Las ave­ni­das de San­to Do­min­go

Listin Diario - - OPINIÓN - MA­NO­LO PI­CHAR­DO

By 2 ala­guer es­ta­ba ob­se­sio­na­do con el po­der y te­nía con­cien­cia de ser el re­pre­sen­tan­te de las fuer­zas con­ser­va­do­ras que re­or­ga­ni­zó tras la muer­te de Tru­ji­llo. Que­ría in­fluir en ellas, li­de­rar­las; y pa­ra ello da­ba men­sa­jes cla­ros co­mo el de co­lo­car a Pe­dro San­ta­na en el Pan­teón Na­cio­nal. Su con­cien­cia o ins­tin­to le lle­va­ban a en­ten­der que en el país no ha­bía una cla­se go­ber­nan­te sino do­mi­nan­te de­pen­dien­te de los Es­ta­dos Uni­dos, de ahí su en­tre­guis­mo y li­son­jas que mu­chas ve­ces le con­du­cían a des­pre­ciar la do­mi­ni­ca­ni­dad y la la­ti­noa­me­ri­ca­ni­dad.

Es­to ex­pli­ca que la pro­lon­ga­ción de la ave­ni­da Ji­me­nes Mo­ya, se lla­me Wins­ton Chur­chill, y que las prin­ci­pa­les vías de la ca­pi­tal se bau­ti­za­ran con nom­bres co­mo Abraham Lin­coln, Geor­ge Washington y John F Ken­nedy; es­te úl­ti­mo ejer­ció la pre­si­den­cia cuan­do en el país se in­te­rrum­pió el or­den de­mo­crá­ti­co ini­cia­do por Juan Bosch, de­pues­to el 25 de sep­tiem­bre de 1963 me­dian­te un gol­pe de Es­ta­do pro­mo­vi­do des­de EE.UU.

La im­por­tan­cia, por su ta­ma­ño, flu­jo de vehícu­los y con­cen­tra­ción de ac­ti­vi­da­des co­mer­cia­les de al­to ni­vel en las que se con­cen­tran las prin­ci­pa­les pla­zas co­mer­cia­les y cen­tros de in­ter­me­dia­ción fi­nan­cie­ra, que tie­nen es­tas gran­des ar­te­rias ci­ta­di­nas, dan so­no­ri­dad a los nom­bres de ex­tran­je­ros que es­tán de bo­ca en bo­ca en­tre los ciu­da­da­nos de nues­tro país y vi­si­tan­tes que no se ex­pli­can la au­sen­cia de pró­ce­res do­mi­ni­ca­nos en nues­tras ave­ni­das ni la fal­ta de mo­nu­men­tos a los que car­ga­ron con la ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad de crear la do­mi­ni­ca­ni­dad y de­fen­der­la.

Juan Pablo Duar­te, au­tor in­te­lec­tual y com­po­nen­te ma­te­rial pa­ra la crea­ción de la Re­pú­bli­ca, es­tá per­di­do en una ave­ni­da que se ha ve­ni­do tor­nan­do in­vi­si­ble en me­dio de la arra­ba­li­za­ción que con­ju­ga el des­or­den de la in­for­ma­li­dad co­mer­cial, el caos en el trán­si­to en el que na­die res­pe­ta las le­yes que or­de­nan la cir­cu­la­ción de vehícu­los y per­so­nas, un in­men­so mer­ca­do in­for­mal do­mi­na­do por ciu­da­da­nos hai­tia­nos que obs­tru­yen las ace­ras e in­va­den sin nin­gún res­pe­to la pro­pia ave­ni­da. ¡To­da una ex­pre­sión pri­mi­ti­va de sub­de­sa­rro­llo!

Gas­par Po­lan­co, el hé­roe res­tau­ra­dor no apa­re­ce. Hay que re­cor­dar que era anal­fa­be­to y que com­ba­tía con­tra los es­pa­ño­les sin za­pa­tos, te­nien­do co­mo ar­ma un ma­che­te; su ori­gen po­pu­lar no lo pue­de lle­var a com­pe­tir con Ken­nedy, aun­que és­te cons­pi­ra­ra con­tra la es­ta­bi­li­dad de­mo­crá­ti­ca del país, he­cho que nos lle­va­ría a per­der la pa­tria por cuar­ta vez cuan­do en 1965 sus com­pa­trio­tas, por se­gun­da oca­sión, in­va­die­ron nues­tro suelo pa­trio.

Los que en­fren­ta­ron aquel ul­tra­je con­tra la pa­tria son ca­si in­vi­si­bles. A Gre­go­rio Ur­bano Gil­bert le to­có plan­tar ca­ra a los in­va­so­res en 1916, y su so­li­da­ri­dad y la­ti­noa­me­ri­ca­ni­dad le con­du­je­ron a com­ba­tir­los tam­bién en Ni­ca­ra­gua jun­to a Au­gus­to Cé­sar San­dino, el ge­ne­ral de hom­bres li­bres que de­rro­tó a las tro­pas es­ta­dou­ni­den­ses, co­mo lo hi­cie­ra Ho Chi Ming en Viet­nam, pa­ra jun­tos ser la mu­tual que tie­ne la ex­clu­si­vi­dad de ha­ber de­rro­ta­do al ejér­ci­to más po­de­ro­so del mun­do se­gún lo ad­mi­te el pro­pio pen­tá­gono. Fer­nán­dez Do­mín­guez ofren­dó su vi­da por la vuel­ta a la de­mo­cra­cia, Fran­cis­co Al­ber­to Caa­ma­ño con­ti­nuó el pro­ce­so has­ta avan­zar en la lu­cha pa­ra res­tau­rar la Re­pú­bli­ca. Con­tra Ba­la­guer, su ver­du­go, fue bau­ti­za­do con su nom­bre un tro­ci­llo de ave­ni­da que em­pal­ma con una in­men­sa de nom­bre ex­tran­je­ro que eclip­sa el su­yo.

Las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de­ben co­rre­gir con va­len­tía las hu­mi­llan­tes ac­cio­nes con­tra la me­mo­ria y dig­ni­dad de la Pa­tria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.