EL AL­MA

Listin Diario - - OPINIÓN - JO­SE­FI­NA NA­VA­RRO PU­BLI­CA DE LU­NES A VIER­NES

CTIEMPO PA­RA “Pro­cla­ma mi al­ma la gran­de­za del Se­ñor, se ale­gra mi es­pí­ri­tu en Dios, mi sal­va­dor; por­que ha mi­ra­do la hu­mi­lla­ción de su es­cla­va”. Lc. 1: 46, 48. uan­do pen­sa­mos en la Vir­gen Ma­ría so­le­mos re­la­cio­nar­la con la pu­re­za, el amor ma­terno y el su ri­mien­to in­des­crip­ti­ble de la ex­pec­ta­ción an­te la cruz. Ma­ría es, sin em­bar­go, mu­cho más; un mu­cho más que nos sir­ve de mo­de­lo no so­lo a las mu­je­res, tam­bién a los hom­bres. Un mu­cho más que po­de­mos re­du­cir a es­tas pa­la­bras: va­len­tía, obe­dien­cia y ser­vi­cio: “He aquí la es­cla­va del Se­ñor; há­ga­se en mí se­gún tu pa­la­bra” (Lc. 1:38). Ima­gi­nen na­da más en su épo­ca te­ner la va­len­tía de es­ta acep­ta­ción so­bre­po­nién­do­la al mie­do an­te una so­cie­dad que no com­pren­de­ría su em­ba­ra­zo “por obra y gra­cia del Es­pí­ri­tu San­to”.

Pe­ro Ma­ría fue obe­dien­te; acep­tó y pro­cla­mó su ad­he­sión a la de­ci­sión de Dios so­bre su vi­da.

La di­men­sión del ser­vi­cio que­da ma­ni­fies­ta cuan­do, em­ba­ra­za­da, no se que­da cui­dan­do de sí mis­ma, sino que va a asis­tir a su pri­ma Isa­bel, tam­bién em­ba­ra­za­da.

Se va a ser­vir, y vi­vió sir­vien­do de apo­yo a su hi­jo Je­sús, en su mi­sión sal­ví­fi­ca. Va­len­tía, obe­dien­cia y ser­vi­cio, gran­des lec­cio­nes de Ma­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.