¿Pa­ra quién ata­ja?

Listin Diario - - LA REPÚBLICA - PU­BLI­CA DE LU­NES A SÁBADO Pa­ra co­mu­ni­car­se con el au­tor or­lan­do­gil@cla­ro.net.do Or­lan­do Gil

NO SA­BÍAN.-

Los ge­nios políticos que en Uru­guay y Ar­gen­ti­na de­ci­die­ron el mé­to­do de con­sul­tas abier­tas no adi­vi­na­ron que Da­ni­lo Me­di­na que­rría ce­rrar­le el pa­so a Leo­nel Fer­nán­dez en las elec­cio­nes del 2020. Sin em­bar­go, eso es lo que se di­ce en­tre co­mi­llas y man­tie­ne sin des­tino la Ley de Par­ti­dos. Lo otro que se reite­ra es la per­ver­si­dad de que los miem­bros de un par­ti­do se­lec­cio­nen el peor can­di­da­to del prin­ci­pal opo­nen­te. La si­tua­ción es in­tere­san­te, aun­que sea li­ge­ra de for­ma y de fon­do. Si Da­ni­lo Me­di­na no quie­re a Leo­nel Fer­nán­dez co­mo ca­be­za de bo­le­ta del PLD en los pró­xi­mos co­mi­cios ¿pa­ra quién ata­ja? Man­dó a de­cir una vez, y pa­re­ce que na­die le cre­yó, que no as­pi­ra­ba un nue­vo man­da­to. Que el 16 de agos­to del 2020 re­gre­sa­rá al seno de su ho­gar, con su es­po­sa y las hi­jas que que­den sol­te­ras. El asun­to es que una co­sa de­bía ir con otra. Si no as­pi­ra, co­mo afir­mó por bo­ca de se­gun­do, se im­po­ne que se­ña­le a cuál de sus co­la­bo­ra­do­res o com­pa­ñe­ros de par­ti­do con­ce­de la opor­tu­ni­dad. La ex­cep­ción con­fir­ma la re­gla, pe­ro en es­te ca­so Da­ni­lo Me­di­na no se­ría la ex­cep­ción, sino la re­gla. El dul­ce ho­gar po­dría es­pe­rar y ten­dría que ren­dir­se a su con­di­ción: po­lí­ti­co de pie a ca­be­za…

EL SUS­TI­TU­TO.-

Si la úni­ca for­ma de Da­ni­lo Me­di­na ce­rrar el pa­so de Leo­nel Fer­nán­dez en el 2020 es ce­le­bran­do el PLD pri­ma­rias abier­tas ¿por qué sec­to­res aje­nos al par­ti­do ofi­cial se afa­nan en que sean ce­rra­das, si es­tas fa­vo­re­cen a Fer­nán­dez? Se en­tien­de lo de la no re­elec­ción, pe­ro no que se creen con­di­cio­nes que be­ne­fi­cien la cau­sa de Fer­nán­dez. Y eso es­tá su­ce­dien­do. Nú­cleos que has­ta ha­ce po­co eran ra­bio­sa­men­te con­tra­rios al ex man­da­ta­rio, aho­ra le tien­den al­fom­bra ro­ja, por no de­cir que se rin­den a sus pies. Fe­nó­meno na­da ex­tra­ño en un país con una his­to­ria tan ori­gi­nal. Fer­nan­do de Me­ri­ño ex­pli­có ese cam­bio de áni­mo, ese trán­si­to omi­no­so, en una fra­se que to­da­vía lo con­sa­gra. Di­jo que era “tan fá­cil pa­sar del des­tie­rro al so­lio, co­mo del so­lio a las ba­rras del Se­na­do”. Leo­nel Fer­nán­dez es­tá vi­vien­do una pri­ma­ve­ra po­lí­ti­ca cuan­do se le su­po­nía en el oto­ño de su li­de­raz­go. Con el can de las pri­ma­rias abier­tas o ce­rra­das ga­na un es­pa­cio y se cons­ti­tu­ye en la al­ter­na­ti­va na­tu­ral a Da­ni­lo Me­di­na. De­pen­de de cuál de las mo­da­li­da­des gane en el de­ba­te in­terno, pues si las ce­rra­das adentro van en ca­rre­ti­lla, afue­ra las pa­sea­rán en co­che…

EL OTRO PUN­TO.-

El pun­to de las influencias de­ci­si­vas des­de fue­ra, fue un pe­ca­do nue­vo en­ton­ces que se atri­bu­yó a Hi­pó­li­to Me­jía cuan­do le ga­nó las pri­ma­rias a Mi­guel Vargas. Se di­jo en­ton­ces, se re­pi­te aho­ra, pe­ro no se do­cu­men­ta el he­cho. Chis­me, per­ver­si­dad, una ma­ne­ra de dis­traer la aten­ción de lo prin­ci­pal. Me­jía no lo­gró la can­di­da­tu­ra pe­lean­do lim­pio, en bue­na lid, sino que fue au­xi­lia­do des­de fue­ra por el PLD, que lo que­ría en la bo­le­ta del PRD por ser más fá­cil de ven­cer que a Mi­guel Vargas. Vargas se cre­yó el cuen­to y lo con­tó a su ma­ne­ra, co­mo di­ría la Lu­pe. Sin em­bar­go, ese epi­so­dio, co­mo mu­chos otros, de­be con­si­de­rar­se en­tre los ca­pí­tu­los que se le ol­vi­da­ron a Cer­van­tes. Vargas an­da de la mano del PLD, y pu­die­ra ave­ri­guar qué de ver­dad hu­bo en el in­ven­to. Sin em­bar­go, a lo pa­sa­do, pa­sa­do, co­mo di­ce otra can­ción. Tam­po­co de­be sor­pren­der es­te tran­ce, pues la po­lí­ti­ca dominicana se ali­men­ta de fan­tas­mas, y co­mo na­da se acla­ra, na­die pue­de ver el ros­tro de la in­fa­mia en el agua sucia a que se aso­ma. Si las pri­ma­rias no se blin­da­ran, Luis Abi­na­der se­ría aho­ra la víc­ti­ma de la solidaridad pe­le­deís­ta con Hi­pó­li­to Me­jía. De ahí que sea par­ti­da­rio de las pri­ma­rias abier­tas, pues a na­die le dan pan que no co­ma…

LA PO­PU­LA­RI­DAD.-

Aun cuan­do se di­ce que Hi­pó­li­to Me­jía fue ayu­da­do por los pe­le­deís­tas pa­ra ga­nar la con­ven­ción a Mi­guel Vargas, la ver­dad que su vo­ta­ción del 2012 no fue tan desas­tro­sa co­mo la del 2004. Y ya en las elec­cio­nes na­cio­na­les los pe­le­deís­tas no po­dían dar­le una mano. Sin em­bar­go, con esa se que­da Me­jía, y se que­da tan­to que se ha­ce sos­pe­cho­so de que al­go pa­re­ci­do vuel­va a ocu­rrir. Pe­ro igual afec­ta a Leo­nel Fer­nán­dez lo que se afir­ma res­pec­to a las pri­ma­rias abier­tas o ce­rra­das. Por ejem­plo, que las abier­tas fa­vo­re­cen a los aspirantes que ten­gan sim­pa­tías en la po­bla­ción en ge­ne­ral y no so­lo en su par­ti­do. Lo cual sig­ni­fi­ca que Fer­nán­dez lo que tie­ne, lo tie­ne adentro, y na­da afue­ra. ¿Apre­cia­ción, im­pre­sión, per­cep­ción? No creo que esa apre­cia­ción, im­pre­sión o per­cep­ción lo be­ne­fi­cie, pues de qué sir­ve que gane el mun­do adentro, si pier­de el al­ma afue­ra. Aun­que el PLD cre­ció en las úl­ti­mas elec­cio­nes, y es la or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca más gran­de, no cuen­ta con los vo­tos su­fi­cien­tes, co­mo par­ti­do, pa­ra ga­nar en una pri­me­ra vuel­ta. El can­di­da­to ha­ría la di­fe­ren­cia, y si el can­di­da­to no cuen­ta con la pre­fe­ren­cia del elec­to­ra­do, no con­se­gui­rá la mo­ña que ha­ce ele­gan­te el re­ga­lo. ¿Qué Leo­nel Fer­nán­dez no es po­pu­lar afue­ra? Oh, ¿y qué de los mi­llo­nes de fir­mas que re­co­gió y en­tre­gó en ca­jas en el 2012?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.