¡Por te­mor!

Listin Diario - - OPINIÓN - EMERSON SO­RIANO AU­TOR ES ABO­GA­DO Y PO­LI­TÓ­LO­GO

“So­lo hay que te­mer al te­mor”. Afo­ris­mo grie­go.

El pro­lo­guis­ta de la obra ti­tu­la­da “Re­vo­lu­ción” -au­to­bio­gra­fía de Em­ma­nuel Ma­cron, ac­tual pre­si­den­te de Fran­cia-, Albert Ri­ve­ra, des­ta­ca en di­cho pró­lo­go un mo­men­to de la po­lí­ti­ca fran­ce­sa de la si­guien­te ma­ne­ra: “La vie­ja po­lí­ti­ca ha vi­vi­do muy có­mo­da por­que pa­ra ga­nar las si­guien­tes elec­cio­nes bas­ta­ba con es­pe­rar a que el par­ti­do ad­ver­sa­rio lo hi­cie­ra mal” (Sic).

Es evi­den­te que Ri­ve­ra alu­de en su es­cri­to esa di­ná­mi­ca per­ni­cio­sa que ha arro­pa­do el desem­pe­ño elec­to­ral de las de­mo­cra­cias sin li­de­raz­gos au­tén­ti­cos pre­va­le­cien­tes tan­to en Eu­ro­pa co­mo otras la­ti­tu­des. En nues­tro país, y lo po­de­mos de­cir gra­cias a nues­tra edad y los pro­ce­sos de los cua­les he­mos si­do tes­ti­gos, ha ha­bi­do va­rias co­yun­tu­ras elec­to­ra­les en que el ele­men­to de­ci­so­rio ha si­do el can­san­cio pro­vo­ca­do por la in­di­fe­ren­cia, la apa­tía, la irres­pon­sa­bi­li­dad, la co­rrup­ción, la im­pu­ni­dad y la inep­ti­tud ge­ne­ra­li­za­da pre­va­le­cien­te en los go­bier­nos de turno; de ahí sur­ge el lla­ma­do “vo­to de cas­ti­go”

Al­gu­nos de nues­tros go­ber­nan­tes del pa­sa­do -ver­da­de­ras che­pas elec­to­ra­les- han ac­ce­di­do el po­der so­la­men­te di­cien­do que ha­rán to­do lo con­tra­rio a lo que ha­cían los go­ber­nan­tes de en­ton­ces; y mu­chos de los po­lí­ti­cos ac­tua­les, que so­lo as­pi­ran el po­der por el po­der, se han que­da­do re­za­ga­dos y han per­di­do la opor­tu­ni­dad de le­gi­ti­mar­se co­mo ver­da­de­ros re­pre­sen­tan­tes de la ma­yo­ría por su in­ca­pa­ci­dad pa­ra cre­cer, pre­pa­rar­se, y en fin, ade­cuar­se a un mo­men­to que re­cla­ma las más vas­tas com­pe­ten­cias de la cla­se di­ri­gen­te; se que­da­ron atra­pa­dos en la in­com­pe­ten­cia que pa­re la ha­ra­ga­ne­ría in­te­lec­tual, co­pia­ron el dis­cur­so de los años se­sen­ta, de los so­bre­sa­lien­tes de su épo­ca; y ahí es­tán, es­pe­ran­do que el hom­bre pi­se la lu­na por pri­me­ra vez.

To­do lo an­te­rior im­pi­de a los men­cio­na­dos po­lí­ti­cos ela­bo­rar es­tra­te­gias ade­cua­das pa­ra des­acre­di­tar a Da­ni­lo Me­di­na que, mer­ced a su gran obra de go­bierno, es­tá co­lo­ca­do en el pri­mer lu­gar de la es­ti­ma pú­bli­ca; por lo que, ha­bien­do erra­do el ca­mino ha­cia el pres­ti­gio po­lí­ti­co, se aga­rran, co­mo ha­ce to­do el que va ca­yen­do, de ab­sur­dos co­mo el de la ame­na­zas de una que­re­lla con­tra el pre­si­den­te por “apa­ñar” la co­rrup­ción. ¡Va­ya ti­po pe­nal!

Y es que con Da­ni­lo se le ha he­cho di­fí­cil ac­ce­der el po­der, por­que él ha ro­to ese círcu­lo vi­cio­so de las inep­ti­tu­des y es­tá con­sa­gra­do en la per­cep­ción de los do­mi­ni­ca­nos co­mo un go­ber­nan­te bie­nin­ten­cio­na­do y com­pe­ten­te, co­sa que de­ja en la his­to­ria la po­si­bi­li­dad de ga­nar por lo mal que lo ha­ga el otro, pe­ro so­bre to­do, co­lo­ca a su par­ti­do en la po­si­ción de po­lo pa­ra las elec­cio­nes del vein­te, to­do lo cual lle­na de te­mor a sus opo­si­to­res y los ha­ce dar tum­bos de for­ma de­ses­pe­ra­da. ¡Rein­vén­ten­se, tie­nen tiem­po!

EL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.