En el adiós a Ramón Cá­ce­res Tron­co­so

Listin Diario - - Opinión - -25*( +(9,$ 6,(55$

Ramón Cá­ce­res Tron­co­so ha si­do, sin du­da, un per­so­na­je ex­tra­or­di­na­rio que ha de­ja­do una hue­lla pro­fun­da en su país, en su fa­mi­lia y en sus nu­me­ro­sos ami­gos. Tu­ve el pri­vi­le­gio y la for­tu­na de tra­tar­le asi­dua­men­te du­ran­te mis años co­mo se­cre­ta­rio de la Em­ba­ja­da de Es­pa­ña en San­to Do­min­go, en­tre 1989 y 1992, años de pre­pa­ra­ción de la con­me­mo­ra­ción del Quin­to Cen­te­na­rio del En­cuen­tro de Dos Mun­dos, años en los que la po­lí­ti­ca do­mi­ni­ca­na, que tan­to a él le gus­ta­ba y so­bre la que tan a me­nu­do con­ver­sá­ba­mos, es­ta­ba do­mi­na­da por las fi­gu­ras de Joa­quín Ba­la­guer, Juan Bosch y Jo­sé Fran­cis­co Pe­ña Gó­mez.

Don Ramón era el pa­triar­ca de la fa­mi­lia Cá­ce­res Tron­co­so, de gran tra­di­ción en el país, una fa­mi­lia que nos aco­gió -a mí y a mi mu­jer, a la que co­no­cían des­de ha­cía años­con un afec­to sin­ce­ro y ca­lu­ro­so que nos per­mi­tió sen­tir­nos co­mo nue­vos miem­bros de ese nu­me­ro­so clan.

Son mu­chas las co­sas que me gus­ta­ría des­ta­car de Don Ramón, em­pe­zan­do por su amor a su país, al que sir­vió con pa­sión y leal­tad.

Miem­bro del Triun­vi­ra­to que go­ber­nó el país en­tre 1963 y 1965, Em­ba­ja­dor, Ca­te­drá­ti­co de De­re­cho In­ter­na­cio­nal y pres­ti­gio­so abo­ga­do, es­tu­vo siem­pre dis­pues­to a com­pro­me­ter­se con pro­yec­tos e ins­ti­tu­cio­nes que con­tri­bu­ye­ran al pro­gre­so y al bie­nes­tar de su que­ri­da Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. No só­lo en el ám­bi­to gu­ber­na­men­tal sino tam­bién -y so­bre to­do- en el de la so­cie­dad ci­vil.

Su amor por su fa­mi­lia. Co­mo tan­tos de su ge­ne­ra­ción -mis pa­dres en­tre ellos- Ramón sen­tía que no ha­bía me­jor cau­sa por la que lu­char y tra­ba­jar que la crea­ción y con­so­li­da­ción de la fa­mi­lia. Con su mu­jer Ma­ti cons­tru­yó la su­ya, mien­tras con sus her­ma­nos Me­mé, Pi­lo y An­to­nio, con­ser­vó y for­ta­le­ció la he­ren­cia que ha­bían re­ci­bi­do y que aho­ra han trans­mi­ti­do a sus des­cen­dien­tes. Va­ya des­de aquí mi re­cuer­do emo­cio­na­do a to­dos ellos.

Don Ramón era tam­bién un hom­bre con un ex­cep­cio­nal sen­ti­do del hu­mor, ca­rac­te­rís­ti­ca esen­cial del pue­blo do­mi­ni­cano. No exis­te un país en el mun­do con un sen­ti­do del hu­mor tan ori­gi­nal, acu­sa­do e in­ten­so. Lo cu­rio­so es que al­ter­na­ba ese ras­go con una sin­gu­lar sa­bi­du­ría y ma­du­rez.

Hom­bre sa­bio y pru­den­te, con ca­pa­ci­dad pa­ra ana­li­zar con so­sie­go las si­tua­cio­nes y pa­ra en­con­trar la me­jor ma­ne­ra de afron­tar di­fi­cul­ta­des y com­pli­ca­cio­nes. Esa mez­cla de iro­nía y sa­bi­du­ría, esa fa­ci­li­dad pa­ra pa­sar en un ins­tan­te de la ri­sa y la bro­ma a la fra­se sa­bia y jus­ta era una ca­rac­te­rís­ti­ca par­ti­cu­lar su­ya.

Ramón que­ría tam­bién pro­fun­da­men­te a Es­pa­ña. Co­mo tan­tos dominicano­s era cons­cien­te de que el es­pí­ri­tu na­cio­nal de su país se fun­da en la reivin­di­ca­ción de las co­mu­nes raí­ces his­pá­ni­cas, en con­tra­po­si­ción al ori­gen di­fe­ren­cia­do de su ve­cino Hai­tí. Vi­si­tó Es­pa­ña en nu­me­ro­sas oca­sio­nes y tan­to él co­mo su fa­mi­lia, man­tu­vie­ron en to­do mo­men­to una es­tre­cha re­la­ción con la mía, que es­ta­mos se­gu­ros con­ti­nua­rá en el fu­tu­ro.

Ha fa­lle­ci­do mi pa­dre do­mi­ni­cano. El do­lor por su pér­di­da se mi­ti­ga al com­pro­bar que su vi­da ha si­do in­ten­sa, ri­ca y fe­cun­da. Una exis­ten­cia col­ma­da de ben­di­cio­nes y de co­sas bue­nas. Tam­bién me con­sue­la sa­ber que mi fa­mi­lia do­mi­ni­ca­na, Dª Ma­ti, los her­ma­nos, hi­jos (Món, Ana y Clau­dia) y so­bri­nos de D. Ramón, si­guen en San­to Do­min­go, man­te­nien­do vi­va la lla­ma de esa in­sig­ne e ilus­tre fa­mi­lia, lla­ma­da a con­ti­nuar dan­do mu­chos fru­tos en el pre­sen­te y en el fu­tu­ro de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na.

Madrid, 6 ju­nio 2020

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.