A LA MAES­TRA CON CA­RI­ÑO

Listin Diario - - Portada - DALTON HERRERA

In­grid Ure­ña ha sem­bra­do pa­cien­cia y amor ha­cia los es­tu­dian­tes du­ran­te sus 22 años co­mo edu­ca­do­ra. La co­se­cha de es­tas vir­tu­des hu­ma­nas las re­ve­lan el ges­to de ca­ri­ño y gra­ti­tud que le ma­ni­fies­tan sus alum­nos de cua­tro y cin­co años de la Es­cue­la Pri­ma­ria Pro­fe­so­ra Fe­lí­ci­ta Eu­leute­rio, ubi­ca­da en La Vic­to­ria.

Glo­bos y re­ga­los, son­ri­sas de gra­ti­tud y amor. Es la idí­li­ca es­ce­na que ma­ni­fies­tan los es­tu­dian­tes de edu­ca­ción ini­cial ha­cia su maes­tra In­grid Ure­ña, de la Es­cue­la Pri­ma­ria Pro­fe­so­ra Fe­lí­ci­ta Eu­leute­rio, ubi­ca­da en La Vic­to­ria, al nor­te de la ca­pi­tal.

Aque­llos 30 ni­ños y ni­ñas, cu­yas eda­des os­ci­lan en­tre cua­tro y cin­co años, se ha­bían que­ja­do de que ya no po­dían to­mar cla­ses pre­sen­cia­les con su maes­tra, lo que des­per­tó la cu­rio­si­dad de sus pa­dres, quie­nes se pre­gun­ta­ron por qué sus hi­jos te­nían ese afán de ir a las au­las y no que­dar­se en sus ca­sas.

La res­pues­ta la des­cu­brie­ron cuan­do se fi­ja­ron que los in­fan­tes es­ta­lla­ban de ale­gría al ver a la maes­tra co­nec­tar­se du­ran­te las cla­ses vir­tua­les, lo que dio mo­ti­vo a pla­ni­fi­car­le un re­co­no­ci­mien­to de ma­ne­ra sor­pre­si­va, el cual que­dó cap­ta­do por las cá­ma­ras de ce­lu­la­res y que se vi­ra­li­zó por las re­des so­cia­les de for­ma ex­tra­or­di­na­ria.

“Una de las ra­zo­nes que ellos me die­ron (los pa­dres), del por­qué me re­co­no­cie­ron, fue que los ni­ños lle­ga­ban a la ca­sa des­de an­tes de la cua­ren­te­na, mos­tran­do ese amor que yo siem­pre les he ofre­ci­do; ellos de­cían que­rían ir a la es­cue­la sin im­por­tar que es­tu­vie­ran en­fer­mos”, ase­gu­ra la maes­tra In­grid Ure­ña du­ran­te una en­tre­vis­ta con Lis­tín Dia­rio.

Mi­les de usuarios se mos­tra­ron fas­ci­na­dos por el vi­deo al ver se­me­jan­te ac­to de amor que, en es­tos tiem­pos, pa­re­cie­ran es­tar ex­tin­to, so­bre to­do en­tre es­tu­dian­tes y maes­tros.

“Yo le doy las gra­cias pri­me­ra­men­te a Dios por­que sin Él na­da de eso hu­bie­se si­do po­si­ble, to­da la hon­ra a nues­tro Dios; mu­chas gra­cias a los pa­dres y a los ni­ños por ese gran amor y apre­cio que han te­ni­do, ese ges­to tan ma­ra­vi­llo­so que han te­ni­do ha­cia mí, de ver­dad que ha si­do sor­pren­den­te, no sa­bía que to­do es­to lle­ga­ría has­ta aquí, pe­ro gra­cias a ellos, es­to no hu­bie­se si­do po­si­ble, ellos son el cen­tro de to­do es­to”, ex­pre­sa Ure­ña de ma­ne­ra ri­sue­ña.

La vo­ca­ción de In­grid es na­ta. Des­de los 11 años, jun­to a su her­ma­na Ye­se­nia Ure­ña, quien tam­bién es maes­tra, en­se­ña­ba a los más pe­que­ños a leer y es­cri­bir.

Oriun­da de San­tia­go de los Ca­ba­lle­ros, ha vi­vi­do en la ca­pi­tal des­de que tie­ne tres años. Ade­más, ha im­par­ti­do cla­ses du­ran­te 22 años en dis­tin­tos cen­tros edu­ca­ti­vos y se gra­duó de Li­cen­cia­tu­ra en Edu­ca­ción Ini­cial en la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de San­to Do­min­go (UASD).

El se­cre­to de In­grid pa­ra tra­tar con los ni­ños es la pa­cien­cia, ya que ella en­tien­de que no to­dos vi­ven en am­bien­tes agra­da­bles, in­clu­so mu­chos vie­nen de fa­mi­lias dis­fun­cio­na­les o con pro­ble­mas, por lo que su de­ber es tra­tar de ayu­dar­los.

“Cuan­do ve­mos a ni­ños que mal­tra­tan a sus com­pa­ñe­ros, nos da­mos cuen­ta que en la ca­sa o en el en­torno hay pro­ble­mas; por lo que con­ver­sa­mos con sus pa­dres, en la es­cue­la tam­bién hay psi­có­lo­gos que nos ayu­dan bas­tan­te en el tra­ba­jo”, di­ce la do­cen­te.

Más re­co­no­ci­mien­tos

El mi­nis­tro de Edu­ca­ción (Mi­nerd), An­to­nio Pe­ña Mi­ra­bal, brin­dó apo­yo a la maes­tra In­grid Ure­ña y dis­pu­so que se le en­tre­ga­ra una lap­top de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción pa­ra que pue­da con­ti­nuar con la for­ma­ción a dis­tan­cia, ade­más de to­do el res­pal­do en las ca­pa­ci­ta­cio­nes que re­quie­ra.

“Ese ti­po de maes­tras son las que de­jan hue­llas en sus es­tu­dian­tes y así co­mo ella ha­ce con sus alum­nos, así mis­mo ellos ha­rán ma­ña­na en la so­cie­dad. Esa ca­li­dad hu­ma­na y vo­ca­ción de ser­vi­cio mar­ca la di­fe­ren­cia en cual­quier so­cie­dad. Pa­ra no­so­tros es un or­gu­llo que una mu­jer co­mo la maes­tra In­grid Ure­ña for­me par­te de la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va”, pre­ci­só el ti­tu­lar del Mi­nerd.

“La pro­fe In­grid”, co­mo le lla­man sus es­tu­dian­tes, es ma­dre de un ni­ño, pe­ro ase­gu­ra que tie­ne cien­tos por­que ca­da es­tu­dian­te que pa­sa por sus au­las se con­vier­te en par­te de su vi­da.

Ella ma­ni­fies­ta que sus an­ti­guos alum­nos, hoy ya jó­ve­nes, la ven por la ca­lle y siem­pre la de­tie­nen pa­ra agra­de­cer­le por su de­di­ca­ción y en­tre­ga, “pe­ro lo que más me gra­ti­fi­ca es ver que son per­so­nas de bien y que ese sa­cri­fi­cio que ha­ce­mos los maes­tros va­le la pe­na”.

In­grid con­fie­sa que nun­ca hu­bie­ra ima­gi­na­do que sus ac­tua­les es­tu­dian­tes le iban a ha­cer un re­co­no­ci­mien­to pú­bli­co en me­dio de la pan­de­mia.

Res­pal­do

La di­rec­to­ra de la Es­cue­la Pri­ma­ria Pro­fe­so­ra Fe­lí­ci­ta Eu­leute­rio, Dul­ce Ma­ría Soriano, cuen­ta que la maes­tra In­grid Ure­ña siem­pre ha si­do des­ta­ca­da por su co­la­bo­ra­ción, di­na­mis­mo y amor in­con­di­cio­nal.

“Ella es una ex­ce­len­te maes­tra, una per­so­na en­tre­ga­da y de­di­ca­da to­tal­men­te a sus ni­ños, y no so­lo a ellos, sino que siem­pre es­tá dis­pues­ta en to­do lo que se le so­li­ci­ta. Es una de tan­tas maes­tras de nues­tra es­cue­la que son ex­ce­len­tes en el tra­to y en­se­ñan­za con los ni­ños y ellos se pe­lean pa­ra que le to­que cla­ses con ella”, na­rra.

Pe­se a que nin­gún maes­tro es­pe­ra­ba que las cla­ses pre­sen­cia­les se sus­pen­die­ran, la maes­tra Ure­ña ha sa­bi­do adap­tar­se a las cla­ses vir­tua­les y pu­do con­ti­nuar el pro­ce­so for­ma­ti­vo con sus ni­ños de Pre primario.

/VÍCTOR RA­MÍ­REZ

El ejem­plar ges­to de ca­ri­ño y gra­ti­tud de los alum­nos de In­grid es evi­den­te en es­ta ima­gen, que le en­via­ron glo­bos,

Mo­men­to en que los alum­nos ga­lar­do­nan a su maes­tra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.