EE.UU, gue­rra de do­mi­nio te­rri­to­rial y ra­cial

Listin Diario - - Las Mundiales - RA­FAEL NÚ­ÑEZ Es­pe­cial pa­ra LD

Echar un vis­ta­zo re­tros­pec­ti­vo a la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos des­de sus orí­ge­nes an­tes de ser es­ta­do-na­ción nos obli­ga a abre­var en las cau­da­lo­sas aguas del río Mi­si­si­pi, eje lon­gi­tu­di­nal de 3 mil 770 ki­ló­me­tros, que sur­ca por el cen­tro en di­rec­ción sur im­pac­tan­do diez es­ta­dos, 70 mi­llo­nes de per­so­nas de ma­ne­ra di­rec­ta, y que jun­to al Mi­su­ri for­man uno de los más ex­ten­sos sis­te­mas flu­via­les del mun­do con más de 6 mil 275 ki­ló­me­tros.

El his­tó­ri­co río Mi­si­si­pi na­ce en el la­go Is­ta­ca en Mi­ne­so­ta, es­ta­do del que sur­gie­ron ha­ce unas se­ma­nas los con­flic­tos so­cia­les que ma­yor re­per­cu­sión ca­lle­je­ra han desata­do en las úl­ti­mas dé­ca­das tras el ase­si­na­to del afro­ame­ri­cano Geor­ge Floyd en Mi­neá­po­lis, y don­de se pre­su­me una at­mós­fe­ra de car­ga ra­cial, qui­zá por el pre­do­mi­nio de la población blan­ca (64 %) en con­tras­te con el res­to de las ra­zas que ha­bi­tan ese te­rri­to­rio.

Co­mo fac­tor esen­cial que es la geo­gra­fía, que in­flu­ye en los su­ce­sos his­tó­ri­cos de los pue­blos, el Mi­si­si­pi y sus afluen­tes jun­to al Mi­su­ri y los océa­nos Atlán­ti­co y Pa­cí­fi­co cons­ti­tu­yen los pun­ta­les del desa­rro­llo que ha ex­pe­ri­men­ta­do Es­ta­dos Uni­dos des­de su na­ci­mien­to has­ta la fe­cha.

Jus­ti­fi­ca­do ta­xa­ti­va­men­te lue­go en la De­cla­ra­ción de In­de­pen­den­cia de 1776, un gru­po de in­tré­pi­dos tu­vo la vi­sión de que el te­rri­to­rio que con­for­ma­ba la in­ci­pien­te na­ción, re­sul­ta­ba in­su­fi­cien­te si no con­ta­ba con sa­li­da al Pa­cí­fi­co, de ma­ne­ra que se pro­pu­so atra­ve­sar los mon­tes Apa­la­ches has­ta lle­gar al río Mi­si­si­pi y de ahí tra­zar los pla­nes pa­ra con­quis­tar las re­gio­nes cos­te­ras del Pa­cí­fi­co, en po­der de la co­ro­na es­pa­ño­la.

Aun­que la flo­re­cien­te na­ción con­ta­ba con te­rri­to­rios que pro­por­cio­na­ban ex­ce­len­tes fuen­tes acuí­fe­ras co­mo los río Mi­si­si­pi, Mi­su­ri Ohio y un pu­ña­do de ríos cor­tos, así co­mo con una gran lla­nu­ra que desem­bo­ca en los mon­tes Apa­la­ches, no con­ta­ba, sin em­bar­go, con el do­mi­nio de los te­rri­to­rios al sur don­de pre­ci­sa­men­te desem­bo­ca el Mi­si­si­pi, es­to es en la cos­ta del Gol­fo de Mé­xi­co, New Or­leans, en po­se­sión en­ton­ces de los fran­ce­ses.

An­tes de que se avan­za­ra con el do­mi­nio de la cos­ta pa­cí­fi­ca, el pro­pio Tho­mas Jef­fer­son se ha­bía ex­pre­sa­do amar­ga­men­te por no te­ner el con­trol de los te­rri­to­rios que dan ac­ce­so al Gol­fo de Mé­xi­co.

Jef­fer­son, de los pa­dres fun­da­do­res y ter­cer pre­sien­te de Es­ta­dos Uni­dos, di­jo que “exis­te un úni­co lu­gar en el glo­bo cu­yo due­ño es nues­tro enemi­go na­tu­ral y re­cu­rren­te. Es New Or­leans”. Vein­ti­sie­te años des­pués, en 1803, Nor­tea­mé­ri­ca com­pró a Fran­cia por 15 mi­llo­nes de dó­la­res to­dos esos te­rri­to­rios, des­de el gol­fo su­bien­do en di­rec­ción no­roes­te , su­ma­do el na­ci­mien­to de los afluen­tes del Mi­si­si­pi has­ta las mon­ta­ñas Ro­co­sas.

“Era un área equi­va­len­te a la su­ma de lo que hoy re­pre­sen­ta­ría Es­pa­ña, Ita­lia, Reino Uni­do y Ale­ma­nia. In­cluía la cuen­ca del Mi­si­si­pi, pun­to de ori­gen de la ru­ta de Es­ta­dos Uni­dos a la gran­de­za”.

De esa ma­ne­ra lo des­cri­be Tim Mars­hall, un pe­rio­dis­ta bri­tá­ni­co es­pe­cia­lis­ta en po­lí­ti­ca ex­te­rior, en su li­bro “Pri­sio­ne­ros de la geo­gra­fía”.

Con la com­pra a los fran­ce­ses, los nor­te­ame­ri­ca­nos no so­lo do­bla­ban el te­rri­to­rio que te­nían, sino que se apro­pia­ron del con­trol de la ma­yor ru­ta de trans­por­te ma­rí­ti­mo in­terno has­ta en­ton­ces.

En ca­mino a con­ver­tir­se en el país que es hoy, Es­ta­dos Uni­dos con­si­guió, a san­gre y fuego, que los in­gle­ses aban­do­na­ran las co­lo­nias, lo que hi­cie­ron en 1814, com­pra­ron a los fran­ce­ses los te­rri­to­rios ubi­ca­dos en el su­r­oes­te y so­lo que­dó en la mi­ra la de­no­mi­na­da Nue­va Es­pa­ña,

que con­tro­la­ba las re­gio­nes del Pa­cí­fi­co.

Con la fir­ma del Tra­ta­do Trans­con­ti­nen­tal en 1819 con Es­pa­ña, Es­ta­dos Uni­dos lo­gró en­trar en po­se­sión de zo­nas a las que nun­ca ima­gi­nó te­ner, ubi­ca­das en la fron­te­ra de lo que hoy es Ore­gón con Ca­li­for­nia, mien­tras Es­pa­ña re­te­nía lo que que­da­ba por de­ba­jo del pa­ra­le­lo 42 al oes­te del te­rri­to­rio nor­te­ame­ri­cano. En lo ade­lan­te, la gran po­ten­cia que se eri­gía en el con­ti­nen­te ame­ri­cano ten­dría na­da más una pie­dra en el za­pa­to: los te­rri­to­rios me­xi­ca­nos.

La po­ten­cia na­cien­te lo re­sol­vió arran­can­do po­se­sio­nes a los me­xi­ca­nos y em­pu­jan­do con la re­po­bla­ción de es­ta­dou­ni­den­ses en to­da esa par­te has­ta el nor­te de Ca­li­for­nia y al sur de lo que es hoy Te­xas (1835-1836, gue­rra de in­de­pen­den­cia), que ha­cía fron­te­ra con Lui­sia­na.

La com­pra de Alas­ka con un ade­lan­to de 7,2 mi­llo­nes de dó­la­res a los ru­sos en 1867, se­lló los lí­mi­tes de lo que geo­grá­fi­ca­men­te com­pren­de el ma­pa de Es­ta­dos Uni­dos. Aun­que se pen­só que lo de Alas­ka fue una com­pra sin sen­ti­do, se de­mos­tró que no por­que lue­go se des­cu­brie­ron las gran­des re­ser­vas pe­tro­le­ras en esa zo­na. To­do es­te mo­vi­mien­to geo­po­lí­ti­co dio una repu­tación den­tro y fue­ra que per­mi­tió al país ir for­ta­le­cien­do su po­lí­ti­ca ex­te­rior de ex­pan­sión.

Co­mo ha­cía fal­ta mano de obra, des­de el año 1525 has­ta po­co más de la mi­tad del si­glo XlX fue­ron lle­va­dos a Es­ta­dos Uni­dos 450 mil es­cla­vos afri­ca­nos. El in­cre­men­to de la es­cla­vi­tud en los te­rri­to­rios arran­ca­dos a In­gla­te­rra, Fran­cia y Es­pa­ña creó la ne­ce­si­dad de le­gis­lar pa­ra evi­tar el mes­ti­za­je, se prohi­bió el ma­tri­mo­nio in­ter­ra­cial y se lle­va­ron a ca­bo cas­tra­cio­nes y lin­cha­mien­tos pa­ra evi­tar el con­tac­to se­xual en­tre ne­gros y blan­cos.

Aun­que tam­bién se da­ba con los ame­rin­dios, la dis­cri­mi­na­ción ra­cial con los ne­gros ex­por­ta­dos de Afri­ca fue pro­ver­bial. El po­ten­cial eco­nó­mi­co al­can­za­do por Es­ta­dos Uni­dos no so­lo se de­bió a la ri­que­za de sus te­rri­to­rios (car­bón, hierro, oro, pe­tró­leo, ma­de­ra y pro­duc­tos agrí­co­las), sino a su ex­plo­ta­ción y la de los es­cla­vos ne­gros.

La ex­pan­sión del te­rri­to­rio ha­cia el su­r­oes­te, el no­res­te y el nor­te pro­vo­có gran­des olea­das mi­gra­to­rias, so­bre to­do de Eu­ro­pa, atraí­das por el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co inusi­ta­do de­bi­do a las opor­tu­ni­da­des de tie­rra y mano de obra. Los bar­cos a va­por y pos­te­rior­men­te el fe­rro­ca­rril en 1815, die­ron un ma­yor di­na­mis­mo al co­mer­cio y la in­dus­tria.

Ese desa­rro­llo eco­nó­mi­co, tu­rís­ti­co y de to­do ti­po ex­pe­ri­men­ta­do a par­tir del bas­to do­mi­nio te­rri­to­rial, obli­gó a la crea­ción de un sis­te­ma de na­ve­ga­ción del río Mi­si­si­pi que ha me­jo­ra­do con el cur­so de los años, cu­ya ope­ra­ti­vi­dad es­tá ba­jo res­pon­sa­bi­li­dad del cuer­po de in­ge­nie­ros de la Ar­ma­da de Es­ta­dos Uni­dos, quie­nes dan man­te­ni­mien­to a las es­clu­sas, dra­gan los ca­na­les y ope­ran bo­tes re­mol­ca­do­res pa­ra fa­ci­li­tar la na­ve­ga­ción de los bar­cos, que a prin­ci­pios del si­glo XVlll fun­cio­na­ban a va­por.

Cuan­do en 1861 Es­ta­dos Uni­dos en­tró en plei­to por los te­rri­to­rios del le­jano oes­te con­tra tri­bus lo­ca­les, ya el pre­si­den­te Abraham Lin­coln de­cla­ra­ba la gue­rra a la Con­fe­de­ra­ción de los es­ta­dos del sur. Con más de un mi­llón de víc­ti­mas, el nor­te se im­pu­so al sur con lo que triun­fó tam­bién el ca­pi­ta­lis­mo in­dus­trial ba­sa­do en la li­bre com­pe­ten­cia y se abo­lió la es­cla­vi­tud.

Aun­que con el triun­fo de los es­ta­dos de la Unión se abo­lió la es­cla­vi­tud, la so­cie­dad nor­te­ame­ri­ca­na no ha po­di­do bo­rrar los ves­ti­gios de la dis­cri­mi­na­ción y la se­gre­ga­ción, que se ma­ni­fies­tan abier­ta o so­la­pa­da­men­te con­tra los afro­ame­ri­ca­nos, pe­ro tam­bién con­tra la­ti­nos y de otras ra­zas, a pe­sar de que la Cons­ti­tu­ción lo per­si­gue y cas­ti­ga.

El di­ne­ro, las ar­mas y la vi­sión de los pa­dres fun­da­do­res hi­cie­ron po­si­ble la po­ten­cia que es hoy Es­ta­dos Uni­dos de Nor­tea­mé­ri­ca, con gran­des vir­tu­des en el or­den ins­ti­tu­cio­nal, pe­ro con fa­len­cias que se an­clan en su pa­sa­do ra­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.