No vo­to por esa per­so­na

Listin Diario - - Opinión -

¿Quién es más im­por­tan­te, el pre­si­den­te o los con­gre­sis­tas?

Si el Con­gre­so fun­cio­na­ra co­mo de­be ser, pa­ra mí tie­ne ma­yor im­por­tan­cia el vo­to por los dipu­tados y se­na­do­res que por el pre­si­den­te.

Esa es la ra­zón por la que hay que co­no­cer bien los can­di­da­tos al Con­gre­so y no tirar el vo­to a lo loco.

Los pre­si­den­tes mu­chas ve­ces se han me­ti­do al Con­gre­so en un bol­si­llo y han con­ver­ti­do el pri­mer po­der del Es­ta­do en una ma­rio­ne­ta que han usa­do a su an­to­jo pa­ra la apro­ba­ción de sus pro­pios pro­yec­tos, po­si­ti­vos o ne­ga­ti­vos.

Pa­ra in­te­grar un con­gre­so que val­ga la pe­na y que cum­pla las re­glas de jue­go, la Cons­ti­tu­ción, no vo­to por aque­llas per­so­nas que tra­tan de em­bo­bar­nos, que­rién­do­nos ha­cer pa­sar por pro­gre­so lo que es un evi­den­te re­tro­ce­so.

Da pe­na el pa­pe­lu­cho ju­ga­do por la Cá­ma­ra de Dipu­tados pa­ra com­pla­cer al Pre­si­den­te Me­di­na en re­la­ción al Có­di­go Pe­nal y más con­cre­ta­men­te a su in­ten­ción de in­tro­du­cir, aga­rra­das por los mo­ños, las tres cau­sa­les pa­ra la des­pe­na­li­za­ción del abor­to.

No ha­ble­mos de la inope­ran­cia y apo­yo co­bar­de a la bur­la con­tra nues­tros va­lo­res que hi­zo el di­plo­má­ti­co nor­te­ame­ri­cano, por to­dos co­no­ci­do. Que­ma­ron en un fue­go ma­yor que el de Du­que­sa el ar­tícu­lo 37 y 55 de la Cons­ti­tu­ción de­jan­do al des­nu­do nues­tras des­ver­güen­zas, ca­ren­cia de prin­ci­pios éti­cos y fal­ta de dig­ni­dad pa­trió­ti­ca.

El per­ma­nen­te co­que­teo de al­gu­nos can­di­da­tos con el abor­to, ho­mo­se­xua­li­dad y to­do lo que con­tie­ne la ideo­lo­gía de gé­ne­ro exi­ge to­mar de­ci­sio­nes bien de­fi­ni­das, pues­to que, de lle­gar al po­der sig­ni­fi­ca­rían un pe­li­gro pa­ra la dig­ni­dad y va­lo­res de nues­tro país. Y to­do con la idea de que, me­tién­do­nos en esos tú­ne­les os­cu­ros en que otros es­ta­dos han caí­do, va­mos a pro­gre­sar y a desa­rro­llar­nos.

El ca­mino del desa­rro­llo y el pro­gre­so no va por ahí, al con­tra­rio, eso es par­te de la des­hu­ma­ni­za­ción tí­pi­ca de nues­tros tiem­pos y los pro­yec­tos mun­dia­les de con­trol po­bla­cio­nal.

Quien es ca­paz de apro­bar le­yes pa­ra ma­tar im­pu­ne­men­te a cria­tu­ras que to­da­vía es­tán en el seno de sus ma­dres, se atre­ve a cual­quier co­sa, aun­que pa­rez­ca una ove­ja man­sa que quie­re lo me­jor pa­ra su pue­blo. Tar­de o tem­prano el lo­bo se des­pier­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.