Ca­tá­lo­go de tramposerías

Listin Diario - - OPINIÓN -

Mu­chas li­tis que se ori­gi­nan en el re­cla­mo de pro­pie­dad, po­se­sión o trans­fe­ren­cia de bie­nes mue­bles e in­mue­bles, han te­ni­do co­mo pun­to de par­ti­da una tram­po­se­ría no­ta­rial.

Es lo que pa­re­ce co­le­gir­se de las fre­cuen­tes de­nun­cias que se han he­cho en con­tra de no­ta­rios que, am­pa­ra­dos en su fe pú­bli­ca, “le­ga­li­zan” fir­mas, do­cu­men­tos, po­de­res o ac­tos de ven­tas sin es­tar pre­sen­tes an­te las par­tes in­tere­sa­das.

Al­go más gra­ve to­da­vía es la adul­te­ra­ción de testamentos o la fa­bri­ca­ción de testamentos con­tra­vi­nien­do las dis­po­si­cio­nes de los que con­sig­nan el des­tino de sus he­ren­cias, una tram­po­se­ría que pue­de im­pli­car mu­chos mi­les de mi­llo­nes de pe­sos en bie­nes dis­traí­dos. De unos 7,000 no­ta­rios que for­man la ma­trí­cu­la del co­le­gio que los agrupa, al­re­de­dor de 150 han si­do so­me­ti­dos al tri­bu­nal dis­ci­pli­na­rio por fal­tas gra­ves en el ejer­ci­cio de sus fun­cio­nes, in­clu­yen­do ac­tua­cio­nes ilí­ci­tas. En un ca­tá­lo­go no com­ple­to de tramposerías apa­re­cen al­gu­nos que ven­den ho­jas no­ta­ria­les selladas y con sus fir­mas a otros in­tere­sa­dos pa­ra va­li­dar o dar ga­ran­tías ju­rí­di­cas a un ac­to le­gal, ope­ra­cio­nes en las que fá­cil­men­te pue­den en­ga­ñar o per­ju­di­car los in­tere­ses de ter­ce­ros. Pue­de ocu­rrir que se no­ta­ri­cen ac­tas pa­ra otor­gar fal­sos po­de­res de re­pre­sen­ta­ción, usan­do a ve­ces nom­bres de per­so­nas fa­lle­ci­das, o que se pres­ten pa­ra ope­ra­cio­nes ma­fio­sas o de la­va­do de ac­ti­vos.

Por suer­te pa­ra nues­tro sis­te­ma ju­rí­di­co, el tri­bu­nal dis­ci­pli­na­rio del Co­le­gio de No­ta­rios cum­ple es­tric­ta­men­te su pa­pel, in­ves­ti­gan­do, san­cio­nan­do o ex­pul­san­do a aque­llos miem­bros que co­me­ten las irre­gu­la­ri­da­des y so­me­tién­do­los an­te los tri­bu­na­les de la Re­pú­bli­ca, in­clu­yen­do la Su­pre­ma Cor­te. Es lo me­jor que pue­de ha­cer pa­ra pre­ser­var la fe pú­bli­ca del no­ta­rio, vigilar que sus miem­bros aca­ten y se ajus­ten a las re­glas éti­cas y lim­piar el co­le­gio de aque­llos ma­fio­sos que se de­di­can a es­tas tru­cu­len­cias ju­rí­di­cas, en per­jui­cio de los in­tere­ses de los ciu­da­da­nos que re­quie­ren de sus ser­vi­cios con­fian­do en las ga­ran­tías de sus ac­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.