Abi­na­der atento a las pri­ma­rias

Listin Diario - - OPINIÓN - Al­fre­do Frei­tes PU­BLI­CA DE LU­NES A VIER­NES

Luis Abi­na­der no des­apro­ve­cha un cen­tro de ora­ción pa­ra lan­zar las su­yas. En ca­da al­tar pro­nun­cia su ser­món de ad­ver­ten­cia so­bre la Ley de Par­ti­dos. Sa­be que po­dría ser pa­ra él un do­gal y ad­vier­te no le­gis­lar pa­ra el pre­sen­te sino pa­ra la vi­da co­rrien­te. El pa­sa­do can­di­da­to pre­si­den­cial del PRM es con­tra­rio a las pri­ma­rias abier­tas por el ries­go exis­ten­te pa­ra los ad­ver­sos al go­bierno.

Es­ta Ley de Par­ti­dos ha si­do bo­la del jue­go po­lí­ti­co. Por su na­tu­ra­le­za se tor­na cam­bian­te y unas ve­ces es de ping pong o de golf. O de cual- quie­ra ac­ti­vi­dad de­por­ti­va, ya que igual can­tan un stri­ke o se va fue­ra de lí­mi­tes, se ha­ce un ca­nas­to de tres puntos o un ki­lling. Años van y vie­nen y el pro­yec­to so­bre los par­ti­dos si­gue em­pan­ta­na­do.

La mo­der­ni­dad es­tá cla­man­do por le­yes que re­gu­len la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca. Al­go que no es tan fá­cil de cua­dri­cu­lar. Los ope­ra­do­res de las vías del po­der tie­nen su pro­pia di­ná­mi­ca con re­glas mo­ra­les pro­pias y un len­gua­je en­vuel­to en pa­pel de re­ga­lo, que po­dría ser bo­ni­to y es­tar va­cío.

Los políticos no quie­ren ley. Es­to arre­ba­ta el pla­cer del ama­rre, la ne­go­cia­ción fue­ra de cá­ma­ras o la acro­ba­cia del sal­tim­ban­qui en pleno pe­río­do elec­to­ral. Siem­pre ha­brá fu­lle­rías, pe­ro sin re­glas de jue­go cla­ras se pue­de ope­rar en las ne­bu­lo­sas, so­bre to­do con ven­ta­ja pa­ra quien sea ge­ren­te don­de pa­ce la va­ca na­cio­nal.

Abi­na­der es un po­lí­ti­co que ha vi­vi­do des­de ni­ño en ese mun­do. Sa­be más de lo que apa­ren­ta y con sus ade­ma­nes sua­ves y sus co­rrec­tas ma­ne­ras pa­sa por más inocen­te que lo apren­di­do en la es­cue­la de ha­cer­se el muer­to. El di­ri­gen­te del PRM es­tá ad­ver­ti­do de que en su en­torno las pri­ma­rias abier­tas son co­mo dar­le una lla­ve maes­tra al la­drón.

Ade­más Abi­na­der tie­ne so­cios vio­lan­do el acuerdo de con­fi­den­cia­li­dad con ne­go­cios ocul­tos con la com­pe­ten­cia. En esen­cia en el PRM co­rre ba­jo cuerdas la mis­ma pug­na­ci­dad que en el PLD.

Las pri­ma­rias abier­tas de­bían ser ile­ga­les por­que ya hay ju­ris­pru­den­cia apro­ba­da en contra, pe­ro sal­ta a la vi­da co­mo Lá­za­ro por­que tie­ne quien la re­vi­va. Es­ta pro­pues­ta ley pa­ra los par­ti­dos de­bía ser un te­ma con­gre­sual pe­ro allí pa­re­ce que lle­va­rán el pan ama­sa­do y qui­zá pre hor­nea­do.

Sec­to­res po­de­ro­sos tie­nen su ha­ri­na y quie­ren po­ner sus pro­pios pa­na­de­ros pa­ra que ha­gan de la brilla un pan de agua gran­de y va­cío.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.