Pri­ma­rias abier­tas

Listin Diario - - OPINIÓN - CARLOS RU­BIO

Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca Dominicana:

Ar­tícu­lo 212.- Jun­ta Cen­tral Elec­to­ral. La Jun­ta Cen­tral Elec­to­ral es un ór­gano au­tó­no­mo con per­so­na­li­dad ju­rí­di­ca e in­de­pen­den­cia técnica, ad­mi­nis­tra­ti­va, pre­su­pues­ta­ria y fi­nan­cie­ra, cu­ya fi­na­li­dad prin­ci­pal se­rá or­ga­ni­zar y di­ri­gir las asam­bleas elec­to­ra­les pa­ra la ce­le­bra­ción de elec­cio­nes y de me­ca­nis­mos de par­ti­ci­pa­ción po­pu­lar es­ta­ble­ci­dos por la pre­sen­te Cons­ti­tu­ción y las le­yes. Tie­ne fa­cul­tad re­gla­men­ta­ria en los asun­tos de su com­pe­ten­cia.

Las pri­ma­rias abier­tas vio­la­rían el or­den cons­ti­tu­cio­nal de ma­ne­ra ate­rra­do­ra, ya que trans­for­ma­ría las fun­cio­nes de la Jun­ta Cen­tral Elec­to­ral, y es­ta se­ría en vez de un en­te re­gu­la­dor y con­cer­ta­dor de elec­cio­nes, la go­ber­nan­te de las or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas, vio­lan­do tam­bién la in­ti­mi­dad de las or­ga­ni­za­cio­nes pri­va­das que son los par­ti­dos.

Es in­con­ce­bi­ble que la de­mo­cra­cia sea en­tre­ga­da por­que el gru­po de po­der quie­re per­ma­ne­cer allí. En­tien­dan que el úni­co in­tere­sa­do en elec­cio­nes abier­tas es el go­bierno de turno, ya que ven­ce­ría el re­cha­zo que pue­da te­ner cual­quie­ra de los que el ani­llo pa­la­cie­go pro­pon­ga, y de­ci­di­ría tam­bién la con­fi­gu­ra­ción de la opo­si­ción, por­que con el po­der de mo­vi­li­za­ción del go­bierno, los re­cur­sos del Es­ta­do y las tar­je­tas de be­ne­fi­cios so­cia­les, na­die pue­de.

Con lo an­te­rior­men­te plan­tea­do no es­pe­ro que te in­dig­nes her­mano, quie­ro que de­ci­das ha­cer al­go, quie­ro que veas lo que es­tá pa­san­do con el país, y cual es la reali­dad de tu fu­tu­ro. Aho­ra mis­mo el en­deu­da­mien­to es­tá muy ele­va­do, y la re­dis­tri­bu­ción de ca­pi­ta­les, es menos que idó­nea, en mi opi­nión, y tra­tan­do de ser lo más su­til po­si­ble. Nos con­vie­ne por mu­cho man­te­ner las pri­ma­rias ce­rra­das, afi­liar­nos al par­ti­do que más nos lla­me la aten­ción y tra­tar de le­van­tar una voz con to­dos nues­tros ami­gos, ellos son nues­tro mer­ca­do na­tu­ral, y el ca­mino de dos ki­lo­me­tros em­pie­za con el pri­mer pa­so.

Te ex­hor­to a que en­tres a las redes, que te es­me­res por dar un ejem­plo, y tra­tes de ex­pre­sar tus ideas pa­ra me­jo­rar la si­tua­ción del país a to­dos tus se­res que­ri­dos, eso em­pe­za­rá el cam­bio. Te lo di­go tam­bién, por­que ne­ce­si­ta­mos lu­char contra las elec­cio­nes abier­tas, pe­ro tam­bién pa­ra una bue­na ley de par­ti­dos, pa­ra ver si al fin per­mi­ten que un gru­po o una per­so­na pue­dan ir so­los a las elec­cio­nes, así la de­mo­cra­cia es más di­rec­ta y ga­na el país y ga­na la pa­tria. No ol­vi­des her­mano es­ta pa­tria es tu­ya, no es de la co­rrup­ción ni de los hai­tia­nos, es so­lo tu­ya. Nin­guno ama a su pa­tria por­que es gran­de, sino por­que es su­ya. Sé­ne­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.