Dos mi­nu­tos El Se­ñor y us­ted

Un cris­tiano que se exi­ja per­fec­ción para es­tar ale­gre, se­rá un cris­tiano tris­te. La ale­gría del cris­tiano es un re­ga­lo de Dios. (Gá­la­tas 5,22)

Listin Diario - - L2 - LUIS GARCÍA DUBUS

La ver­dad es que ten­go que re­co­no­cer que he cam­bia­do. Sin dar­me cuen­ta, el Se­ñor me ha ido trans­for­man­do po­co a po­co. No reac­ciono co­mo an­tes. Ten­go más pa­cien­cia y más do­mi­nio de mí.”

Me ale­gró oír a mi ami­ga F.J. ex­pre­sar­se con esos tér­mi­nos. Acos­tum­bra­das co­mo es­ta­mos a cri­ti­car­nos, que re­co­noz­ca sus pro­gre­sos…

En­ton­ces aña­dió: “Y eso, que, sin­ce­ra­men­te no sien­to que mi fe es­tá más fuer­te, mu­chas ve­ces no sien­to na­da…”

¡Qué in­tere­san­te! Una per­so­na que ad­mi­te la trans­for­ma­ción que ha ido ha­cien­do Dios, afir­ma que no hay tan­to fer­vor sen­ti­men­tal en su re­la­ción con Dios.

¿No se­rá és­te el ca­so de mu­chas per­so­nas? Si us­ted ha man­te­ni­do una re­la­ción de amis­tad con el Se­ñor, Él, aun­que us­ted no lo sien­ta, le ha ido trans­for­man­do po­co a po­co, por­que: La amis­tad con Dios es trans­for­man­te.

Nues­tra ma­la cos­tum­bre de ver só­lo los de­fec­tos, nos di­fi­cul­ta apre­ciar es­ta trans­for­ma­ción.

Así co­mo el error de juz­gar nues­tra re­la­ción con Dios por lo que sen­ti­mos y no por la trans­for­ma­ción que Dios obra en no­so­tros.

La buena noticia de hoy (Ma­teo 9, 36 ss.) es que el Se­ñor si­gue trans­for­man­do, y dan­do ale­gría, a los que se re­la­cio­nan con Él.

Y, a esos que be­ne­fi­cia con su amo­ro­sa pre­sen­cia, tam­bién nos con­fía un en­car­go. Una mi­sión vi­tal. Hoy más que nun­ca, el Se­ñor desea que acep­te­mos es­te en­car­go, con­fian­do hu­mil­de­men­te en su po­der.

Nues­tra mi­sión, en me­dio de las ac­tua­les ame­na­zar de di­vi­sio­nes y de vio­len­cias, es una vi­sión de paz y ale­gría.

Los hi­jos de Dios, hoy más que nun­ca, echa­mos fue­ra los de­mo­nios de la crí­ti­ca, del ne­ga­ti­vis­mo y del de­sa­lien­to.

La pre­gun­ta de hoy ¿Cuál es nues­tra mi­sión?

Te­ne­mos dos:

1ra. De­jar­nos trans­for­mar por Dios, quien, si se lo per­mi­ti­mos, nos irá con­vir­tien­do en per­so­nas con amor, con paz y con ale­gría.

Y la 2da. es que, por me­dio nues­tro, Dios tras­for­me NUES­TRO EN­TORNO. Que los que es­tán a nues­tro al­re­de­dor re­ci­ban de nues­tra par­te la Buena Noticia de que “el Reino de Dios es­tá lle­gan­do”, y que nues­tra trans­for­ma­ción así lo de­mues­tre.

Es así co­mo se­re­mos hi­jos agra­de­ci­dos de Dios que da­mos a los de­más, gra­tui­ta­men­te, lo que he­mos re­ci­bi­do de Dios gra­tui­ta­men­te” (Ma­teo 9, 36 ss.)

¡Ade­lan­te, ami­go, ami­ga, con­fíe en Dios y con­fíe en us­ted!.

ISTOCK

For­ta­le­ci­dos por nues­tra re­la­ción con Dios, so­mos por­ta­do­res de paz, áni­mo y es­pe­ran­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.