Eu­ro­pa pier­de las vo­ces de la his­to­ria

Listin Diario - - In­ter­na­tio­nal Weekly -

a gran­des au­dien­cias. Tam­bién ha crea­do una opor­tu­ni­dad para el sur­gi­mien­to de fuer­zas po­lí­ti­cas, que buscan re­plan­tear la his­to­ria del si­glo pa­sa­do para desem­pe­ñar un pa­pel más im­por­tan­te en reha­cer la ac­tual.

En to­da Eu­ro­pa, los par­ti­dos ra­di­ca­les de de­re­cha con his­to­rias de ne­ga­ción del Ho­lo­caus­to, la ob­se­sión con Mus­so­li­ni y los te­mas fas­cis­tas han co­bra­do fuer­za en los úl­ti­mos años, pa­san­do de los már­ge­nes a los par­la­men­tos, e in­clu­so a coa­li­cio­nes de go­bierno.

Ita­lia es par­ti­cu­lar­men­te vul­ne­ra­ble a la pér­di­da de la me­mo­ria.

En los tres cuar­tos de si­glo des­pués de la de­rro­ta de Ita­lia y la gue­rra ci­vil de fac­to, con el efí­me­ro es­ta­do na­zi, tí­te­re de Mus­so­li­ni en el nor­te, las per­so­nas que vi­vie­ron la gue­rra y el fas­cis­mo han ofre­ci­do un tes­ti­mo­nio vi­vo que bri­lló en­tre la con­fu­sión.

Esa ge­ne­ra­ción ten­dría un úl­ti­mo re­flec­tor y una voz fuer­te en el 75 aniver­sa­rio del fin de la gue­rra, en Ita­lia y en to­da Eu­ro­pa. A di­fe­ren­cia de Ale­ma­nia, que se ha obli­ga­do a ver de fren­te sus crí­me­nes, Ita­lia, con fre­cuen­cia, ha apar­ta­do la mi­ra­da. Des­pués de la gue­rra, sur­gie­ron par­ti­dos post-fas­cis­tas, y sus des­cen­dien­tes po­lí­ti­cos di­rec­tos si­guen vi­bran­tes, y cre­cien­do.

El na­cio­na­lis­mo es­tá nue­va­men­te en bo­ga, con lí­de­res que, a pro­pó­si­to ha­cen eco de Mus­so­li­ni, a quien mu­chos aquí ad­mi­ran abier­ta­men­te. Las muer­tes a cau­sa del vi­rus, de los que lu­cha­ron con­tra el fas­cis­mo, han re­ci­bi­do me­nos aten­ción.

Pie­ra Pat­ta­ni tra­ba­jó de ma­ne­ra clan­des­ti­na al­re­de­dor de Mi­lán du­ran­te la gue­rra. Ayu­dó a los alia­dos a es­ca­par de los guar­dias ita­lia­nos fas­cis­tas y ob­ser­vó có­mo la SS ale­ma­na se lle­va­ba a sus ca­ma­ra­das.

Con más de 90 años con­ta­ba sus re­la­tos en los sa­lo­nes de cla­ses. En mar­zo, a los 93 años, se con­ta­gió con el vi­rus y mu­rió. “El vi­rus hi­zo lo que el fas­cis­mo no pu­do”, afir­mó Pri­mo Mi­ne­lli, de 72 años, ami­go de ella.

Agre­gó que aho­ra eso te­nía una im­por­tan­cia es­pe­cial, de­bi­do a un cli­ma po­lí­ti­co que le pa­re­cía ame­na­za­dor. “El tes­ti­mo­nio de pri­me­ra mano se va­lo­ra so­bre el tes­ti­mo­nio in­di­rec­to”, co­men­tó. “Ya hay un es­fuer­zo en mar­cha para eli­mi­nar la his­to­ria de la re­sis­ten­cia. Ese es­fuer­zo se ace­le­ra­rá cuan­do los tes­ti­gos se ha­yan ido”.

“Ya sa­ben có­mo es cuan­do al­guien es­tá bien, lo que di­cen so­bre el pa­sa­do pa­re­ce co­mo una fá­bu­la”, co­men­ta Te­re­sa Ba­ro­ni, de 86 años, que per­dió a su es­po­so, Sa­vino, a cau­sa del coronaviru­s, en mar­zo. “Y lue­go se mue­ren y ya no pa­re­ce una fá­bu­la”.

Re­la­tó que su es­po­so, de 94 años, ca­si nun­ca ha­bla­ba de su épo­ca, en la que es­ca­pa­ba de los fas­cis­tas y lu­cha­ba con la bri­ga­da Maz­zi­ni en San Leo, en la cos­ta es­te de Ita­lia.

Cuan­do él dio po­si­ti­vo en co­ro­na vi­rus y los pa­ra­mé­di­cos de una am­bu­lan­cia se pre­pa­ra­ban para lle­var­lo al hos­pi­tal en mar­zo, su es­po­sa lo man­tu­vo en casa, di­cien­do que ha­bía dor­mi­do con él du­ran­te 66 años y que no de­ja­ría de ha­cer­lo aho­ra. Mu­rió a su la­do días des­pués, re­la­tó, lle­ván­do­se con­si­go sus his­to­rias.

“Los re­cuer­dos des­apa­re­cen cuan­do los in­vo­lu­cra­dos di­rec­ta­men­te se van, y to­dos so­mos vie­jos”, ex­pre­só Wi­lliam Mar­co­ni, un par­ti­sano que lu­chó con­tra los na­zis en Ti­rano, en el nor­te de Ita­lia. “Y es­te vi­rus es­tá ma­tan­do a los an­cia­nos”.

Mar­co­ni, de 95 años, aún vi­ve en Ti­rano, don­de ex­pli­có que su in­ca­pa­ci­dad para ca­mi­nar lo ha man­te­ni­do en casa y le­jos de la ame­na­za del vi­rus. Ha­bía es­cri­to so­bre sus ex­pe­rien­cias, pe­ro aho­ra era me­nos op­ti­mis­ta so­bre la pers­pec­ti­va de que las ge­ne­ra­cio­nes más jó­ve­nes apren­die­ran las lec­cio­nes del pa­sa­do. “No es­toy con­ven­ci­do de que el re­cuer­do sir­va”, ex­pre­só. “In­clu­so aque­llos que co­no­cen la his­to­ria, lo ha­cen una y otra vez”.

Al mo­rir los tes­ti­gos, las nue­vas fuer­zas reha­cen el pa­sa­do.

ALES­SAN­DRO GRAS­SA­NI PARA THE NEW YORK TI­MES

El Covid-19 ha re­du­ci­do las fi­las de los que re­cuer­dan la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. El Día de la Li­be­ra­ción de Ita­lia. Sa­vino Ba­ro­ni, que mu­rió de coronaviru­s, ca­si nun­ca ha­bla­ba de cuan­do es­ca­pa­ba de los fas­cis­tas, di­jo su es­po­sa.

COR­TE­SÍA DE ELE­NA BA­RO­NI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.