Aho­ra, la in­dig­na­ción es mun­dial

Listin Diario - - In­ter­na­tio­nal Weekly -

bli­ca con­tra las reunio­nes ma­si­vas para mos­trar so­li­da­ri­dad con los ma­ni­fes­tan­tes es­ta­dou­ni­den­ses, que aho­ra han sa­li­do a las ca­lles en más de 150 ciu­da­des.

Una tar­de re­cien­te en Was­hing­ton, D.C., una per­so­na en­tre cien­tos de ma­ni­fes­tan­tes gri­tó que to­dos re­gre­sa­rían al día si­guien­te. Otra agre­gó, “y al día si­guien­te”. La fra­se en­cen­dió el áni­mo, y la mul­ti­tud co­men­zó a co­rear: “¡Y al día si­guien­te! ¡Y al día si­guien­te!”.

En vis­ta de que las protestas no son so­lo por la muer­te de Floyd, sino por un sis­te­ma más am­plio de de­sigual­dad racial, los fun­cio­na­rios no pue­den sim­ple­men­te cal­mar las preo­cu­pa­cio­nes pre­sen­tan­do car­gos con­tra los agen­tes de la po­li­cía.

Los ac­ti­vis­tas y aca­dé­mi­cos que han es­tu­dia­do otros dis­tur­bios por ase­si­na­tos po­li­cia­les, ti­ro­teos en es­cue­las, de­re­chos de las mu­je­res y de­ten­cio­nes de in­mi­gra­ción afir­man que la in­dig­na­ción ge­ne­ra­li­za­da por las in­jus­ti­cias eco­nó­mi­cas y ra­cia­les le pue­de dar al nue­vo mo­vi­mien­to una ma­yor du­ra­bi­li­dad.

“Ha­bía un guion es­tán­dar”, co­men­tó Jody Da­vid Ar­mor, pro­fe­sor de de­re­cho de la Uni­ver­si­dad del Sur de Ca­li­for­nia. “Con­vo­car una co­mi­sión, ce­le­brar al­gu­nas au­dien­cias, ha­cer que los in­te­gran­tes de la co­mu­ni­dad tes­ti­fi­quen y se desaho­guen, y lue­go lle­gan al­gu­nos po­lí­ti­cos di­cien­do: “‘aquí hay una so­lu­ción’”.

El re­sul­ta­do, agre­gó: “Mi­ra dón­de es­ta­mos”.

Los or­ga­ni­za­do­res co­mu­ni­ta­rios ex­pli­can que las protestas en torno a Floyd pa­re­cen es­tar crean­do una nue­va ge­ne­ra­ción de ac­ti­vis­mo, a par­tir de una ira pro­fun­da y ge­ne­ra­li­za­da. Hay in­dig­na­ción: por los ase­si­na­tos po­li­cia­les de hom­bres y mu­je­res ne­gros. Por la de­sigual­dad eco­nó­mi­ca, cuan­do el 13 por cien­to de los es­ta­dou­ni­den­ses es­tán sin tra­ba­jo. Por un li­de­raz­go po­lí­ti­co fa­lli­do, du­ran­te una pan­de­mia que se ha co­bra­do la vi­da de 110.000 es­ta­dou­ni­den­ses.

Los ac­ti­vis­tas de to­do el país in­di­can que, si bien los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pue­den pres­tar aten­ción,cuan­do se que­man edi­fi­cios u otra per­so­na ne­gra es ase­si­na­da, sus protestas y lla­ma­mien­tos a las re­for­mas nun­ca han ce­sa­do.

En Fer­gu­son, Mi­su­ri, don­de Mi­chael Brown, un jo­ven ne­gro de 18 años, fue ase­si­na­do a ti­ros por un ofi­cial de po­li­cía blan­co en 2014, los re­si­den­tes y ac­ti­vis­tas han pa­sa­do ca­si seis años tra­ba­jan­do para cam­biar los tri­bu­na­les, las po­lí­ti­cas po­li­cia­les y el li­de­raz­go po­lí­ti­co de la ciu­dad. La se­ma­na pa­sa­da, Fer­gu­son eli­gió a su pri­me­ra al­cal­de­sa afro­ame­ri­ca­na, Ella Jones.

En Los Án­ge­les, los ac­ti­vis­tas de Black Li­ves Mat­ter han ma­ni­fes­ta­do en el cen­tro, con­tra los abu­sos po­li­cia­les, to­dos los miér­co­les du­ran­te más de dos años, a me­nu­do atra­yen­do so­lo a un par de de­ce­nas de per­so­nas.

Pe­ro el 3 de ju­nio lle­ga­ron mi­les, des­ta­can­do có­mo la in­dig­na­ción por el ase­si­na­to de Floyd ha ser­vi­do co­mo ca­ta­li­za­dor del tra­ba­jo, que los ac­ti­vis­tas lo­ca­les han es­ta­do lle­van­do a ca­bo du­ran­te años.

Va­le­rie Ri­ve­ra, cu­yo hi­jo Eric fue ase­si­na­do por la po­li­cía en 2017, con­fe­só que se ale­gra­ba de que otros se unie­ran a ella.

“He­mos es­ta­do es­pe­ran­do que lle­ga­ran es­tos días, que es­tas per­so­nas lle­na­ran es­tas ca­lles”, co­men­tó.

BR­YAN DEN­TON PARA THE NEW YORK TI­MES

Una mul­ti­tud de ma­ni­fes­tan­tes con­tem­pla un mi­nu­to de si­len­cio en una pro­tes­ta en Los Án­ge­les.

JUS­TIN SET­TER­FIELD/GETTY IMAGES

Ma­ni­fes­tan­tes de­rri­ba­ron una es­ta­tua de un tra­fi­can­te de es­cla­vos del si­glo XVII.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.