“Hé­roes de tec­no­lo­gía”

Listin Diario - - EL DEPORTE - PU­BLI­CA LOS VIER­NES CA­RO­LI­NA CRUZ DE MAR­TÍ­NEZ Pa­ra co­mu­ni­car­se con la au­to­ra

CIBER-HÉ­ROES:

Mu­chos de nues­tros beis­bo­lis­tas se cons­ti­tu­yen en los hé­roes de su ge­ne­ra­ción por las ha­za­ñas y proezas que rea­li­zan den­tro del te­rreno. En la ac­tua­li­dad, ellos son los Su­per­man, Bat­man y Ro­bin de car­ne y hue­so, que es­tán ca­lan­do en el cons­cien­te e in­cons­cien­te de la ni­ñez y la ju­ven­tud. Es­tos sú­per hé­roes de car­ne, es­tán am­pa­ra­dos y apo­ya­dos por la cien­cia de la tec­no­lo­gía y los vi­deo­jue­gos, y es­to los ha­ce tor­nar­se aún más re­le­van­tes, pues son con­tex­tua­li­za­dos ci­ber­né­ti­ca­men­te en las men­tes de nues­tros pe­que­ños.

Los hé­roes de an­tes no con­ta­ron con la pla­ta­for­ma de un mun­do co­nec­ta­do por las re­des y la co­mu­ni­ca­ción. Gra­cias a los vi­deo­jue­gos, los ni­ños pue­den sen­tir que en cier­ta for­ma sus sú­per hé­roes ha­cen lo que ellos quie­ren, a tra­vés de la ma­ni­pu­la­ción de bo­to­nes en un con­trol. La ge­ne­ra­ción ac­tual cuen­ta con el po­der de ellos mis­mos de­ci­dir có­mo quie­ren ver a sus hé­roes des­de la co­mo­di­dad de una ca­ma o un so­fá. Ellos de­ci­den co­mo po­ner­los a co­rrer, de que equi­pos de­ben ser, cuan­tas en­tra­das van a lan­zar, y cuan­do lo en­via­rán a las du­chas. Es al­go que qui­zás se ve di­ver­ti­do y tri­vial, pe­ro en la men­te de un ni­ño su hé­roe se cons­ti­tu­ye en su­yo, de su pro­pie­dad.

Lo desafian­te de es­te fe­nó­meno es que mu­chos de nues­tros beis­bo­lis­tas qui­zás no han com­pren­di­do lo de­li­ca­do de ser el pro­ta­go­nis­ta de la his­to­ria de una vi­da. El com­pro­mi­so y la res­pon­sa­bi­li­dad que ame­ri­ta ser el pun­to de re­fe­ren­cia de al­guien que quie­re imi­tar­me, va más allá de vi­vir se­gún pre­fe­ren­cias per­so­na­les. Ser hé­roe ci­ber­né­ti­co no es lo mis­mo que ser hé­roe de car­ne y hue­so, aun­que el emi­sor y el re­cep­tor nun­ca se en­cuen­tren di­rec­ta­men­te.

COM­PRO­MI­SO:

La reali­dad en la men­te de un beis­bo­lis­ta es qui­zás muy dis­tin­ta a co­mo el mun­do ciber los pin­ta fren­te a una ge­ne­ra­ción que los ido­la­tra y ad­mi­ra. Hoy día la so­cie­dad ado­le­ce tan­to de mo­de­los po­si­ti­vos a se­guir, que los co­ra­zo­nes es­tán ávi­dos de te­ner una fi­gu­ra a emu­lar. Los atle­tas son vis­tos co­mo esos re­fe­ren­tes po­si­ti­vos que han po­di­do su­pe­rar­se y co­lo­car­se den­tro de una in­dus­tria di­fí­cil de es­ca­lar. Ellos son con­si­de­ra­dos ca­sos de éxi­to por el desa­rro­llo de un ta­len­to que con­lle­va de­ter­mi­na­ción, dis­ci­pli­na, cons­tan­cia y bue­na ca­be­za, y pa­ra po­der trans­cen­der ne­ce­si­ta­rán en­ten­der el com­pro­mi­so que sin pla­ni­fi­car o que­rer han ad­qui­ri­do. La ma­yo­ría de nues­tros de­por­tis­tas, em­pe­zan­do por los beis­bo­lis­tas, ne­ce­si­tan apren­der a ex­tra­po­lar ha­cia su vi­da per­so­nal las cua­li­da­des que lo ha­cen ad­mi­ra­bles co­mo hé­roes de la pan­ta­lla o de la tec­no­lo­gía. No hay du­da de que la his­to­ria de có­mo se ha­ce un pe­lo­te­ro es in­tri­gan­te y fas­ci­nan­te; lo preo­cu­pan­te es que mu­chas ve­ces el pe­lo­te­ro mis­mo no ha com­pren­di­do que el re­pre­sen­ta un he­roís­mo que no se li­mi­ta so­lo a ju­gar du­ro. La tec­no­lo­gía ha he­cho que los fa­ná­ti­cos se sien­tan par­te due­ño de esa vi­da que ellos ob­ser­van e imi­tan, y con la cual qui­sie­ran ha­blar, co­no­cer, reír y has­ta to­car.

HÉ­ROE EN CA­SA:

No es sen­ci­llo el desafío de ser con­si­de­ra­do hé­roe en una era ci­ber­né­ti­ca. Hay to­do un mun­do sien­do es­pec­ta­dor de una vi­da que lo que ha­ce es des­ta­car­se al ma­ne­jar bien un ba­lón, una pe­lo­ta o un guan­te. Sin em­bar­go, de­bi­do a esas fi­nas cua­li­da­des han pa­sa­do a ser hé­roes de una ge­ne­ra­ción que cre­ce y los es­tá vien­do cre­cer. Más que de­ber­se a sí mis­mos, es­tos hé­roes se de­ben a unos pe­que­ñi­tos que es­tán cons­tan­te­men­te mo­ni­to­rean­do co­mo su hé­roe an­da ac­cio­nan­do. Es un be­llo desafío, pe­ro no es fá­cil su­pe­rar­lo, so­bre to­do cuan­do los pri­me­ros pe­que­ñi­tos vi­ven con el hé­roe, lle­van su ape­lli­do y le lla­man ‘pa­pa.’

Has­ta la pró­xi­ma….

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.