La DGII a prue­ba y la JCE co­mo mu­ro de New Jer­sey

Listin Diario - - LA REPÚBLICA - pa­blomc­kin­ney@gmail.com EL BU­LE­VAR DE LA VI­DA Pablo McKin­ney PU­BLI­CA LOS MAR­TES Y VIER­NES Pa­ra co­mu­ni­car­se con el au­tor

PRUE­BA DE FUE­GO

El cie­rre de dos ne­go­cios en me­nos de un mes, uno pro­pie­dad de la fa­mi­lia del in­flu­yen­te se­na­dor pe­le­deís­ta, Wil­ton Gue­rre­ro, y otro de los he­re­de­ros del fe­ne­ci­do ex vi­ce­pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, don Ja­cin­to Pey­na­do, por la DGII, vie­ne a su­ge­rir la esperanza de que, en nues­tro país, “qui­zás, muy po­si­ble­men­te”, tal­vez se es­tá ini­cian­do una nue­va era en el co­bro de los im­pues­tos, sin im­por­tar el ran­go so­cial, em­pre­sa­rial, fa­mi­liar o po­lí­ti­co de los afec­ta­dos. Se­gún mis la­gos, la­gu­nas y fuen­tes, es­ta vez el Pa­la­cio Na­cio­nal re­sis­tió la em­bes­ti­da de lla­ma­das y re­que­ri­mien­tos va­rios de pa­drinos to­dos, y to­dos con la en­co­mien­da de con­ven­cer al je­fe del Es­ta­do pa­ra que or­de­na­ra de­jar sin efec­to las me­di­das úl­ti­mas y le­ga­les apli­ca­das por de la DGII, “pe­ro la fle­cha ya es­ta­ba en el ai­re”, y es­ta vez, las co­sas no mar­cha­ron. Un buen pe­rio­dis­ta siem­pre du­da, es cier­to, pe­ro na­die pue­de ne­gar que, pa­ra el nue­vo di­rec­tor de im­pues­tos, Ma­gín Díaz, ha si­do un buen co­mien­zo, y pa­ra el go­bierno, una prue­ba de fue­go a la que es­ta­re­mos aten­tos pa­ra que la po­lí­ti­ca ni el po­der la apa­guen.

PAR­TI­DOS EN PLAN AMET

Có­mo los con­duc­to­res no res­pe­ta­ban las líneas ama­ri­llas que re­gu­lan el flu­jo de vehícu­los en ca­lles y ave­ni­das, los agen­tes de la AMET co­lo­ca­ron co­nos pa­ra evi­tar gi­ros y cru­ces im­pru­den­tes. Pe­ro, co­mo los con­duc­to­res les pa­sa­ban por en­ci­ma a los co­nos, se de­ci­dió en­ton­ces, co­lo­car los lla­ma­dos mu­ros de New Jer­sey, con el re­sul­ta­do de que, aho­ra te­ne­mos una ciu­dad lle­na de co­nos y mu­ros, y el caos pre­va­le­ce. Al­go pa­re­ci­do al dra­ma del trán­si­to, y la in­ca­pa­ci­dad de los AMET pa­ra re­gu­lar­lo, ocu­rre con nues­tros par­ti­dos po­lí­ti­cos, in­ca­pa­ces de crear su pro­pio pa­drón de mi­li­tan­tes, de ce­le­brar unas pri­ma­rias sin ha­cer­se tram­pas, e in­clu­so en al­gu­nos ca­sos, sin lla­mar la muer­te. En­ton­ces, cual AMET, an­te tal in­ca­pa­ci­dad pa­ra au­to­re­gu­lar­se, los par­ti­dos tie­nen aho­ra su mu­ro de New Jer­sey: la nue­va Jun­ta Cen­tral Elec­to­ral.

JCE CO­MO MA­DRE APOYADORA

El dra­ma del trán­si­to y los mu­ros, es lo que da sus­ten­to al ar­gu­men­to de quie­nes pro­po­nen que, cual ma­dre apoyadora, la JCE ha­ga la ta­rea a sus hi­jos dís­co­los y mal cria­dos. Una ho­me­work que con­sis­ti­ría en su­mi­nis­trar­le el pa­drón na­cio­nal de vo­tan­tes pa­ra que sea uti­li­za­do en sus pri­ma­rias, y que sea la Jun­ta la que tam­bién de­fi­na las fe­chas y los mo­dos del even­to. Y to­do, pa­ra dis­mi­nuir las po­si­bi­li­da­des de com­pra de vo­tos, de tra­pi­son­das va­rias, de ne­po­tis­mo sin lus­tro al­guno, de tru­ji­llis­mo de al­can­ta­ri­llas, y los ya in­fal­ta­bles he­chos de vio­len­cia que en oca­sio­nes ter­mi­nan en ase­si­na­tos siem­pre im­pu­nes. Es­to es lo que se quie­re evi­tar, en un ti­po de ac­ti­vi­dad que de­be­ría ser una fies­ta en­tre com­pa­ñe­ros de par­ti­dos a los que reúne un idea­rio po­lí­ti­co, pe­ro no. En­ton­ces, si pa­ra ce­le­brar sus pri­ma­rias ne­ce­si­tan un pa­drón ajeno, si no son ca­pa­ces de ele­gir sus can­di­da­tos o eje­cu­ti­vos sin chan­chu­llos de to­da cla­se, sin di­ne­ro del nar­co y el la­va­do, e in­clu­so sin per­so­na­jes que ya par­ti­ci­pan di­rec­ta­men­te en los pro­ce­sos, en­ton­ces, pa­ra qué sir­ve un par­ti­do. ¿A qué c… es­ta­mos ju­gan­do en es­ta de­mo­cra­cia en gris y un po­co pu­ta?

“¿PA ON­DE VA EL BUEY QUE NO ARA?”

Des­pués de 20 y tan­tos años de re­la­jo eje­cu­ti­vo y le­gis­la­ti­vo, de ama­gar y no dar, de con­cep­tua­li­zar pa­ra No apro­bar una ley de Par­ti­dos, es­ta­mos an­te la peor ex­pre­sión de nues­tros par­ti­dos po­lí­ti­cos (por lo me­nos la más cí­ni­ca), agra­va­da por los egos -en­tre por­te­ño y ha­ba­ne­ro- de gen­te que, cuan­do cae un ra­yo pien­sa que Dios des­de el cie­lo quie­re to­mar­le una fo­to; de in­su­fri­bles se­ño­res que se creen in­mor­ta­les por­que Ba­la­guer y Bosch lo fue­ron (has­ta su muer­te), com­ple­ta­do el es­ce­na­rio con unos per­so­na­jes que, por­que na­cie­ron en ter­ce­ra ba­se, creen que ba­tea­ron un tri­ple y se aplau­den a sí mis­mos. Por to­do es­to, el re­pe­ti­do con­se­jo: Se re­nue­van o mue­ren, mo­ri­rán, aun­que sea de éxi­tos. ¡Quién hu­bie­ra ima­gi­na­do, a la JCE con­ver­ti­da en el mu­ro de New Jer­sey de la “chue­ca, fa­ñé y des­can­ga­ya­da” de­mo­cra­cia par­ti­da­ria do­mi­ni­ca­na! “Que Dios le ins­pi­re o que Dios le am­pa­re”.

Wil­ton Gue­rre­ro

Juan Bosch

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.