío de la ado­les­cen­te Kim­berly Adón.

3) Clí­ni­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.