Lo que el Covid-19 se lle­vó...y lo que nos de­jó

Listin Diario - - La Arrancada - ELLIS PÉREZ En la web lis­tin­dia­rio.com @Elli­sPe­re­zSr

El ser hu­mano ha de­mos­tra­do ser gre­ga­rio y por en­de, so­cial. De ahí que sus pri­me­ros asen­ta­mien­tos fue­ron en fun­ción de tri­bus, que al am­pliar­se fue­ron crean­do las al­deas y lue­go pue­blos y ciu­da­des. Lo fun­da­men­tal era com­par­tir, no ais­lar­se de ma­ne­ra so­li­ta­ria. EL COVID-19 aten­ta con­tra la esen­cia de es­ta con­di­ción hu­ma­na.

Fran­cia y yo aca­ba­mos de cum­plir tres me­ses de cua­ren­te­na ri­gu­ro­sa sin re­unir­nos con los hi­jos, nie­tos, ni ami­gos. Por nues­tras eda­des, y en mi ca­so otros fac­to­res, so­mos con­si­de­ra­dos de al­to ries­go. Aho­ra to­das las reunio­nes gru­pa­les se ha­cen a tra­vés de los me­dios mo­der­nos de co­mu­ni­ca­ción y so­cia­li­za­ción, co­mo son: el Zoom y el BlueJeans, en­tre otros. Cuán­tas de es­tas nue­vas mo­da­li­da­des van a per­ma­ne­cer ac­ti­vas y en qué gra­do?. Has­ta qué pun­to po­de­mos re­to­mar las cos­tum­bres an­te­rio­res?.

El confinamie­nto obli­ga­do ha de­te­ni­do la ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va en su ma­yor par­te, y se han per­di­do de­ce­nas de mi­llo­nes de em­pleos. Qué tiem­po to­ma­rá vol­ver a em­plear a to­da esa gen­te, y cuán­tos de es­tos ha­brán per­di­do su em­pleo de ma­ne­ra per­ma­nen­te?. Mu­chas em­pre­sas han que­bra­do y otras han te­ni­do que re­es­truc­tu­rar­se con una me­nor can­ti­dad de em­plea­dos. He­mos des­cu­bier­to que mien­tras ha­bla­mos es­ta­mos cons­tan­te­men­te ex­pul­san­do ha­cia el fren­te par­te de nues­tra sa­li­va que, cual llo­viz­na se in­te­gra a to­do lo que en­cuen­tra al fren­te y ha­cia aba­jo por el efec­to de la gra­ve­dad. Esto im­pac­ta es­pe­cial­men­te a la ho­te­le­ría del To­do In­clui­do que sir­ve la ma­yo­ría de sus co­mi­das es­ti­lo buf­fet ya que al co­lo­car­se y even­tual­men­te ser ser­vi­das a los clien­tes és­tas co­rren el ries­go de ha­ber re­ci­bi­do la llu­via de par­tí­cu­las de sa­li­va de to­do el que ha­ble fren­te a ellas. Ya nues­tra ho­te­le­ría to­mó la de­ci­sión de eli­mi­nar los buf­fets y en su lu­gar ser­vir la co­mi­da pla­tea­da.

Co­mo via­je­ro fre­cuen­te la ma­yor par­te de mi vi­da, sé que cuan­do uno lle­ga a un ho­tel lo pri­me­ro que ha­ce es ir al bar, pedir un tra­go y po­ner­le con­ver­sa­ción al bar­ten­der, por­que él es­tá su­pues­to a co­no­cer­lo to­do y los que son bue­nos en su pro­fe­sión no so­lo pre­pa­ran bue­nos tra­gos sino que tam­bién son gran­des con­ter­tu­lios. Pe­ro mien­tras él res­pon­de to­das tus pre­gun­tas es­ta­rá ro­cian­do tu tra­go con la ex­pul­sión de su sa­li­va.

Des­pués del COVID-19, le pon­dre­mos mas­ca­ri­llas a esos ser­vi­do­res para pro­te­ger­nos de sus bac­te­rias?.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.