Apo­yo es­pa­ñol al res­ta­ble­ci­mien­to de la so­be­ra­nía

Listin Diario - - Portada - OLI­VO RO­DRÍ­GUEZ HUER­TAS

El 29 de no­viem­bre de 1916, una gran tra­ge­dia afec­tó la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. Ese día, un ca­pi­tán de na­vío de la in­fan­te­ría de Ma­ri­na de los Es­ta­dos Uni­dos, H. S. Knapp, en nom­bre de su go­bierno, emi­tió una pro­cla­ma me­dian­te la cual de­cla­ra­ba “que la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na que­da por la pre­sen­te pues­ta en un es­ta­do de ocu­pa­ción mi­li­tar por las fuer­zas ba­jo mi man­do, y que­da so­me­ti­da al Go­bierno Mi­li­tar y al ejer­ci­cio de la Ley Mi­li­tar, apli­ca­ble a tal ocu­pa­ción”.

La in­ter­ven­ción de 1916 tu­vo co­mo de­ri­va­ción in­me­dia­ta po­ner ba­jo el con­trol del Go­bierno ame­ri­cano los dos Es­ta­dos que com­par­ten la is­la de la His­pa­nio­la, des­en­ca­de­nan­do un ré­gi­men des­pó­ti­co que so­me­tió a los do­mi­ni­ca­nos a una in­ten­sa cen­su­ra tan­to po­lí­ti­ca có­mo de coac­ción a la li­ber­tad de ex­pre­sión. En el plano eco­nó­mi­co, el mo­de­lo de ex­plo­ta­ción im­plan­ta­do ge­ne­ró, en pa­la­bras de Ro­ber­to Cas­sá, una ver­da­de­ra “re­be­lión agra­ria”, con el con­se­cuen­te en­car­ce­la­mien­to y ase­si­na­to, en al­gu­nos ca­sos, de hom­bres del cam­po.

No obs­tan­te lo bo­chor­no­so y hu­mi­llan­te de la in­ter­ven­ción, hu­bo un gru­po de do­mi­ni­ca­nos que, en vez de asu­mir la de­fen­sa de la pa­tria he­ri­da, pre­fi­rie­ron po­ner “al ser­vi­cio de nue­vos y tai­ma­dos con­quis­ta­do­res, len­gua, plu­ma, nom­bre y ho­nor”, co­mo es­cri­bie­ra el poe­ta Fa­bio Fia­llo en las pá­gi­nas del pe­rió­di­co La Ban­de­ra Li­bre.

Afor­tu­na­da­men­te, fue­ron mu­chos los do­mi­ni­ca­nos que se re­sis­tie­ron a la idea del que­bran­ta­mien­to de la so­be­ra­nía na­cio­nal, en­ca­be­za­dos por Fran­cis­co Hen­rí­quez y Car­va­jal, y en el que par­ti­ci­pa­ron ac­ti­va­men­te, en­tre mu­chos otros, Amé­ri­co Lu­go, Federico Hen­rí­quez y Car­va­jal, Emi­li­ano Te­je­ra, Fa­bio Fia­llo, Fran­cis­co J. Pey­na­do, Max Hen­rí­quez Ure­ña, Tu­lio Ma­nuel Ces­te­ro, Federico Gar­cía Go­doy, Félix E. Me­jía y En­ri­que Des­hamps, agru­pa­dos en un mo­vi­mien­to na­cio­na­lis­ta do­mi­ni­cano que, co­mo ha es­cri­to Bru­ce J. Cal­der, “so­lo es­ta­ban in­tere­sa­dos en la au­to­de­ter­mi­na­ción de la re­pú­bli­ca”.

Uno de los ejes fun­da­men­ta­les de la es­tra­te­gia del mo­vi­mien­to, lo cons­ti­tu­yó la bús­que­da de res­pal­dos a la cau­sa do­mi­ni­ca­na en el ex­te­rior, tan­to en Es­ta­dos Uni­dos, co­mo en Amé­ri­ca La­ti­na y Eu­ro­pa.

Es­pa­ña, fue uno de los paí­ses en que se re­ca­ba­ron apo­yos a fa­vor de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, ju­gan­do un pa­pel de pri­me­ra im­por­tan­cia el pres­ti­gio­so di­plo­má­ti­co do­mi­ni­cano En­ri­que Des­champs, quien des­ple­gó, tan­to en el cam­po po­lí­ti­co co­mo in­te­lec­tual, una exi­to­sa cam­pa­ña en pro de la cau­sa so­be­ra­nis­ta.

En lo que res­pec­ta al cam­po po­lí­ti­co, so­bre­sa­le la de­cla­ra­ción emi­ti­da en 1919, por miem­bros del Par­la­men­to es­pa­ñol, en la que so­li­ci­ta­ban al Go­bierno de Es­pa­ña que ex­pre­sa­ra al Go­bierno de los Es­ta­dos Uni­dos “el an­he­lo de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na de que se res­ta­blez­ca en ella el ré­gi­men de de­re­cho anu­la­do por la ocu­pa­ción mi­li­tar”, es­ti­man­do “que el pro­pio Go­bierno es­pa­ñol de­be­ría in­ter­po­ner tam­bién sus bue­nos ofi­cios cer­ca del Go­bierno ame­ri­cano, cum­plien­do con ello al­tos de­be­res mo­ra­les, por lo que res­pec­ta al pue­blo do­mi­ni­cano”, lo que se pro­du­jo pos­te­rior­men­te.

Di­cha de­cla­ra­ción tu­vo gran im­pac­to y re­per­cu­sión me­diá­ti­ca, en Es­pa­ña y en el ex­tran­je­ro, por la re­le­van­cia que te­nían en la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la quie­nes la sus­cri­bie­ron: el conde de Ro­ma­no­nes, je­fe del Par­ti­do Li­be­ral; Ma­nuel Gar­cía Prieto, je­fe del Par­ti­do De­mo­crá­ti­co; Fran­cis­co Cam­bo, je­fe del Par­ti­do Re­gio­na­lis­ta; S. Al­ba, je­fe del Pa­ri­do Iz­quier­dis­ta Li­be­ral; Mel­quia­des Ál­va­rez, je­fe del Par­ti­do Re­for­mis­ta; In­da­le­cio Prieto, re­pre­sen­tan­te del Par­ti­do So­cia­lis­ta; Ra­fael Gas­set, je­fe del Par­ti­do Agra­rio; Ale­jan­dro Le­rroux, je­fe del Par­ti­do Re­pu­bli­cano; Ni­ce­to Al­ca­lá Za­mo­ra, je­fe de mi­no­ría; An­to­nio Goi­co­chea, re­pre­sen­tan­te del

Par­ti­do Mau­ris­ta; y el le­gis­la­dor in­de­pen­dien­te, Au­gus­to Bar­cia.

Por otra par­te, es de re­sal­tar igual­men­te, el apo­yo del go­bierno y de una ins­ti­tu­ción es­pa­ño­la re­le­van­te, co­mo Ca­sa de Amé­ri­ca, que in­cor­po­ra­ron a En­ri­que Des­champs, co­mo par­te de la de­le­ga­ción de Es­pa­ña en dos im­por­tan­tes even­tos in­ter­na­cio­na­les, uno, en la Li­ga de las Na­cio­nes en Bru­se­las, y el otro, en la Sociedad de las Na­cio­nes en Gi­ne­bra, lo que uni­ver­sa­li­zó la lu­cha del pue­blo do­mi­ni­cano por el res­ca­te de su so­be­ra­nía.

En lo que res­pec­ta al cam­po in­te­lec­tual, En­ri­que Des­champs su­mó vo­ces de al­tí­si­mo ni­vel en las le­tras es­pa­ño­las, co­mo J. Ál­va­rez Quin­te­ro (Azo­rín), Mi­guel de Una­muno, Ja­cin­to Be­na­ven­te, Con­cha Es­pi­na, G. Mar­tí­nez Sie­rra, Eduar­do Mar­qui­na, Pe­dro Co­ro­mi­nas, San­tia­go Ru­si­ñol, Ar­man­do Pa­la­cio Valdés, A. Ru­bio y Lluch y Ri­car­do León, quié­nes de ma­ne­ra con­jun­ta, en­via­ron, el 10 de sep­tiem­bre de 1919, un ca­ble­gra­ma al pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos en de­fen­sa de la so­be­ra­nía do­mi­ni­ca­na.

Va­le la pe­na re­sal­tar el tes­ti­mo­nio es­cri­to por al­gu­nos de ellos, de lo cual el Listín Dia­rio se hi­zo eco en sus pá­gi­nas. Es el ca­so de Azo­rín, pa­ra quien la “Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na de­be ser li­bre. Los pue­blos no son gran­des por su te­rri­to­rio o por sus ejér­ci­tos, sino por su es­pí­ri­tu hu­mano y no­ble”; o, el de Con­cha Espino, que es­cri­bió: “al no­ble país do­mi­ni­cano le quie­ro mu­cho por lo in­tere­san­te y es­pa­ñol, su ac­tual ac­ti­tud lo re­ve­la con elo­cuen­cia abru­ma­do­ra, y pa­ra mi ha si­do una al­ta hon­ra el fir­mar aquel ca­ble­gra­ma que era un rue­go…y tam­bién una pro­tes­ta. Man­ten­dría el uno y la otra, si fue­ra ne­ce­sa­rio y efi­caz, to­da la vi­da”.

La lu­cha por el res­ta­ble­ci­mien­to de la so­be­ra­nía do­mi­ni­ca­na en­con­tró, en los me­dios de pren­sa es­pa­ño­les, un im­por­tan­te alia­do, di­fun­dien­do per­ma­nen­te­men­te las ges­tio­nes y apo­yos lo­gra­dos por los do­mi­ni­ca­nos, y abrien­do sus pá­gi­nas a la in­te­lec­tual do­mi­ni­ca­na re­si­den­te en Bar­ce­lo­na, Abi­gail Me­jía, que a tra­vés de sus es­cri­tos El cuen­to de Tío Sa­muel y El ca­so de San­to Do­min­go, en­tre otros, pro­cu­ra­ba sen­si­bi­li­zar a la opi­nión pú­bli­ca es­pa­ño­la, ex­te­rio­ri­zan­do sus crí­ti­cas a los ex­ce­sos de la po­lí­ti­ca ex­te­rior ame­ri­ca­na en el Ca­ri­be, y de­nun­cian­do va­lien­te­men­te el atro­pe­llo de que era víc­ti­ma el pue­blo do­mi­ni­cano, des­de que en 1916 se con­su­mó la in­ter­ven­ción ame­ri­ca­na.

Fi­nal­men­te, la so­li­da­ri­dad es­pa­ño­la se hi­zo pre­sen­te en nues­tro te­rri­to­rio, en la per­so­na del poe­ta an­da­luz Fran­cis­co Vi­llaes­pe­sa, quien en 1919, re­co­rrió va­rias ciu­da­des do­mi­ni­ca­nas, en las que la en­to­na­ción de sus poe­mas “Can­to a la Ra­za” y “Can­to a San­to Do­min­go” oca­sio­na­ba im­por­tan­tes ges­tos de emo­ción en la po­bla­ción, lo que lle­vó a don Amé­ri­co Lu­go a con­si­de­rar­lo co­mo “el pri­mer enar­de­ci­mien­to prác­ti­co po­pu­lar des­de 1916”, y que con­for­me re­la­ta Bru­ce J. Cal­der en su obra El im­pac­to de la in­ter­ven­ción, fue mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción pa­ra las au­to­ri­da­des de la in­ter­ven­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.