“MAN­TE­NER LA CAL­MA”

Listin Diario - - EL DEPORTE - CA­RO­LI­NA CRUZ DE MAR­TÍ­NEZ Has­ta la pró­xi­ma Pa­ra co­mu­ni­car­se con el au­tor ca­ro­li­na­cruz­de­mar­ti­nez@yahoo.com

CAL­MA: Los mo­men­tos apre­mian­tes son por lo ge­ne­ral la ba­ti­do­ra que la vi­da uti­li­za pa­ra ex­pri­mir la esen­cia de lo que so­mos, pa­ra bien o pa­ra mal. Esos mo­men­tos de pre­sión, de li­mi­ta­ción, de es­pe­ra, de si­tua­cio­nes irre­me­dia­bles, de re­sul­ta­dos im­pre­de­ci­bles, esos son los mo­men­tos per­fec­tos pa­ra que se­pa­mos de qué es­ta­mos he­chos.

El ca­rác­ter nun­ca es desa­rro­lla­do ba­jo cir­cuns­tan­cias agra­da­bles, fá­ci­les ni de buen ma­ne­jo. El ca­rác­ter es desa­rro­lla­do ba­jo te­má­ti­co di­fí­cil de be­ber, in­có­mo­das de tra­gar y du­ras de so­por­tar. Es por eso que en el de­por­te co­mo en la vi­da, hay que apren­der a con­quis­tar la cal­ma por­que a na­die se le exo­ne­ra­rá los pro­ce­sos que a ca­da ser hu­mano le to­ca­rá atra­ve­sar. Man­te­ner la cal­ma es un ejer­ci­cio que re­quie­re una prác­ti­ca y un en­tre­na­mien­to tan in­ten­so co­mo en un jue­go. El po­der con­tro­lar y do­mi­nar las an­sie­da­des e ím­pe­tus in­ter­nos cues­ta más que le­van­tar cual­quier pe­so. Pa­ra los atle­tas es­to re­quie­re un desafío ex­tra pues la adre­na­li­na de la com­pe­ten­cia ha­ce más di­fí­cil que ha­ya una bue­na ge­ren­cia. Sin em­bar­go, con­quis­tar el do­mi­nio y con­trol no es al­go que pue­dan eva­dir o ex­cluir de la res­pon­sa­bi­li­dad que les to­ca vi­vir.

QUE BE­NE­FI­CIA: Pa­ra com­pe­tir hay que sa­ber­se ad­mi­nis­trar. El en­fren­tar desafíos ma­yo­res pue­de ge­ne­rar an­sie­da­des in­con­tro­la­bles que al fi­nal ter­mi­nan por trai­cio­nar el ren­di­mien­to fi­nal. El de­seo de eje­cu­tar, de no que­dar mal, de lle­var­se de pa­ro al ri­val, de en­gran­de­cer­se en mo­men­tos fuer­tes, de ser el hé­roe y de asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad pue­den ser an­ta­gó­ni­cos a man­te­ner una ecua­ni­mi­dad. La se­re­ni­dad en mo­men­tos de mu­cha pre­sión se con­vier­te en esa re­sis­ten­cia que de­tie­ne el bom­bar­deo de co­nec­tar a la his­te­ria del mo­men­to y po­der eje­cu­tar sin “apre­tar­se” ni va­ci­lar. La cal­ma trae en­fo­que y con­cen­tra­ción, en mo­men­tos de mu­cho bu­lli­cio y ten­sión. El atle­ta de­be apren­der a blo­quear el rui­do ex­terno y desa­rro­llar una al­ta ca­pa­ci­dad de con­fian­za y se­gu­ri­dad en lo que es ca­paz de lo­grar. Si el de­por­tis­ta no con­fía en su ca­pa­ci­dad de eje­cu­tar, se­rá víc­ti­ma de las vo­ces que en el ca­mino lo van a de­trac­tar. Man­te­ner la cal­ma en me­dio de la tem­pes­tad es de­mos­trar se­gu­ri­dad.

El atle­ta mu­chas ve­ces ten­drá que li­diar con si­tua­cio­nes don­de ellos no po­drán in­fluen­ciar el cur­so de las co­sas. De­ci­sio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas y or­ga­ni­za­cio­na­les, tiem­po de recuperación de una le­sión, con­di­cio­nes cli­má­ti­cas, cri­te­rio de un manager o en­tre­na­dor, lí­nea editorial de la pren­sa, en­tre otros fac­to­res que les afec­tan de ma­ne­ra di­rec­ta o in­di­rec­ta. El atle­ta ten­drá que apren­der a so­bre lle­var y ma­ne­jar, to­mar y de­jar, per­der pa­ra ga­nar, y ce­der pa­ra po­der avan­zar.

TIEM­POS CON­TRA­RIOS: La cal­ma es un atri­bu­to que no vie­ne por na­tu­ra­le­za a la gran ma­yo­ría, es­pe­cial­men­te en es­ta épo­ca de tec­no­lo­gía. Hoy se vi­ve en el tiem­po “ins­ta” don­de to­dos que­re­mos to­do con so­lo apre­tar un bo­tón o dar un click, pe­ro la vi­da real no se ma­ne­ja así. La cal­ma es una ri­que­za que vie­ne a con­tra­rres­tar la ve­lo­ci­dad ver­ti­gi­no­sa y des­truc­to­ra de una ge­ne­ra­ción que vi­ve en el ‘tiem­po real,’ pe­ro vio­len­ta los pro­to­co­los de lo que pre­ser­va to­do.

Los atle­tas tie­nen que man­te­ner la cal­ma y de­jar que ca­da pro­ce­so ago­te su tiem­po. Así co­mo una le­sión ne­ce­si­ta tiem­po pa­ra su de­bi­da recuperación, ca­da área de su vi­da re­que­ri­rá de un pro­to­co­lo si­mi­lar pa­ra no atro­fiar su desa­rro­llo nor­mal. Des­de co­no­cer y tra­tar a una fu­tu­ra es­po­sa o fu­tu­ro es­po­so, has­ta es­co­ger un agen­te, equi­po, con­ta­ble o le­gal en quien pue­dan con­fiar. A ca­da pro­ce­so hay que de­jar­lo ma­du­rar pa­ra no pe­car de apre­su­ra­dos y fra­ca­sar.

“Me­jor es ser pa­cien­te que po­de­ro­so; más va­le te­ner con­trol pro­pio que con­quis­tar una ciu­dad.” Pro­ver­bios 16:32

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.