Pre­sen­cia dia­ria

Listin Diario - - OPINIÓN - Juan Fran­cis­co Pue­llo He­rre­ra PU­BLI­CA TO­DOS LOS VIER­NES

Es di­fí­cil cam­biar la vi­da es­pi­ri­tual que se lle­va, por otra que so­lo pro­du­ce de­ses­pe­ra­ción, an­gus­tia y muer­te.

Ya en ple­na ce­le­bra­ción de las bo­das de per­la con la Eucaristía, de ese en­cuen­tro con el Se­ñor Je­sús que trans­for­ma un co­ra­zón de pie­dra en uno de car­ne, pue­do ex­cla­mar que to­do es di­fe­ren­te, por­que na­da hay so­bre es­ta tie­rra que aten­te contra la paz que sien­to en mi in­te­rior.

El sal­mo 14 acom­pa­ña ca­da ins­tan­te que vi­vo por­que ten­go an­te mí la bondad del Se­ñor, que me es­cru­ta, son­dea mis en­tra­ñas y mi co­ra­zón. Por eso no hay ne­ce­si­dad de pro­bar­me por­que ca­mino en la in­te­gri­dad y no ha­go ca­so a los co­rrup­tos que en su iz­quier­da lle­van in­fa­mias y su de­re­cha es­tá lle­na de so­bor­nos.

Así me pa­re­ce bien por­que a fin de cuen­tas la Pa­la­bra de Dios cues­tio­na siem­pre a los jus­tos. Por es­to ¿quién pue­de hos­pe­dar­se en tu tien­da? So­lo el que pro­ce­de hon­ra­da­men­te y prac­ti­ca la jus­ti­cia, el que tie­ne in­ten­cio­nes lea­les y no ca­lum­nia con su len­gua, el que no ha­ce mal a su pró­ji­mo ni di­fa­ma al ve­cino, el que con­si­de­ra no digno al im­pío y hon­ra a los que te­men al Se­ñor, el que no pres­ta di­ne­ro a usu­ra ni acep­ta so­borno contra el inocen­te.

Que no ha­ya lu­gar a du­das el que obra así en su vi­da, nun­ca fa­lla­rá en al­can­zar el reino pro­me­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.