Mu­seo del ab­sur­do

Listin Diario - - LA REPÚBLICA - PU­BLI­CA MAR­TES Y VIER­NES Ab­sur­di­da­des. – Pa­blo McKin­ney

¿Qué nos fal­ta por pre­sen­ciar a los do­mi­ni­ca­nos en nues­tra fau­na po­lí­ti­co ins­ti­tu­cio­nal? Esa es la pre­gun­ta que va y vie­ne y no se de­tie­ne. Es­to de las “ab­sur­di­da­des”, (que es un neo con­cep­to ba­ni­le­jo más gra­ve que el ma­yor de los ab­sur­dos) va en au­men­to, y te­ne­mos ca­sos pa­ra to­dos los gus­tos y dis­gus­tos. Des­de una FED que se lan­za a las ca­lles por­que la Jus­ti­cia co­me­tió el “atrevimiento” de ac­tuar contra su se­cre­ta­rio ge­ne­ral de­ve­ni­do jun­to a otros com­pa­ñe­ri­tos en pre­sun­tos de­lin- cuen­tes con to­das las evi­den­cias en su contra, y eso in­clu­ye las in­ves­ti­ga­cio­nes de las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses que die­ron se­gui­mien­to al ca­so du­ran­te me­ses; has­ta una ADP que exi­ge al mi­nis­tro de Edu­ca­ción im­pu­ni­dad ab­so­lu­ta pa­ra al­go más de mil de sus com­pa­ñe­ros, a quie­nes, vía au­di­to­ría, se les de­mos­tró que co­bra­ban sin tra­ba­jar. En Can­ci­lle­ría se jus­ti­fi­ca que unos se­ño­res co­bren un ju­go­so sa­la­rio por “com­pen­sa­ción de can­di­da­tu­ra per­di­da”. En la Jus­ti­cia y el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co no pa­ran de can­tar a dúo: “No es­ta­ba muer­to, es­ta­ba de pa­rran­da”, mien­tras no sa­be na­die qué ha si­do de Qui­ri­ni­to, ni sa­be el Co­le­gio Mé­di­co có­mo se ac­ti­va su co­mi­té de éti­ca por lo nau­sea­bun­do que el ca­so im­pli­ca y apli­ca a más de uno de sus miem­bros.

Moradas be­lla­que­rías. -

Por te­ner, te­ne­mos ya un país en tal de­te­rio­ro éti­co y mo­ral, que el obrar­se en la me­mo­ria del fun­da­dor de la pa­tria y la na­cio­na­li­dad do­mi­ni­ca­nas au­men­ta el nú­me­ro de oyen­tes y por con­si­guien­te de anun­cian­tes. En­ton­ces, si es vá­li­do y per­mi­ti­do, y ade­más un éxi­to de ra­ting y co­lo­ca­ción pu­bli­ci­ta­ria, ofen­der has­ta la náu­sea al sím­bo­lo hu­mano de la na­cio­na­li­dad dominicana (o lo que de ella va que­dan­do), que c… nos fal­ta por ver. Si fal­ta­ba al­go más, la úni­ca co­sa que en la de­mo­cra­cia dominicana pa­re­cía un par­ti­do, el PLD, an­da en gue­rra fra­tri­ci­da, y lo peor, cual PRD años no­ven­ta, lle­ván­do­se de pa­so a la des­ven­ci­ja­da de­mo­cra­cia dominicana, que sin par­ti­dos no po­drá nun­ca lle­gar a ser una de­mo­cra­cia ver­da­de­ra. Los pe­le­deís­tas no se tie­nen con­fian­za, en­tre otras co­sas por­que se co­no­cen, y los dos gru­pos do­mi­nan­tes en­fren­ta­dos, se­gún le ha to­ca­do re­par­tir o no los so­bre­ci­tos, le ha he­cho al otro to­do ti­po de be­lla­que­rías.

Ona­nis­mo con­cep­tual. -

La par­ti­do­cra­cia rei­nan­te no quie­re que la re­gu­len y por eso ha­ce 20 años que an­da ha­cien­do chis­tes ma­los y prac­ti­can­do cier­to ona­nis­mo con­cep­tual, con tal de no apro­bar una Ley de Par­ti­dos. El te­ma aho­ra es si las pri­ma­rias de­ben ser abier­tas o ce­rra­das. Y la res­pues­ta sur­ge co­mo pre­gun­ta: ¿Me­re­ce el nom­bre de par­ti­do y de­be ser con­si­de­ra­do co­mo tal, un mo­lo­te de gen­te que se reúne a ga­nar elec­cio­nes y otros ver­sos, pe­ro que, co­mo ins­ti­tu­ción, -ni si­quie­ra por ha­ber dis­fru- ta­do las mie­les y be­sos del po­der por tan­to tiem­po-, es ca­paz de te­ner su pro­pio pa­drón y or­ga­ni­zar por sí mis­mo unas pri­ma­rias in­ter­nas? ¿Pa’ ón­de va el buey que no ara? Un gru­po con­tro­la la se­cre­ta­ría de or­ga­ni­za­ción y el otro el Pre­su­pues­to de la Na­ción, da­le que te pe­go, y en me­dio la de­mo­cra­cia dominicana en su nau­fra­gio.

“Y es­tán lle­gan­do los fríos”. –

Así an­da el país, en es­te vier­nes do­ce más uno. Só­lo la bue­na mar­cha de la eco­no­mía nos sal­va y am­pa­ra, Dios o Bu­da sa­brán has­ta cuán­do. Pues el día en que una cri­sis eco­nó­mi­ca afec­te la vi­da ma­te­rial de la gen­te, y nues­tra cre­cien­te, pu­jan­te y gas­ta­do­ra clase me­dia no pue­da lle­nar ya las ac­tua­cio­nes de la JLO y Jus­tin Bie­ber, ni cam­biar la jee­pe­ta al ter­cer año, ni com­prar el se­gun­do apar­ta­men­to de mar, en­ton­ces le do­le­rá có­mo aún no le due­le tan­ta impune co­rrup­ción, tan­ta arra­ba­li­za­ción ins­ti­tu­cio­nal, y tan­ta jo­di­da in­se­gu­ri­dad ciudadana. Tó­ca­la otra vez, An­dión, tó­ca­la otra vez: “¡Qué he­la­da que es­ta es­ta ca­sa, es­ta­rá cer­ca el río, o es que en­tra­mos en in­vierno y es­tán lle­gan­do, es­tán lle­gan­do los fríos!”

Yi­mi Za­pa­ta

Leo­nel Fer­nán­dez

Da­ni­lo Me­di­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.