Bra­sil es­tá en caí­da li­bre por el coronaviru­s

Listin Diario - - Internatio­nal Weekly -

Han pa­sa­do ca­si tres me­ses des­de que mi pe­que­ña sa­lió del apar­ta­men­to. He­mos es­ta­do so­bre­lle­van­do la si­tua­ción lo me­jor po­si­ble: pa­sa­mos in­nu­me­ra­bles tar­des en el bal­cón con­tem­plan­do la ca­lle y con­tan­do los au­to­mó­vi­les ro­jos; abri­mos y ce­rra­mos to­das las cor­ti­nas; jun­ta­mos las ca­jas de pa­ñue­los desecha­bles y ha­ce­mos mon­ta­ñas; in­ven­ta­mos his­to­rias so­bre nues­tros ve­ci­nos ba­sa­dos en los olo­res de su co­ci­na. Re­cien­te­men­te, ella co­men­zó a ju­gar con su pro­pia som­bra. Fue una ac­ción sa­bia, pues sus pa­dres es­tán ex­haus­tos.

Es­tar en cua­ren­te­na con una ni­ña de dos años es un tra­ba­jo ago­ta­dor. Ade­más de eso, mi es­po­so y yo se­gui­mos tra­ba­jan­do de for­ma re­mo­ta —él es ins­pec­tor fis­cal para el ayun­ta­mien­to. Día tras día, in­ten­ta­mos man­te­ner­nos fuer­tes. Pe­ro mien­tras mu­chos de no­so­tros ha­ce­mos sa­cri­fi­cios, hay otros a quie­nes no les im­por­ta.

Se­gún da­tos de lo­ca­li­za­ción mó­vil, po­co me­nos de la mi­tad de la po­bla­ción cum­ple con las me­di­das de dis­tan­cia­mien­to so­cial en la ciu­dad de São Pau­lo. Es cier­to que al­gu­nos no tie­nen más re­me­dio que se­guir des­pla­zán­do­se a sus tra­ba­jos, co­mo tra­ba­ja­do­res in­de­pen­dien­tes mal pa­ga­dos, em­plea­dos esen­cia­les o sim­ple­men­te ex­plo­ta­dos. Pe­ro mu­chos sim­ple­men­te es­tán con­tan­do con los su­per­po­de­res de su sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, ne­gan­do la gra­ve­dad de la pan­de­mia o va­lién­do­se de los es­fuer­zos del res­to de no­so­tros.

To­das las tar­des pue­do ver des­de mi ven­ta­na a un gru­po de hom­bres char­lan­do en la ace­ra y be­bien­do cer­ve­za. El otro día fui a la far­ma­cia a re­co­ger una re­ce­ta y vi a un gru­po de tres mu­je­res de­te­nién­do­se an­te el ex­hi­bi­dor de es­mal­te de uñas —sin mas­ca­ri­llas, por su­pues­to.

A fi­na­les del mes pa­sa­do, Bra­sil al­can­zó un hi­to: nues­tra ci­fra dia­ria de muer­tes su­pe­ra­ba la de Es­ta­dos Uni­dos. Te­ne­mos una ta­sa de con­ta­gio que ase­gu­ra que ha­brá más muer­tes. He­mos te­ni­do más de 690.000 ca­sos diag­nos­ti­ca­dos de coronaviru­s y 37.000 muer­tes y, sin em­bar­go, los nú­me­ros reales son pro­ba­ble­men­te mu­cho más al­tos: he­mos te­ni­do prue­bas tan li­mi­ta­das que sen­ci­lla­men­te no sa­be­mos.

En otras par­tes del mundo, la cur­va de cre­ci­mien­to de las in­fec­cio­nes se es­tá apla­nan­do o dis­mi­nu­yen­do; aquí, en realidad es­tá su­bien­do. Los hos­pi­ta­les es­tán al bor­de del co­lap­so, al igual que las mor­gues y los ce­men­te­rios. En la ciu­dad ama­zó­ni­ca de Ma­naos, las muer­tes han in­cre­men­ta­do tan­to, que el ce­men­te­rio prin­ci­pal ha co­men­za­do a en­te­rrar cin­co ataú­des a la vez, en tum­bas com­par­ti­das.

Da­da la gra­ve­dad de nues­tras es­ta­dís­ti­cas, uno es­pe­ra­ría ra­zo­na­ble­men­te que la po­bla­ción co­men­za­ra a cum­plir es­tric­ta­men­te los protocolos de sa­lud y se­gu­ri­dad. Pe­ro no es así. A me­di­da que los ca­sos se ex­tien­den tam­bién lo ha­ce el des­pre­cio de cier­tas per­so­nas en las ca­lles por las me­di­das de dis­tan­cia­mien­to so­cial. Y es fá­cil se­ña­lar una de las prin­ci­pa­les ra­zo­nes de es­ta in­di­fe­ren­cia: nues­tro pre­si­den­te.

Des­de el ini­cio de la pan­de­mia, Jair Bol­so­na­ro ha mos­tra­do des­dén por to­do lo que no se ajus­ta a su agen­da per­so­nal, par­ti­cu­lar­men­te si se tra­ta de no­ti­cias ba­sa­das en he­chos o re­co­men­da­cio­nes cien­tí­fi­cas. En el pa­sa­do afir­mó que el Covid-19 es un “sim­ple res­fria­do” y que la gen­te pron­to ve­ría que ha­bían si­do “en­ga­ña­dos” por los go­ber­na­do­res y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en lo que se re­fie­re al brote. El 12 de abril, cuan­do ya ha­bían muer­to más de 1.000 bra­si­le­ños, pro­cla­mó que “el asun­to del vi­rus” es­ta­ba “co­men­zan­do a des­apa­re­cer”. Cuan­do esto re­sul­tó en un error, pa­só sus días lu­chan­do con­tra los cie­rres es­ta­ta­les y mu­ni­ci­pa­les, con­si­de­rán­do­los eco­nó­mi­ca­men­te desas­tro­sos para el país.

Des­pi­dió a nues­tro mi­nis­tro de Sa­lud, Luiz Hen­ri­que Man­det­ta, por apo­yar las me­di­das de ais­la­mien­to, al tiem­po que se re­sis­tía a los in­ten­tos de Bol­so­na­ro por pro­mo­ver la clo­ro­qui­na e hi­dro­xi­clo­ro­qui­na co­mo tra­ta­mien­tos para Covid-19. Mien­tras tan­to, el pre­si­den­te con­ti­nuó asis­tien­do a ma­ni­fes­ta­cio­nes ca­lle­je­ras a fa­vor del go­bierno, es­tre­chan­do las manos de sus se­gui­do­res y atra­yen­do a gran­des mul­ti­tu­des so­lo para ali­men­tar su ego.

El 23 de abril, Bra­sil re­gis­tró más de 3.300 muer­tes. Cuan­do se le pre­gun­tó so­bre el au­men­to en el nú­me­ro de víc­ti­mas, el pre­si­den­te res­pon­dió: “No soy se­pul­tu­re­ro”. Cin­co días —y más de 1.700 muer­tes— des­pués, di­jo: “¿Y qué? Lo sien­to. ¿Que quie­ren que ha­ga?”.

El día que Bra­sil al­can­zó las 11.653 muer­tes, Bol­so­na­ro emi­tió una or­den eje­cu­ti­va cla­si­fi­can­do a los gim­na­sios, pe­lu­que­rías y sa­lo­nes de be­lle­za co­mo ne­go­cios esen­cia­les que po­drían re­abrir. Unos días más tar­de, Nel­son Teich, el nue­vo mi­nis­tro de Sa­lud, re­nun­ció a su car­go, des­pués de me­nos de un mes en el pues­to. El mi­nis­tro in­te­ri­no es un ge­ne­ral del ejér­ci­to en ser­vi­cio ac­ti­vo, que no tiene ex­pe­rien­cia en sa­lud pública e in­me­dia­ta­men­te nom­bró a otros nue­ve ofi­cia­les del ejér­ci­to.

Al fi­nal, Bol­so­na­ro es exac­ta­men­te co­mo esos ton­tos char­lan­do ocio­sa­men­te en la ace­ra, mien­tras los mé­di­cos lu­chan por con­tro­lar la afluen­cia de pa­cien­tes en hos­pi­ta­les ya so­bre­po­bla­dos. Los que le si­guen es­tán eli­gien­do co­lo­res de es­mal­te de uñas, mien­tras mu­chos de no­so­tros ja­dea­mos por el ai­re. No so­lo ex­plo­tan los sa­cri­fi­cios de otras per­so­nas, sino que tam­bién ha­cen que nues­tros es­fuer­zos sean ca­si inú­ti­les.

Qui­zás, tal in­com­pe­ten­cia fla­gran­te en la ges­tión del brote, com­bi­na­da con las di­ver­sas in­ves­ti­ga­cio­nes de co­rrup­ción, en torno a Bol­so­na­ro en es­te mo­men­to, ten­drán con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas para él, fi­nal­men­te. De he­cho, hay quie­nes han for­mu­la­do es­te ar­gu­men­to. Pe­ro no soy tan op­ti­mis­ta.

Es­ta­mos jus­to al prin­ci­pio de una cua­ren­te­na lar­ga, do­lo­ro­sa y sin es­pe­ran­zas.

VIC­TOR MORIYAMA PARA THE NEW YORK TI­MES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.