¿Goeb­bels y Ab­bes en­tre no­so­tros?

Listin Diario - - Opinion - TONY RAFUL Pa­ra co­mi­ni­car­se con el au­tor tony.raful@yahoo.com

Me pre­gun­to, có­mo ac­tua­rían en nues­tro me­dio, si ejer­cie­ran sus ofi­cios de pro­pa­gan­da y te­rror, Goeb­bels y Ab­bes. Goeb­bels era el Mi­nis­tro de Pro­pa­gan­da de Hitler, y de­cía, “una men­ti­ra re­pe­ti­da mil ve­ces se con­vier­te en una ver­dad.” Ab­bes di­ri­gió Ra­dio Ca­ri­be, una for­mi­da­ble es­ta­ción de pro­pa­gan­da y de di­fu­sión cul­tu­ral que en un bre­ve in­ter­va­lo de tiem­po, se cons­ti­tu­yó en una de las emi­so­ras de ma­yor pe­ne­tra­ción y al­can­ce en Amé­ri­ca La­ti­na y en el mun­do, des­de Ciu­dad Trujillo a To­kio y a las Tie­rras del Fue­go de Su­ra­mé­ri­ca. Una po­bla­ción cau­ti­va ba­jo hip­no­sis ra­dial de di­fu­sión de las po­lí­ti­cas tru­ji­llis­tas de Es­ta­do que re­gía la con­cien­cia na­cio­nal. Goeb­bels re­pe­tía que, “cuan­do más gran­de sea la ma­sa a con­ven­cer, más pe­que­ño ha de ser el es­fuer­zo men­tal a rea­li­zar”. En es­ta Era di­gi­tal o de la in­for­ma­ción, , me pre­gun­to, si aca­so Goeb­bels co­mo Ab­bes ha­brían te­ni­do ma­yor éxi­to en crear con­cien­cia fal­sa y ob­te­ner re­sul­ta­dos más po­si­ti­vos en su ta­rea de ma­ni­pu­la­ción y en­ga­ño de la opi­nión pú­bli­ca. Pe­ro Goeb­bels es­tá de­fi­ni­ti­va­men­te muer­to, y Ab­bes, si aca­so to­da­vía vi­ve, y el “Co­ro­na Vi­rus” no le ha he­cho jus­ti­cia en nom­bre del pue­blo do­mi­ni­cano, vi­vi­ría pos­tra­do en su im­po­ten­cia vi­tal, co­mo desecho hu­mano. Pe­ro hay mu­chos ému­los de Goeb­bels y Ab­bes, pre­ten­dien­do co­piar de es­tos per­so­na­jes, sin su ta­len­to, su sa­ga­ci­dad, su ins­tin­to, di­ri­gien­do cam­pa­ñas de de­nues­tos, res­pues­tas rá­pi­das en las re­des, cuen­tas fal­sas de diez se­gui­do­res pa­ra con­tra­rres­tar las ex­pre­sio­nes opo­si­to­ras. In­ven­cio­nes soe­ces, de­for­ma­cio­nes, blas­fe­mias, “bo­ci­nas” ho­rri­bles que ape­nas sa­ben mas­cu­llar el idio­ma, en un ejer­ci­cio de­mo­crá­ti­co que es caricatura y de­gra­da­ción so­cial de la pa­la­bra.

Goeb­bels y Ab­bes, no se apo­ya­ron nun­ca en esa crá­pu­la so­cial pa­ra di­fun­dir ale­ga­tos, a pe­sar de con­tar con una ma­sa amor­fa de si­ca­rios y so­plo­nes, pa­ra des­gra­ciar vi­das. Por el otro la­do, con­tra­ta­ron siem­pre a las me­jo­res vo­ces, a los me­jo­res ex­po­si­to­res, a gen­te de cier­to ni­vel cul­tu­ral, a in­te­lec­tua­les de otros lu­ga­res del con­ti­nen­te. Cuan­do la tur­ba­mul­ta sube a la su­per­fi­cie so­cial y se apo­de­ra del len­gua­je rís­pi­do pa­ra des­truir repu­tacio­nes, aun­que use ves­ti­men­ta re­tó­ri­ca vir­tual, so­ca­va el ar­ma­zón so­cial y cul­tu­ral de una so­cie­dad, con­du­cién­do­nos al abis­mo mo­ral de la de­sin­te­gra­ción co­mo na­ción. Jo­seph Goeb­bels, era un na­zi des­pre­cia­ble y ruin, su jer­ga sin em­bar­go, en­mas­ca­ran­do truha­nes, nun­ca ca­re­ció de las re­glas del idio­ma y de ale­ga­tos a la tra­di­ción ger­má­ni­ca de su cul­tu­ra. Johnny Ab­bes, lo mis­mo, bús­que­se la nó­mi­na de tra­ba­jo de Ra­dio Ca­ri­be, y se en­con­tra­rá mú­si­cos, fi­ló­so­fos, clá­si­cos, lo­cu­to­res de dic­ción per­fec­ta y pro­gra­mas de for­ma­ción cul­ta, gen­te que no se man­chó de san­gre. Ab­bes, en su leal­tad pe­rru­na a Trujillo, nun­ca con­fun­dió la for­ma con el con­te­ni­do. Res­pe­ta­ba la pri­me­ra, pa­ra des­an­dar li­bre­men­te por los ca­mi­nos de la re­pre­sión y el crimen. Los de aho­ra, ver­da­de­ros li­li­pu­tien­ses, ma­tan con la len­gua y pro­pi­cian la caí­da ci­vil de los ciu­da­da­nos, con el dic­te­rio y el agra­vio. A es­tos ig­na­ros los une la no­che más os­cu­ra del al­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.