¿Qué tie­nen en co­mún quie­nes su­pe­ran las cri­sis?

Listin Diario - - L2 - CELESTE PÉ­REZ

En es­tos días en los que to­dos he­mos te­ni­do más tiem­po li­bre de lo ha­bi­tual, por re­co­men­da­ción de una co­le­ga me dis­pu­se a leer la bio­gra­fía de She­lley Smith My­dans, una pe­rio­dis­ta y pri­sio­ne­ra de gue­rra es­ta­dou­ni­den­se. Ella cu­brió la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial des­de Eu­ro­pa y el Pa­cí­fi­co. Mien­tras es­ta­ba en Fi­li­pi­nas los ja­po­ne­ses la cap­tu­ra­ron por dos años en Manila y Shanghái. Tu­vo suer­te de par­ti­ci­par en un in­ter­cam­bio de pri­sio­ne­ros y re­gre­sar a su país, sus com­pa­ñe­ros no vi­vie­ron lo mis­mo. Murió con 87 años, lue­go de una vi­da per­so­nal y pro­fe­sio­nal col­ma­da de ben­di­cio­nes. Es­cri­bió tres no­ve­las, la más im­pac­tan­te ‘Ciu­dad abier­ta’, ba­sa­da en su tiem­po co­mo rehén.

¿Por qué?

Es­ta historia, que tu­vo un fi­nal fe­liz, me lle­va a una pre­gun­ta: ¿Por qué al­gu­nas per­so­nas su­pe­ran ex­pe­rien­cias di­fí­ci­les mien­tras otras no lo­gran ha­cer­lo? Qui­zá la res­pues­ta la ten­ga la pe­rio­dis­ta Wan­da Mén­dez, de Listín Dia­rio, quien ha de­di­ca­do va­rias pá­gi­nas de es­te me­dio pa­ra re­sal­tar los se­cre­tos de la lon­ge­vi­dad. Una se­rie de tra­ba­jos que nun­ca de­jo de leer por las gran­des en­se­ñan­zas que en­cuen­tro. Un pun­to en co­mún en­tre las fas­ci­nan­tes his­to­rias es que ca­da pro­ta­go­nis­ta ha cul­ti­va­do cier­tos há­bi­tos y ras­gos de per­so­na­li­dad que les ayu­dó a su­pe­rar las ad­ver­si­da­des. Eso sig­ni­fi­ca que la ma­ne­ra en que en­fren­ta­mos las di­fi­cul­ta­des pue­de mar­car una di­fe­ren­cia im­por­tan­te y no so­lo en tér­mi­nos de edad, tam­bién en bie­nes­tar.

Tran­qui­li­dad in­te­rior

Mu­chos de los se­lec­cio­na­dos pa­ra el es­pe­cial ‘La vi­da de los cen­te­na­rios’ han con­fe­sa­do que su cons­cien­cia es­tá tran­qui­la, que han pro­cu­ra­do ha­cer el bien y que en de­ce­nas de mo­men­tos fue­ron ca­pa­ces de pos­ter­gar sus de­seos pro­pios pa­ra lo­grar un bien co­mún. Es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca de per­so­na­li­dad ha­ce re­fe­ren­cia a la res­pon­sa­bi­li­dad y el au­to­con­trol. Cua­li­da­des que pue­den evi­tar que se tran­si­te por el ca­mino equi­vo­ca­do. Ge­ne­ral­men­te las per­so­nas que han te­ni­do una lar­ga vi­da atra­ve­sa­ron por pe­rio­dos di­fí­ci­les, su­peran­do qui­zá, gue­rras y pan­de­mias. No han es­ta­do li­bre de do­lor, pe­ro han sa­bi­do ges­tio­nar­lo ade­cua­da­men­te. Con una ac­ti­tud po­si­ti­va no se vie­ron co­mo víc­ti­mas de las cir­cuns­tan­cias, sino que in­ten­ta­ban en­con­trar un sig­ni­fi­ca­do a la si­tua­ción. La ma­gia de es­tas per­so­nas es que sin im­por­tar el in­for­tu­nio ex­pe­ri­men­tan gratitud, aun­que so­lo sea por es­tar vi­vos, y co­mo re­sul­ta­do re­nue­van sus de­seos de se­guir. La bue­na no­ti­cia es que to­dos po­de­mos desa­rro­llar es­tas cua­li­da­des. Ele­gir asu­mir los pro­ble­mas co­mo desafíos, in­ten­tar en­fo­car­nos en lo bueno y nun­ca ren­dir­nos. Así, cuan­do to­do es­te te­ma del co­ro­na­vi­rus sea so­lo el re­cuer­do de ‘ha­bía una vez’, in­clu­so po­dría­mos sen­tir­nos or­gu­llo­sos de po­der contarlo, cuan­do lle­gue­mos a los 100 años. ¡Has­ta el lu­nes!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.