Cohe­ren­cia, tu mar­ca per­so­nal lo agra­de­ce­rá

Listin Diario - - L2 - CE­LES­TE PÉREZ

Pen­sar, de­cir y ha­cer de­ben ser ver­bos ali­nea­dos en la mis­ma ex­pec­ta­ti­va. Es aquí don­de la cohe­ren­cia se con­vier­te en un va­lor agre­ga­do. So­mos li­bres de ac­tuar, pe­ro es sa­bio re­cor­dar la im­por­tan­cia de apren­der a me­dir el im­pac­to de las ac­cio­nes de to­do aque­llo que se com­par­te des­de la con­cien­cia ple­na. Sin im­por­tar tus va­lo­res, el don de buen ora­dor que po­seas o lo co­rrec­to que pa­rez­cas al eje­cu­tar una ac­ción, si los tres pun­tos no es­tán ali­nea­dos nun­ca po­drás tra­zar una lí­nea rec­ta. La fal­ta de cohe­ren­cia es uno de los as­pec­tos más ne­ga­ti­vos en los víncu­los in­ter­per­so­na­les por­que pro­mue­ve la du­da so­bre la au­ten­ti­ci­dad.

Más allá de una mo­da

En los úl­ti­mos días las re­des so­cia­les do­mi­ni­ca­nas se han vol­ca­do en apo­yo a las jor­na­das de pro­tes­tas ciu­da­da­nas rea­li­za­das en Es­ta­dos Uni­dos por la muer­te a ma­nos de la Po­li­cía del ciu­da­dano afro­ame­ri­cano Geor­ge Floyd. No in­ten­to juz­gar es­ta ac­ti­tud, aplau­do que el mun­do se una en con­tra del ra­cis­mo. Lo que me cau­sa de­cep­ción es que esas mis­mas per­so­nas – pú­bli­cas o no – no es­ta­ban tan in­tere­sa­das en el te­ma cuan­do Clau­vid Dály Ca­bre­ra, la mo­de­lo ti­tu­lar de Miss Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na 2019, de­nun­ció que ha­bía si­do víc­ti­ma de dis­cri­mi­na­ción por el co­lor de su piel. Y lo di­jo pú­bli­ca­men­te mu­chas ve­ces, pe­ro su his­to­ria no tu­vo la mis­ma re­cep­ti­vi­dad.

Las raí­ces de la dis­cri­mi­na­ción en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na son pro­fun­das. Bas­ta con re­pa­sar un po­co de his­to­ria pa­ra en­ten­der la mag­ni­tud de la si­tua­ción que va más allá de nues­tros ve­ci­nos hai­tia­nos. La dis­cri­mi­na­ción es­tá pre­sen­te en el ho­gar cuan­do la ma­dre de­ci­de ali­sar el pe­lo ri­zo de su hi­ja pa­ra que no sea “fea”. Cuan­do ali­men­ta­mos la ho­mo­fo­bia con co­men­ta­rios mal in­ten­cio­na­dos o cuan­do ex­clui­mos a una per­so­na de al­gún círcu­lo so­cial sim­ple­men­te por­que no cum­ple con lo que en­ten­de­mos co­mo pa­trón ideal. Tris­te­men­te he si­do tes­ti­go de es­ce­nas de dis­cri­mi­na­ción a ex­ce­len­tes pro­fe­sio­na­les, por su pe­so cor­po­ral o su for­ma de ves­tir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.