Adáp­te­se a las nue­vas re­glas de la co­mu­ni­ca­ción H

Oy las com­pa­ñías en­fren­tan nue­vos desafío al re­la­cio­nar­se con sus pú­bli­cos in­ter­nos y ex­ter­nos. Se­gún Ma­rión Pa­gés, CEO de In­ge­nio Ca­pi­tal, empresa do­mi­ni­ca­na es­pe­cia­li­za­da en es­te te­ma, un error fre­cuen­te es omi­tir la in­ter­ac­ción in­ter­na, cuan­do es­ta es

Mercados & Tendencias Rep. Dominicana - - Entrevista -

Los usua­rios di­gi­ta­les abrie­ron más ca­na­les pa­ra que su empresa lle­gue a ellos, pe­ro cui­da­do, por­que es­pe­ran más aten­ción.

¿Qué se de­be te­ner cla­ro, an­tes de ini­ciar una cam­pa­ña de co­mu­ni­ca­ción?

El mun­do se ha trans­for­ma­do y lo se­gui­rá ha­cien­do. He­mos ido cam­bian­do a lo que es el mar­ke­ting neu­ró­lo­gi­co, y he­mos pa­sa­do de una cul­tu­ra de lí­der Al­fa — aque­lla don­de una so­la fi­gu­ra man­da­ba y de­cía co­mo eran las co­sas— a una es­truc­tu­ra de li­de­raz­go.

Hoy se re­quie­re un li­de­raz­go Ome­ga, en el que nues­tro pun­to de re­fe­ren­cia es el tra­to con­ti­nuo de per­so­na a per­so­na.

¿Cuá­les son los prin­ci­pa­les cam­bios en las ten­den­cias de co­mu­ni­ca­ción?

Los mé­to­dos de co­mu­ni­ca­ción ex­ter­nas que apli­can las em­pre­sas pa­ra cap­tar clien­tes se ha vuel­to muy ver­sá­til. An­tes los co­mer­cia­les eran di­ri­gi­dos a to­do ti­po de au­dien­cia, pe­ro aho­ra la pre­sen­ta­ción de un anun­cio de cer­ve­za, por ejem­plo, de­be ser di­fe­ren­te pa­ra el hom­bre y la mu­jer, con­vir­tién­do­se en una co­mu­ni­ca­ción más per­so­na­li­za­da.

¿Qué cam­bios se de­ben adop­tar en la co­mu­ni­ca­ción in­ter­na?

Uno de los pro­ble­mas que en­fren­tan los de­par­ta­men­tos de Re­cur­sos Hu­ma­nos de las em­pre­sas, es que hoy tra­ba­jan con­jun­ta­men­te un jo­ven de 23 años, con ta­len­to y crea­ti­vi­dad y su je­fe de 45 años. En­ton­ces pa­ra ese jo­ven, su je­fe es un an­ciano y psi­co­ló­gi­ca­men­te hay que ha­cer una re­in­ge­nie­ría e in­cluir es­te com­po­nen­te en la co­mu­ni­ca­ción in­ter­na.

¿Qué pa­pel jue­ga la tec­no­lo­gía?

La tec­no­lo­gía es un ar­ma de do­ble fi­lo, por­que así co­mo te acer­ca a tu pú­bli­co ob- je­ti­vo, tam­bién te ale­ja de él. En el mun­do glo­ba­li­za­do de hoy, hay que sa­ber que mien­tras más tec­nó­lo­go es el usua­rio, más afec­to, unión e iden­ti­dad ne­ce­si­ta.

¿Qué ti­po de pre­cau­cio­nes de de­ben to­mar en la co­mu­ni­ca­ción di­gi­tal?

A ve­ces co­mo mar­ca po­de­mos emi­tir al­gún ti­po de co­men­ta­rio sin to­mar en cuen­ta el ries­go, por ejem­plo, ha­blar a tra­vés de las re­des so­cia­les no nos da la opor­tu­ni­dad de ex­pli­car­nos cla­ra­men­te, ya que el clien­te no pue­de ver el tono en que di­ces las co­sas.

La co­mu­ni­ca­ción di­gi­tal com­po­ne un con­jun­to de fac­to­res que ame­ri­tan ne­ce­sa­ria­men­te apli­car he­rra­mien­tas y es­tra­te­gias que re­sul­ten efec­ti­vas an­te ca­sos de éxi­tos o en su de­fec­to, ca­sos de cri­sis.

¿Es co­rrec­to apli­car la fa­mo­sa fra­se: “El clien­te siem­pre tie­ne la ra­zón”?

El com­pla­cer siem­pre al pú­bli­co so­lo por ha­cer­lo no es­tá bien, pues cuan­do es­te cre­ce un po­co no tie­ne leal­tad. Al com­pla­cer­lo lo que es­tás es crean­do mo­men­tos tem­po­ra­les de sa­tis­fac­ción, en­ton­ces es­ta per­so­na no te va a traer des­pués el pa­go de leal­tad, en­ton­ces no­so­tros mis­mos co­mo em­pre­sa­rios a ve­ces es­ta­mos pro­vo­can­do la des­leal­tad, por­que es­ta­mos tra­tan­do de am­pliar o to­mar un mer­ca­do an­tes que na­die, pe­ro per­de­mos la tras­cen­den­cia del mer­ca­do leal que ya te­ne­mos al ha­cer eso.

MARZO 2017

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.