¿Des­per­di­cia su ta­len­to?

Listin Diario - - LA VIDA - Pa­ra co­mu­ni­car­se con la au­to­ra ali­cia.es­te­vez@lis­tin­dia­rio.com

Si Dios le hu­bie­se re­ga­la­do a us­ted el ta­len­to crea­dor de Leo­nar­do Da Vin­ci o de Miguel Án­gel, ¿exis­ti­rían la Gio­con­da y la Ca­pi­lla Six­ti­na? Si tu­vie­ra las do­tes pa­ra la com­po­si­ción y la mú­si­ca, que tie­ne Juan Luis Gue­rra, ¿ha­bría na­ci­do al­gu­na vez Ba­cha­ta Ro­sa? Si la ins­pi­ra­ción, pa­ra crear al­go ma­ra­vi­llo­so, le sor­pren­de en un mo­men­to en que es­tá muy ocu­pa­do o des­can­san­do, ¿obe­de­ce­ría ese im­pul­so crea­dor? ¿Por cuán­to tiem­po? ¿Qué tan exi­gen­te es con lo que ha­ce? ¿Cuán­to se de­be es­pe­rar de aque­llo que en­tre­gan en sus ma­nos? ¿Cuán­tas ve­ces es­tá dis­pues­to a re­pe­tir su tra­ba­jo has­ta que que­de bien? Ma­rio Var­gas Llo­sa cuen­ta en un ar­tícu­lo so­bre el es­cri­tor Er­nest He­ming­way, que es­te úl­ti­mo rehí­zo 17 ve­ces la en­tra­da de su no­ve­la “Fies­ta”, una de sus obras cum­bres. Die­ci­sie­te ve­ces. ¿A las cuan­tas se ha­bría ren­di­do us­ted o me ha­bría ren­di­do yo? Tal vez, nos ha­bría­mos con­for­ma­dos con la se­gun­da, la quin­ta o la dé­ci­ma vez y, al fi­nal, aque­lla obra no ha­bría po­di­do ser tan ma­ra­vi­llo­sa co­mo era su des­tino. Qui­zás por eso ni us­ted ni yo so­mos Da Vin­ci, Juan Luis, Var­gas Llo­sa o He­ming­way. El ta­len­to crea­ti­vo sin tra­ba­jo, es­fuer­zo, de­di­ca­ción y san­gre no cons­tru­ye nin­gu­na obra me­mo­ra­ble. Ima­gino cuán­tas his­to­rias por mi­tad per­ma­ne­cen en­ga­ve­ta­das. Cuan­tas obras me­dio­cres es­ta­ban ca­mino a ser li­bros ex­traor­di­na­rios. Cuan­tas pin­tu­ras ho­rri­bles te­nían el po­ten­cial pa­ra con­ver­tir­se en una obra maes­tra. Pe­ro fal­tó tra­ba­jo, dis­ci­pli­na, de­di­ca­ción y en­tre­ga. Nos que­da­mos en la ver­sión nú­me­ro dos de un pro­yec­to que, si nos atre­vía­mos a lle­var­lo a la ver­sión nú­me­ro diez, pu­do ser to­do lo que so­ña­mos con él o aún más.

La vi­da pa­sa tan rá­pi­do que ni nos en­te­ra­mos en qué mo­men­to en­ga­ve­ta­mos nues­tros sue­ños y em­pe­za­mos a tra­ba­jar sin ex­pec­ta­ti­vas, sin am­bi­ción. No es­pe­ra­mos lo­grar gran co­sa de lo que ha­ce­mos ca­da día y, por eso, cuan­do lo ter­mi­na­mos, no es gran co­sa.

No to­dos es­ta­mos des­ti­na­dos a tras­cen­der, ¿pe­ro có­mo sa­ber si nos in­clu­ye­ron en esa lis­ta pri­vi­le­gia­da si no ha­ce­mos el es­fuer­zo ne­ce­sa­rio pa­ra ave­ri­guar­lo? Pen­sa­ba en lo que cues­ta cons­truir al­go ex­cep­cio­nal y en­ten­dí por qué la ma­yo­ría de las per­so­nas al­can­za­mos mu­cho me­nos de lo que es­ta­mos en con­di­cio­nes de lo­grar. Ima­gi­ne si las ta­reas que nos fue­ron asig­na­das es­tán ano­ta­das en una lis­ta, en al­gún lu­gar. Si, cuan­do nos mar­cha­mos de es­te mun­do, Dios sa­ca la cuen­ta pa­ra ver qué hi­ci­mos, ¿có­mo an­da­rá su lis­ta de pen­dien­tes? ¿Có­mo es­ta­rá la mía? ¿Qué pen­sa­rá el Crea­dor del ta­len­to que nos re­ga­ló y lo que hi­ci­mos con él? ¿Buen tra­ba­jo o qué des­per­di­cio de vi­da?

ALI­CIA ES­TÉ­VEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.