To­do buen ár­bol da bue­nos fru­tos

Listin Diario - - LA VIDA -

“El fru­to del Es­pí­ri­tu es amor, go­zo, paz, pa­cien­cia, be­nig­ni­dad, bon­dad, fe, man­se­dum­bre, tem­plan­za. Con­tra ta­les co­sas no hay ley”, Gá­la­tas 5:22-23. To­do el que siem­bra bus­ca la me­jor se­mi­lla pa­ra ob­te­ner los me­jo­res fru­tos. Na­die que se­pa que la se­mi­lla que es­co­gió no es bue­na la sem­bra­rá; por­que lo que es­pe­ra al fi­nal es lo me­jor, y no in­ver­ti­rá tiem­po, di­ne­ro y tra­ba­jo en al­go que no va a re­sul­tar be­ne­fi­cio­so. No­so­tros es­ta­mos lle­nos de se­mi­llas que no son bue­nas, las cua­les de­be­mos em­pe­zar a de­pu­rar y desechar pa­ra sa­car­las de nues­tras vi­das, por­que na­da bueno nos dan. Al con­tra­rio, traen pér­di­das en nues­tro desa­rro­llo es­pi­ri­tual y nos da­ñan la co­se­cha.

El Es­pí­ri­tu San­to pro­du­ce los me­jo­res fru­tos, los cua­les son tes­ti­mo­nio de la bue­na se­mi­lla que mo­ra en no­so­tros, la cual de­be cui­dar­se pa­ra que ca­da vez los fru­tos sean ma­yo­res. Así po­de­mos dar más amor, ale­gría; te­ner más paz; ser más ama­bles, bon­da­do­sos, fie­les, hu­mil­des y te­ner ma­yor do­mi­nio pro­pio. La in­ver­sión que ha­ga­mos es­tá res­pal­da­da por­que los be­ne­fi­cios de es­ta se­mi­lla ga­ran­ti­zan los fru­tos de nues­tros hi­jos, nie­tos, et­cé­te­ra, pues to­do buen ár­bol da bue­nos fru­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.