Víc­tor Cruz el siem­pre re­cor­da­do

Listin Diario - - EL DEPORTE - CUQUI CÓR­DO­VA

Es­ta es nues­tra úl­ti­ma crónica con res­pec­to a la vi­da de­por­ti­va de Víc­tor Cruz, a quien en su tiem­po se le lla­mó el “me­jor re­le­vis­ta do­mi­ni­cano”. Los gran­des des­cu­bri­do­res de es­te apa­ga fue­gos fue­ron, Ro­ber­ti­co Díaz y Ra­fael Luis López, los cua­les vi­si­ta­ban la re­gión de La Ve­ga y sus con­tor­nos, a los fi­nes de che­quear y fir­mar pe­lo­te­ros que se dis­tin­guían en los tor­neos de béis­bol ama­teur que se efec­tua­ban en el Ci­bao pe­rió­di­ca­men­te. Cuan­do Víc­tor fue des­cu­bier­to, se de­di­ca­ba a tra­ba­jar en las fin­cas que el pa­pá te­nía en La Ve­ga y has­ta allí lo vi­si­ta­ron los de­por­tis­tas ya men­cio­na­dos. Víc­tor se de­di­ca­ba a la ta­rea de tra­ba­jar en agri­cul­tu­ra, ma­ne­jan­do un trac­tor en el cul­ti­vo de arroz, ta­ba­co, plá­tano y otras co­sas más. Pe­ro, el béis­bol, que era su lin­da bo­ni­ta, hi­zo que se ol­vi­da­ra de fin­cas, agri­cul­tu­ra y de­más ac­ti­vi­da­des, pa­ra en­trar­le de lleno a la pe­lo­ta ren­ta­da, des­pués de ha­ber ju­ga­do un buen béis­bol de afi­cio­na­dos. Víc­tor de­jó de ser el me­jor pit­cher de la Po­li­cía, des­po­ján­do­se de to­dos los atuen­dos de ha­ber si­do un ju­ga­dor ama­teur, y le en­tró con fu­ria al pro­fe­sio­na­lis­mo, con­vir­tién­do­se en un li­ceís­ta con fu­ria.

Víc­tor ca­só con Ma­ría Eu­fe­mia Ve­loz y pro­crea­ron cin­co hi­jos: Víc­tor Jo­sé, Ale­xan­der, Ma­nuel, Li­lia­na y Ro­sau­ra.

A los 47 años de edad, mu­rió de pro­ble­mas he­pá­ti­cos, el siem­pre re­cor­da­do Víc­tor Cruz, de­jan­do una es­te­la de bue­nas ac­tua­cio­nes. Su vi­da fue un po­co ator­men­ta­da, mue­re jo­ven, se di­ce, tu­vo un al­ter­ca­do con un agri­cul­tor, a quien ma­tó en la ma­dru­ga­da del 8 de oc­tu­bre de 1983, en un in­ci­den­te cu­yas cir­cuns­tan­cias no que­da­ron bien acla­ra­das. Se­gún la ver­sión ofi­cial, el dis­pa­ro que pro­vo­có la muer­te de Fran­cis­co Darío Gil, de 45 años, fue ac­ci­den­tal. La­men­ta­ble­men­te, Víc­tor era asi­duo a los tra­gos.

A Víc­tor Cruz se le re­cuer­da co­mo un fa­ja­dor mon­ti­cu­lar que vi­vió po­co, su áni­mo ha­cia la pa­rran­da pro­vo­có fa­lle­cie­ra a cor­ta edad. La­men­ta­mos su tris­te fi­nal, te­nía mu­chos re­cur­sos, pe­ro no su­po ma­ne­jar­los.

Víc­tor tie­ne el mé­ri­to de ha­ber si­do uno de los re­le­vis­tas de ma­yor do­mi­nio en la Li­ga Do­mi­ni­ca­na.

Los hé­roes de un par­ti­do de Ti­gres y Leo­nes. Des­de la iz­quier­da: Ju­lio Val­dez y Víc­tor Cruz (1982).

Sus en­víos eran pu­ra can­de­la, pe­que­ño de ta­ma­ño, pe­ro con un bra­zo de ca­ñón.

Su pa­dre, ma­dre y to­da su fa­mi­lia eran li­ceís­tas. El azul do­mi­na­ba por do­quier y con los Ti­gres fue que más ju­gó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.