Ci­ber­bull­ying To­ma fuer­za en la era del Co­vid-19

Ries­go.Es­te es la for­ma que se im­po­ne en el nue­vo mo­de­lo de cla­se, y ha pro­vo­ca­do que los es­tu­dian­tes víc­ti­mas de aco­so es­co­lar sean más vul­ne­ra­bles a pa­de­cer un des­or­den emo­cio­nal du­ran­te la pan­de­mia.

Listin Diario - - L2 - RA­QUEL LU­GO Es­pe­cial pa­ra L2 San­to Do­min­go

Tal vez de ma­ne­ra pre­sen­cial ya Sa­muel no es­té sien­do víc­ti­ma de ‘bull­ying’. Es­to por­que la do­cen­cia mi­gró a un mo­de­lo vir­tual que evi­ta el con­tac­to fí­si­co en­tre los es­tu­dian­tes. Sin em­bar­go, quie­nes su­fren es­te ti­po de aco­so, no pue­den can­tar vic­to­ria. El ‘ci­ber­bull­ying’ ha to­ma­do fuer­za en es­te sen­ti­do y quie­nes lo uti­li­zan con­ti­nún ha­cien­do da­ño a sus com­pa­ñe­ros.

La si­tua­ción es mu­cho más com­ple­ja de lo que apa­ren­ta. Se­gún ex­per­tos, el aco­so es­co­lar no ha des­apa­re­ci­do por el dis­tan­cia­mien­to so­cial que se ha im­pues­to por el Co­vid-19. Lo que ha su­ce­di­do es que ha pa­sa­do de ser ‘bull­ying’ a ser ‘ci­ber­bull­ying’ y de­fi­ni­ti­va­men­te es­to ha pues­to en ma­yor ries­go a las víc­ti­mas de aco­so fren­te a la si­tua­ción que se vi­ve, pues es­te ata­que pue­de cau­sar un des­or­den emo­cio­nal en al­gu­nos ni­ños y ado­les­cen­tes de­bi­do a su con­di­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad.

Ad­vier­ten que las cri­sis, cuan­do se pre­sen­tan de for­ma re­pen­ti­na y abrup­ta, pue­den cau­sar al­gún cam­bio emo­cio­nal y tien­den a ser da­ñi­nas. Ivon­ne Guz­mán, psi­có­lo­ga clí­ni­ca del

Cen­tro Pro­fe­sio­nal Psi­có­lo­gos Uni­dos, y Ro­xa­na Gon­zá­lez De Los San­tos, crea­do­ra de Te­ra­pia Bou­ti­que coin­ci­den en se­ña­lar que los pa­dres de­ben es­tar pen­dien­tes cuan­do no­ten al­gún cam­bio dis­tin­to en la con­duc­ta de sus hi­jos.

“To­do de­pen­de­rá de la ca­pa­ci­dad de ges­tión. Los que se en­cuen­tran ex­pues­tos a ‘ci­ber­bull­ying’ pue­den desa­rro­llar cri­sis se­cun­da­rias co­mo tras­tor­nos de an­sie­dad, de­pre­sión, pro­ble­ma de adap­ta­ción, pe­ro su im­pac­to de­pen­de­rá de qué tan brus­co ha­ya si­do el cam­bio”, di­ce Guz­mán.

A esas ma­ni­fes­ta­cio­nes, Gon­zá­lez De Los San­tos le su­ma: “Pue­den sen­tir ver­güen­za, mie­do, cul­pa, te­mor a vol­ver a sa­lir, vol­ver al co­le­gio, de pu­bli­car con­te­ni­do en sus re­des, ex­po­ner­se... Su ape­ti­to y sue­ño pue­den ver­se afec­ta­dos, es­tar ca­lla­do más de la cuen­ta o agre­si­vo”.

No des­car­tan que aho­ra que han per­ma­ne­ci­do más en la ca­sa, los que aco­san tie­nen más tiem­po pa­ra ha­cer­lo, y las víc­ti­mas más vul­ne­ra­bi­li­dad pa­ra sen­tir­se mal.

El im­pac­to del Co­vid-19

La es­pe­cia­lis­ta de la con­duc­ta Ivon­ne Guz­mán ase­gu­ra que el im­pac­to del CO­VID-19 ha ge­ne­ra­do ni­ve­les de es­trés, an­sie­dad y an­gus­tia en mu­chos de los ciu­da­da­nos, sin im­por­tar si son víc­ti­mas o aco­sa­do­res.

“El peor es­ce­na­rio pa­ra la víc­ti­ma es que lue­go de vi­vir ‘bull­ying’ en el cen­tro edu­ca­ti­vo pa­se a vi­vir ‘ci­ber­bull­ying’ pa­ra con­ti­nuar de­gra­dan­do su sa­lud emo­cio­nal”, afir­ma la pro­fe­sio­nal.

Pre­ven­ción

La psi­có­lo­ga Guz­mán di­ce que co­mo el es­ta­do de cua­ren­te­na no per­mi­te iden­ti­fi­car con fa­ci­li­dad la in­ci­den­cia de es­ta pro­ble­má­ti­ca, los pa­dres de­ben es­tar pen­dien­tes a las di­fe­ren­tes mo­da­li­da­des pa­ra cor­tar la ca­de­na y acom­pa­ñar y pro­te­ger a sus hi­jos.

“Re­co­men­da­mos que es­tén pen­dien­te a las di­fe­ren­tes ca­te­go­rías del ‘cir­ber­bull­ying’ (men­sa­jes de tex­tos o de voz, blog, co­mu­ni­da­des vir­tua­les, fo­tos vi­deos, re­des so­cia­les, su­plan­ta­ción de iden­ti­dad y la mis­ma ex­clu­sión de los gru­pos di­gi­ta­les)”, acon­se­ja la es­pe­cia­lis­ta.

De acuer­do con la psi­có­lo­ga clí­ni­ca, el ‘ci­ber­bull­ying’ de­ja las mis­mas se­cue­las que el aco­so tra­di­cio­nal, sin em­bar­go, la ra­pi­dez de la co­nec­ti­vi­dad po­ne en ma­yor pe­li­gro y ex­po­si­ción a la víc­ti­ma, por­que pue­de trans­cen­der a más lu­ga­res y es­pa­cios ci­ber­né­ti­cos.

Se de­be con­si­de­rar que quie­nes bus­can usar es­tos mo­de­los no sa­lu­da­bles de re­la­cio­nes desa­rro­llan ha­bi­li­da­des con las nue­vas tec­no­lo­gías y en oca­sio­nes sa­ben ca­mu­flar­se pa­ra no asu­mir res­pon­sa­bi­li­dad an­te las au­to­ri­da­des, sos­tie­ne.

A los pa­dres

La pro­fe­sio­nal de la con­duc­ta hu­ma­na re­co­mien­da a los pro­ge­ni­to­res apro­ve­char es­te mo­men­to pa­ra co­no­cer y tra­tar a sus hi­jos. De­mos­trar­les que son im­por­tan­tes y que es­tán pa­ra ayu­dar­les a su­pe­rar cual­quier obs­tácu­lo.

Que for­ta­lez­can su au­to­es­ti­ma, es­cu­chen sus ne­ce­si­da­des e in­quie­tu­des. Sean su so­por­te y los ayu­den a te­ner au­to­no­mía pa­ra que se­pan pa­rar las ca­de­nas abu­si­vas, de­mos­trán­do­les que en ellos pue­den con­fiar pa­ra de­nun­ciar cual­quier abu­so.

De su la­do, la psi­có­lo­ga Ro­xa­na Gon­zá­lez De Los San­tos, acon­se­ja bus­car ayu­da psi­co­ló­gi­ca pa­ra cu­rar las he­ri­das y ofre­cer­les al­ter­na­ti­vas. “Ser crea­ti­vos, en­se­ñar­les có­mo pue­den rom­per las ba­rre­ras fí­si­cas y co­nec­tar. Di­ver­tir­se, apren­der y ha­cer, po­ner­los en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za que sien­tan el ai­re, el sol en un am­bien­te se­gu­ro”.

“Es im­por­tan­te que tus hi­jos pue­dan ha­blar no im­por­ta qué... De­ben sa­ber que tie­nen amor in­con­di­cio­nal. Que no im­por­ta lo que pa­se siem­pre se­rán ama­dos, aun­que ten­gan con­se­cuen­cias”, co­men­ta .

ISTOCK

El aco­so se ha­ce con el uso de me­mes con la ima­gen del aco­sa­do y un ele­men­to de bur­la e in­sul­tos obs­ce­nos y ofen­si­vos.

Ivon­ne Guz­man, Cen­tro Pro­fe­sio­nal Psi­có­lo­gos Uni­dos

Ro­xa­na Gon­zá­lez De Los San­tos, Te­ra­pia Bou­ti­que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.