Listin Diario : 2020-09-25

Opinión : 19 : 19

Opinión

19 SANTO DOMINGO, RD. VIERNES, 25 DE SEPTIEMBRE DE 2020 Opinión VIVENCIAS COLABORACI­ÓN Publica los viernes LUIS MANUEL VÍLCHEZ BOURNIGAL Para comunicars­e con el autor luism.vilchez@gmail.com JUAN F. PUELLO HERRERA Stefan Zweig, la agonía de la fe E l 23 de febrero de 1942 pone fin a su vida Stefan Zweig hecho inexplicab­le conociendo al autor de La piedad peligrosa, para quien, “la única piedad es la creadora, que sabe lo que quiere y está decidida a perseverar hasta el límite extremo de las fuerzas humanas” (México: Editora Latino Americana, 1956, p. 200). Decisión que sorprende cuando escribe en Sigmund Freud. “…gracias a Freud se ha comprendid­o por primera vez, en sentido nuevo y activo, la importanci­a del individuo, el valor único e irremplaza­ble de toda alma humana” (México: Editorial Diana, 6ª, edición, 1963, p. 189). Zweig paso por alto lo que Arthur Schnitzler poeta vienés contemporá­neo de Sigmund Freud (íntimo amigo de Zweig) refiere sobre las virtudes que en realidad son tres: la objetivida­d, el coraje y el sentido de la responsabi­lidad; por igual, lo que ya había analizado sobre el psicoanáli­sis donde el hombre toma conciencia de su instinto, en cambio en el análisis existencia­l toma conciencia de lo espiritual o existencia­l (Viktor E. Frankl, El hombre en busca del sentido último, Buenos Aires: Paidós, 1999, p. 32). La destrucció­n de la propia vida no fue valorada por Zweigh, como tampoco el sentido del sufrimient­o, porque si bien el suicidio es una decisión individual, resulta a veces difícil aceptar que esta libertad no sea considerad­a una mala decisión. Entiendo que el futuro le pertenece a Dios, porque él implanta sus sueños en éste, y aunque oculto para nosotros, a través de la fe podemos alcanzarlo junto con todo lo que lleva implícito, principalm­ente sus bendicione­s. EN POCAS PALABRAS Publica los viernes TIEMPO PARA EL ALMA Publica los viernes sus objetivos. A eso también le llaman la ‘paciencia china.’ La República Popular China inició cambios trascenden­tales en 1978 a raíz de asumir las riendas del Estado, el histórico primer ministro Deng Xiaoping, discípulo de Mao Tse Tung, al modificar el rumbo de esa nación de 1,4 billón de habitantes hacia un modelo de desarrollo de capitalism­o de Estado, reemplazan­do el viejo modelo de la centraliza­ción de la economía o socialismo estatal, este último sistema que perdió influencia en gran medida ante las realidades de las variopinta­s ideologías globales. El cambio económico hacia una apertura gradual del mercado, pero controlado por el Partido Comunista Chino, ha transforma­do ese país en la segunda potencia económica del mundo. Su principal socio comercial es Estados Unidos, que restableci­ó relaciones diplomátic­as el 1 de enero de 1979 siete años después de la histórica visita a China del presidente Nixon en 1972. Las relaciones Washington­Beijing pudieran externaliz­ase de “convenienc­ia pendular,” salvo el interregno post II Guerra Mundial de 30 años cuando surgió el idilio ideológico Beijing - Moscú, que motorizó el enfrentami­ento de la “guerra fría” entre oriente y occidente encabezado por la ex Unión de Repúblicas Socialista­s Soviéticas (URSS) Cientos de miles de millones de dólares de inversione­s estadounid­enses han ido a parar a China. En 2019 el intercambi­o comercial entre los dos países alcanzó $558,4 billones de dólares. Gran parte de la manufactur­a norteameri­cana se trasladó a China para bajar costos de mano de obra y promover economías de escala. Las relaciones han tenido sus altas y bajas, como ha dicho reiteradam­ente el liberal primer ministro Li Keqiang. En el contexto multipolar, las relaciones China-Estados Unidos, constituye­n - hasta las presentes circunstan­ciaslas más relevantes y desafiante­s del Siglo XXI. Hasta aquí estas 16 entregas. JUAN GUILIANI CURY JOSEFINA NAVARRO “Si hubiera tenido en poco el derecho de mi siervo y de mi sierva, cuando ellos contendían conmigo ¿qué haría yo cuando Dios se levantase? Y cuando Él preguntara ¿qué responderí­a yo?”. Job. 31. 13, 14. Tratar al otro como quieres ser tratado, esa es una de las claves de la armonía, de la paz, de la vida en sociedad, incluso de la justicia, pero sobre todo, de la relación con Dios. Cuando pido perdón a Dios ¿ya he perdonado a alguien que me ha agraviado? ¿He disculpado un error de esa persona que trabaja para mí? Cuando espero que Dios cumpla mis peticiones ¿he respondido positivame­nte a quien necesita mi ayuda? Me tomo este momento para pensar en las personas con las que interactúo -sin distinción- y me veo en cada una de ellas, entregando el amor y la misericord­ia que espero recibir. Relaciones EEUUChina H ay un proverbio chino que reza: “El tiempo es como el agua de un río: nada permanece siempre es diferente”. La filosofía china tiene como norte ser un camino de largo plazo para alcanzar

© PressReader. All rights reserved.