Una muer­te in­du­ci­da

Listin Diario - - Opinión - (;35(6,21(6 3XEOLFD ORV OXQHV

Obli­gar una fa­mi­lia a sa­car un pa­cien­te AGONIZANTE de un cen­tro mé­di­co, sue­na in­hu­mano. Aun­que a lo lar­go de mi ca­rre­ra de más de 30 años en el pe­rio­dis­mo, he vis­to y oí­do mu­chas co­sas, no asi­mi­lo es­ta ac­ción, que lle­vó es­ta per­so­na a una muer­te in­du­ci­da. Co­mo yo, se­gu­ro que mu­chos dominicano­s tam­po­co da­rán cré­di­to a lo que ex­pon­go en es­tas Ex­pre­sio­nes. Pe­ro sí, es un ca­so real, con­mo­ve­dor, in­dig­nan­te. El pro­ta­go­nis­ta es un en­tra­ña­ble ami­go.

Un hermano por se­lec­ción. Una pa­rien­te su­ya, con di­fi­cul­ta­des pa­ra que el oxí­geno le lle­gue al ce­re­bro, en­tu­ba­da y en con­di­cio­nes crí­ti­cas, de­bió ser in­gre­sa­da de emer­gen­cia a una Uni­dad de Cui­da­dos In­ten­si­vos.

Sin em­bar­go la di­rec­ción del Cen­tro Mé­di­co don­de es­tu­vo va­rios días en la sa­la emer­gen­cia, no lo hi­zo. Con­mi­nó y obli­gó a la fa­mi­lia a sa­car­la del lu­gar. Acla­ro que es­ta­ban cum­plien­do to­dos los re­qui­si­to$$$ re­que­ri­dos por ellos. El re­sul­ta­do, ya lo ima­gi­nan. Tras­la­dar una pa­cien­te en esas con­di­cio­nes, era pre­vi­si­ble qué su­ce­de­ría.

Lo sa­bían los mé­di­cos que em­pla­za­ron la fa­mi­lia a sa­car­la del lu­gar. Mu­rió, so­lo unas ho­ras des­pués de lle­var­la a otro cen­tro en la zo­na orien­tal. Es una muer­ta del sis­te­ma de sa­lud y de la in­do­len­cia con la que se ma­ne­jan los ser­vi­cios sa­ni­ta­rios en nues­tro país, pú­bli­cos y pri­va­dos. Oja­lá que, a nin­gu­nos de los eje­cu­ti­vos de es­te PRES­TI­GIO­SO cen­tro mé­di­co, que die­ron la or­den de EXPULSAR de su clí­ni­ca a es­ta pa­cien­te, fa­lle­ci­da, vi­van una ex­pe­rien­cia tan amar­ga y trau­má­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.