Los gol­pes que cer­ce­na­ron las na­cien­tes de­mo­cra­cias de AL

Listin Diario - - Portada - POR RA­FAEL NUÑEZ

La ver­sión del ma­car­tis­mo apli­ca­da en Amé­ri­ca La­ti­na por el De­par­ta­men­to de Es­ta­do Nor­te­ame­ri­cano a tra­vés de la Agen­cia Cen­tral de In­te­li­gen­cia (CIA), a par­tir de la dé­ca­da de los cin­cuen­ta pa­ra de­rro­car a go­bier­nos de es­tir­pe me­ra­men­te de­mo­crá­ti­ca, mu­ti­ló la po­si­bi­li­dad de la cons­truc­ción de un pu­ña­do de so­cie­da­des plu­ra­les, de­sa­rro­lla­das en el con­ti­nen­te a par­tir de la dé­ca­da de los años cin­cuen­ta.

Apli­ca­do pri­me­ro a lo in­terno de los Es­ta­dos Uni­dos post Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, el ma­car­tis­mo fue la ac­ti­tud asu­mi­da por las ad­mi­nis­tra­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses pa­ra evi­tar las in­fil­tra­cio­nes de ele­men­tos co­mu­nis­tas en to­da su es­fe­ra de in­fluen­cia y en aque­llas que, aún le­ja­nas, po­dían pa­sar al blo­que ro­jo, en­ca­be­za­do por la Unión de Re­pú­bli­cas So­cia­lis­tas So­vié­ti­cas (URSS).

To­man­do el ape­lli­do del se­na­dor re­pu­bli­cano Jo­seph Ray­mond McCarthy, más que un mo­vi­mien­to pa­ra de­fen­der los pos­tu­la­dos de­mo­crá­ti­cos enar­bo­la­dos por Es­ta­dos Uni­dos, el ma­car­tis­mo se con­vir­tió en una pa­ra­noia an­ti­co­mu­nis­ta que se lle­vó en­tre las pa­tas de los ca­ba­llos a reales re­gí­me­nes li­be­ra­les, que no so­lo sur­gie­ron en le­ja­nas fron­te­ras del país del nor­te, sino en el pro­pio so­lar de Amé­ri­ca La­ti­na.

Cul­mi­na­da la Se­gun­da Gue­rra, Es­ta­dos Uni­dos sur­ge co­mo po­ten­cia he­ge­mó­ni­ca en oc­ci­den­te, mien­tras que la URSS se cons­ti­tu­ye en la lí­der de to­dos aque­llos paí­ses ali­nea­dos con la ideo­lo­gía so­cia­lis­ta o co­mu­nis­ta, con lo cual em­pie­za la de­no­mi­na­da Gue­rra Fría, que sir­ve de pre­di­ca­men­to al se­na­dor McCarty pa­ra po­ner en mar­cha una po­lí­ti­ca in­ten­sa de com­ba­te a los ver­da­de­ros o ale­ga­dos co­mu­nis­tas.

Sin ob­viar la reali­dad de que la Unión So­vié­ti­ca, con Jo­seph Sta­lin a la ca­be­za, bus­ca­ba ex­pan­sión de su ideo­lo­gía por el res­to del pla­ne­ta, no po­cos crí­ti­cos del ma­car­tis­mo en­ten­die­ron que aque­llo pa­só a ser una ob­se­sión tan bru­tal que se apro­ba­ron le­yes, pro­gra­mas y se con­fec­cio­na­ron lis­tas ne­gras en la pro­pia so­cie­dad nor­te­ame­ri­ca­na cu­yos in­te­gran­tes fue­ron per­se­gui­dos y en­car­ce­la­dos.

En no po­cos paí­ses con­si­de­ra­dos sa­té­li­tes de los Es­ta­dos Uni­dos se lle­va­ron a ca­bo cons­pi­ra­cio­nes au­pa­das por la CIA, de acuer­do con do­cu­men­tos des­cla­si­fi­ca­dos, que die­ron al tras­te con go­bier­nos ge­nui­na­men­te de­mo­crá­ti­cos li­be­ra­les co­mo los de Ró­mu­lo Ga­lle­gos, en Ve­ne­zue­la (1948); Fe­de­ri­co Chá­vez, en Pa­ra­guay (1954); Joao Gou­lart, pre­si­den­te de­rro­ca­do por la dic­ta­du­ra mi­li­tar que se per­pe­tuó por 21 años en Bra­sil, des­de 1964; Ja­co­bo Ár­benz Guz­mán, de­rro­ca­do el 18 de ju­nio de 1954, en Gua­te­ma­la; el pro­fe­sor Juan Bosch, en 1963, en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, de­pues­to por otra aso­na­da mi­li­tar azu­za­da por la CIA, de cu­ya ac­ción se cum­plie­ron 57 años es­te 25 de sep­tiem­bre.

Esos y otros gol­pes die­ron al tras­te con ad­mi­nis­tra­cio­nes de­mo­crá­ti­cas, til­da­das por Es­ta­dos

Uni­dos co­mo in­fil­tra­dos por la Unión So­vié­ti­ca, co­mo el de Sal­va­dor Allen­de, en 1973, en Chi­le.

Ja­co­bo Ar­benz, el so­ña­dor

La Re­vo­lu­ción de Oc­tu­bre en Gua­te­ma­la (1944-1954) fue un mo­vi­mien­to cí­vi­co­mi­li­tar que ini­ció una se­rie de re­for­mas y mo­der­ni­za­ción del Es­ta­do gua­te­mal­te­co, que por sus re­sul­ta­dos po­si­ti­vos se co­no­ció co­mo los “Diez Años de Pri­ma­ve­ra”. Des­pla­zó del po­der al ge­ne­ral Jor­ge Ubi­co Cas­ta­ñe­da, que per­ma­ne­ció 14 años y cu­yo ideo­lo­gía na­zi no era un se­cre­to co­mo tam­po­co su sim­pa­tía con el men­tor de ella, Adolf Hitler. Ubi­co Cas­ta­ñe­da co­mo otros dic­ta­do­res que se eri­gie­ron en el con­ti­nen­te no cons­ti­tu­yó, em­pe­ro, do­lor de ca­be­za pa­ra el De­par­ta­men­to de Es­ta­do ni la CIA, en­ton­ces.

A la ca­be­za de la jun­ta re­vo­lu­cio­na­ria gua­te­mal­te­ca es­tu­vie­ron el ca­pi­tán Ja­co­bo Ar­benz, Jor­ge To­rie­llo Ga­rri­do y el te­nien­te co­ro­nel Fran­cis­co Ja­vier Ara­na. Un año des­pués de ini­cia­da la re­vo­lu­ción, se or­ga­ni­za­ron elec­cio­nes li­bres que fue­ron ga­na­das por el ciu­da­dano Juan Jo­sé Aré­va­lo Ber­me­jo, a tra­vés de una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te, que tam­bién eli­gió dipu­tados.

El ase­si­na­to del te­nien­te co­ro­nel Ara­na el 18 de ju­lio de 1949, en cir­cuns­tan­cias muy con­fu­sas en el puen­te La Glo­ria, pre­pa­ró el te­rreno pa­ra que en el fir­ma­men­to mi­li­tar, Ár­benz Guz­mán pa­sa­ra a ser el mi­nis­tro de De­fen­sa del go­bierno are­va­lis­ta.

Ese gru­po de po­lí­ti­cos y mi­li­ta­res gua­te­mal­te­cos im­pul­só un pro­gra­ma de re­for­mas y avan­ces pa­ra im­pul­sar el desa­rro­llo eco­nó­mi­co de Gua­te­ma­la, co­mo el Có­di­go La­bo­ral, per­mi­tió la or­ga­ni­za­ción de los tra­ba­ja­do­res, fo­men­tó la edu­ca­ción pú­bli­ca en to­dos los ni­ve­les y for­ta­le­ció la Uni­ver­si­dad de San Car­los de Gua­te­ma­la.

Los in­ten­tos de gol­pes con­tra el pri­mer go­bierno de­mo­crá­ti­co de Aré­va­lo no cua­ja­ron de­bi­do a la in­fluen­cia en­tre los mi­li­ta­res del ma­yor Ár­benz Guz­mán, que tu­vo que so­fo­car­los, in­clui­do el en­ca­be­za­do por su com­pa­ñe­ro, el te­nien­te co­ro­nel Car­los Cas­ti­llo Ar­mas, Ca­ra de Ha­cha.

Cas­ti­llo Ar­mas es uno de los personajes prin­ci­pa­les que da vi­da a la nue­va no­ve­la del Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra, Ma­rio Var­gas Llo­sa, “Tiem­pos Re­cios”, pues­ta en cir­cu­la­ción el año pa­sa­do en más de 70 paí­ses.

Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, el dic­ta­dor Ra­fael Leo­ni­das Tru­ji­llo y su je­fe de in­te­li­gen­cia, Johnny Ab­bes García, son ac­to­res prin­ci­pa­les de la no­ve­la, de­bi­do a su des­ta­ca­da par­ti­ci­pa­ción en la muer­te de en­ton­ces pre­si­den­te gua­te­mal­te­co, Cas­ti­llo Ar­mas, quien sur­gió co­mo pre­si­den­te fru­to de una in­va­sión ar­ma­da des­de Hon­du­ras or­ga­ni­za­da, en­tre­na­da y fi­nan­cia­da por la CIA con la coope­ra­ción de Tru­ji­llo y Anas­ta­sio Somoza, dic­ta­dor ni­ca­ra­güen­se.

Aré­va­lo Ber­me­jo y Ár­benz Guz­mán echa­ron las ba­ses del desa­rro­llo eco­nó­mi­co y so­cial en Gua­te­ma­la, pe­ro te­nían un enemi­go in­sos­pe­cha­do: la Uni­ted Fruit Com­pany. Tal co­mo na­rra Var­gas Llo­sa con su ex­qui­si­ta pro­sa, es­ta em­pre­sa es­ta­dou­ni­den­se, ne­ga­da a pa­gar im­pues­tos y a per­mi­tir la or­ga­ni­za­ción de los tra­ba­ja­do­res, se con­vir­tió jun­to al em­ba­ja­dor John Emil Peu­ri­foy, en el mo­tor que pu­so en mar­cha el de­rro­ca­mien­to del go­bierno de­mo­crá­ti­co de un mi­li­tar que ni por aso­mo era co­mu­nis­ta ni te­nía in­fluen­cia ideo­ló­gi­ca se­me­jan­te. Es­te em­ba­ja­dor fue en­via­do a Gua­te­ma­la con esa mi­sión por­que ha­bía cum­pli­do un man­da­to si­mi­lar en Gre­cia.

A los cam­pe­si­nos e in­dí­ge­nas, Ja­co­bo Ár­benz em­po­de­ró en­tre­gán­do­le tie­rras co­mu­ne­ras sin due­ños, a los fi­nes de po­ner a pro­du­cir a su país y “con­ver­tir­lo en un mo­de­lo de de­mo­cra­cia co­mo los Es­ta­dos Uni­dos”. Ése era su sue­ño, trun­ca­do por el gol­pe or­ques­ta­do por un hom­bre sin con­di­cio­nes po­lí­ti­cas co­mo Cas­ti­llo Ar­mas.

“Las ma­las len­guas—re­fie­re Var­gas Llo­sa— de­cían que, cuan­do el De­par­ta­men­to de Es­ta­do le in­for­mó que su nue­vo des­tino se­ría Tai­lan­dia, el em­ba­ja­dor Peu­ri­foy pre­gun­tó, no se sa­be si en se­rio o en bro­ma: “¿Hay un nue­vo gol­pe de Es­ta­do en pers­pec­ti­va?”.

El de­rro­ca­mien­to en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na del pri­mer go­bierno de­mo­crá­ti­co tras la caí­da de Tru­ji­llo, del pro­fe­sor Juan Bosch, cuan­do ape­nas te­nía sie­te me­ses, fue otro ma­car­tis­mo en pleno go­bierno del de­mó­cra­ta John F. Ken­nedy. Cuan­do don Juan lle­gó al po­der el 27 de fe­bre­ro de 1963 ya te­nía una co­pio­sa obra li­te­ra­ria. Elec­to con una al­ta vo­ta­ción, Bosch ga­nó 22 de los 31 es­ca­ños y 49 de los 74 dipu­tados, a pe­sar de los es­fuer­zos de la oli­gar­quía tra­di­cio­nal, el al­to cle­ro ca­tó­li­co y una cú­pu­la mi­li­tar tru­ji­llis­ta que se afe­rra­ba al es­ti­lo de go­bierno au­to­ri­ta­rio, del que Bosch era la an­tí­te­sis.

Los in­ten­tos de im­pe­dir el ac­ce­so al po­der de Bosch no cul­mi­na­ron con su aplas­tan­te vic­to­ria con­tra la Unión Cí­vi­ca y Vi­ria­to Fia­llo, sino que en­tre­te­lo­nes se ha­cían es­fuer­zos de­no­da­dos pa­ra que no fue­ra ju­ra­men­ta­do.

Bosch no so­lo era un ejem­plo de de­cen­cia po­lí­ti­ca, sino un pa­ra­dig­ma de ho­nes­ti­dad, pues al ju­rar co­mo pre­si­den­te pre­sen­tó su de­cla­ra­ción ju­ra­da en la que ha­cía cons­tar de que no te­nía bie­nes al­gu­nos de­bi­do a que la ca­sa don­de vi­vía era al­qui­la­da y el mo­bi­lia­rio den­tro lo to­mó a cré­di­to.

Im­pul­só la pri­me­ra Cons­ti­tu­ción de­mo­crá­ti­ca en la que hi­zo plas­mar una se­rie de con­quis­tas so­cia­les, eco­nó­mi­cas y de res­pe­to de los de­re­chos hu­ma­nos. Co­mo el país aca­ba­ba de sa­lir de una de las dic­ta­du­ras mas re­cias del con­ti­nen­te, se en­fo­có en cons­truir las nor­mas, ba­se esen­cial de fun­cio­na­mien­to de una so­cie­dad: la Cons­ti­tu­ción de 1963.

El hi­jo del ca­ta­lán Jo­sé Bosch Su­bi­rats y de la puer­to­rri­que­ña Án­ge­la Ga­vi­ño ha­bría di­cho: “no bas­ta te­ner ideas; hay que ha­cer­las reali­dad en lo gran­de y en lo mi­núscu­lo”. Ese fue su es­tan­dar­te en el go­bierno y en la opo­si­ción. Lue­go de su de­rro­ca­mien­to, se fue al exi­lio y vol­vió pa­ra asu­mir el li­de­raz­go del par­ti­do que ha­bía ayu­da­do a fun­dar, pa­ra lue­go aban­do­nar­lo y cons­truir otro ins­tru­men­to po­lí­ti­co, el PLD, que lle­gó al po­der por pri­me­ra vez en 1996, y que aca­ba de de­jar­lo ba­jo un fuer­te cues­tio­na­mien­to de lo mo­ral, lo éti­co y los prin­ci­pios, cam­pos en los que Juan Bosch es un es­tan­dar­te de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na y Amé­ri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.