ASUN­TOS DE DE­RE­CHO El tri­bu­nal de en­vío

Listin Diario - - OPINIÓN - MA­TÍAS MO­DES­TO DEL RO­SA­RIO HI­JO

Las Sa­las Reunidas de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia han man­te­ni­do el cri­te­rio de que en los ca­sos en que una de las Sa­las de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia ca­sa una sen­ten­cia con en­vío por vio­la­ción a las re­glas y prin­ci­pios de de­re­cho, el tri­bu­nal de en­vío es­tá en el de­ber de es­ta­tuir siem­pre den­tro de los lí­mi­tes fi­ja­dos por la sen­ten­cia de en­vío que lo apo­de­ra. El apo­de­ra­mien­to so­bre­ve­ni­do por efec­to de un en­vío en ca­sa­ción es una si­tua­ción pro­ce­sal dis­tin­ta y ex­cep­cio­nal, cu­yas ca­rac­te­rís­ti­cas par­ti­cu­la­res obli­gan a los jue­ces apo­de­ra­dos a to­mar las me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra juz­gar el ca­so con­for­me a lo de­ter­mi­na­do por la Cor­te de Ca­sa­ción. Así lo ex­pre­sa es­te al­to tri­bu­nal en su sen­ten­cia No. 37 de fe­cha 13 de abril del 2016, don­de en la sen­ten­cia re­cu­rri­da, la Cor­te ac­tuan­te de­cla­ró la inad­mi­si­bi­li­dad del re­cur­so, por no cons­tar en el ex­pe­dien­te co­pia del ac­to del re­cur­so de ape­la­ción y de la sen­ten­cia re­cu­rri­da, lo que a jui­cio de la Su­pre­ma no es co­rrec­to, pues los jue­ces apo­de­ra­dos por efec­to de un en­vío, es­tán en el de­ber de or­de­nar el de­pó­si­to de di­chos do­cu­men­tos, to­man­do en con­si­de­ra­ción que, en ma­te­ria ci­vil, a di­fe­ren­cia lo que ocu­rre en otras ma­te­rias, la ley no dis­po­ne la re­mi­sión del ex­pe­dien­te a tra­vés de la se­cre­ta­ría, sino que ca­da par­te des­glo­sa los do­cu­men­tos de­po­si­ta­dos. Co­mo el apo­de­ra­mien­to de la Cor­te se pro­du­ce en oca­sión de un en­vío dis­pues­to por la Sa­la Ci­vil de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia, la fi­na­li­dad del ac­to con­ten­ti­vo del re­cur­so, que es apo­de­rar a la ju­ris­dic­ción pa­ra co­no­cer del mis­mo, ha­bía que­da­do sa­tis­fe­cha; de igual mo­do, la Cor­te de en­vío que­da apo­de­ra­da con la no­ti­fi­ca­ción de la sen­ten­cia de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia que dis­po­ne el en­vío del asun­to en el mo­men­to que ca­só la sen­ten­cia re­cu­rri­da y só­lo bas­ta con dar ave­nir a la con­tra­par­te pa­ra dis­po­ner el co­no­ci­mien­to de la cau­sa an­te la Cor­te de en­vío; tam­bién, en el ca­so juz­ga­do la re­cu­rri­da tu­vo co­no­ci­mien­to de di­cho ac­to, no só­lo por la no­ti­fi­ca­ción que con­vier­te el ac­to de ape­la­ción de co­mún co­no­ci­mien­to a am­bas par­tes, sino tam­bién en oca­sión de la ins­truc­ción del re­cur­so an­te la pri­me­ra Cor­te apo­de­ra­da, pro­ce­so en el cual no se cues­tio­nó la ad­mi­si­bi­li­dad, va­li­dez o pro­ce­den­cia del re­cur­so de ape­la­ción, ade­más, por an­te la Cor­te de En­vío am­bas par­tes com­pa­re­cie­ron a la au­dien­cia y pro­du­je­ron sus res­pec­ti­vas con­clu­sio­nes, sin cues­tio­nar la exis­ten­cia del ac­to con­ten­ti­vo del re­cur­so de ape­la­ción ni la sen­ten­cia re­cu­rri­da en ape­la­ción y du­ran­te la ins­truc­ción del pro­ce­so se pro­du­jo la acep­ta­ción de los de­ba­tes so­bre el fon­do del pro­ce­so, co­mo ocu­rrió en el ca­so, que im­pli­can re­co­no­ci­mien­to ex­pre­so de la exis­ten­cia de am­bos do­cu­men­tos, más no así su con­te­ni­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.