¿Quién es el gran per­de­dor?

Mercados & Tendencias Rep. Dominicana - - Opinion -

Es­tas pre­mi­sas son vá­li­das tan­to en la can­cha co­mo en los ne­go­cios. Tan­to si es­tás aco­mo­da­doen las mie­les del éxi­to y pien­sas que has in­no­va­do lo su­fi­cien­te co­mo si es­tás preo­cu­pa­do por la des­ace­le­ra­ción de las ven­tas en los úl­ti­mos años, pue­de ser que es­tés per­dien­do más de lo que crees.

Mien­tras el co­mer­cio elec­tró­ni­co es la úni­ca in­dus­tria mul­ti­mi­llo­na­ria que cre­ce a un pa­so por­cen­tual de dos dí­gi­tos por año, tu com­pa­ñía si­gue usan­do in­ter­net so­lo pa­ra com­par­tir y re­ci­bir in­for­ma­ción.

El Glo­bal B2C E-com­mer­ce Re­port 2016, emi­ti­do por Ecom­mer­ce Foun­da­tion, re­ve­ló que el co­mer­cio elec­tró­ni­co ya re­pre­sen­ta el 7% de las ven­tas to­ta­les de re­tail en to­do el mun­do. Se­gún es­te in­for­me, en 2015 más de 1.4 bi­llo­nes de per­so­nas com­pra­ron bie­nes y ser­vi­cios por in­ter­net al me­nos una vez, gas­tan­do en to­tal $2,272.7 bi­llo­nes. Se es­ti­ma que es­te mon­to cre­ció 17.5% en 2016.

La­men­ta­ble­men­te, Amé­ri­ca La­ti­na si­gue sien­do uno de los mer­ca­dos más pe­que­ños pa­ra el co­mer­cio elec­tró­ni­co, so­lo por en­ci­ma del Me­dio Orien­te, y con una por­ción del 1.4% del to­tal de ven­tas. Pe­se a ello, el potencial en la re­gión es evi­den­te, pues el mer­ca­do cre­ció 28%, de 2014 a 2015. Y no so­lo las transac­cio­nes de com­pra y ven­ta al con­su­mi­dor es­tán au­men­tan­do, sino tam­bién las transac­cio­nes en­tre ne­go­cios.

Du­ran­te una con­fe­ren­cia ma­gis­tral que im­par­tí a 150 ge­ren­tes de Cen­troa­mé­ri­ca, con­fir­mé que es­te potencial se es­tá des­per­di­cian­do en nues­tros paí­ses. Si bien to­dos los ge­ren­tes re­co­no­cie­ron que era in­dis­pen­sa­ble in­te­grar el co­mer­cio elec­tró­ni­co al pla­nea­mien­to es­tra­té­gi­co de su empresa, so­lo 3 de ellos ha­bían im­ple­men­ta­do pro­yec­tos re­la­cio­na­dos en el úl­ti­mo año.

Aun­que hay gran­des avan­ces en Cos­ta Ri­ca, Cen­troa­mé­ri­ca en ge­ne­ral se es­tá que­dan­do atrás. Las ra­zo­nes es­tán re­la­cio­na­das con as­pec­tos de la cul­tu­ra em­pre­sa­rial, la des­con­fian­za a la se­gu­ri­dad ci­ber­né­ti­ca y la po­ca dis­po­ni­bi­li­dad de so­lu­cio­nes de pa­go en lí­nea con­fia­bles y efi­cien­tes.

Nues­tra ex­pe­rien­cia en The Pa­ga­di­to Group, com­pa­ñía que cuen­ta con so­lu­cio­nes de pa­go en lí­nea ági­les y se­gu­ras, nos ha mos­tra­do que to­da­vía hay una abru­ma­do­ra can­ti­dad de ge­ren­tes que si­guen to­man­do de­ci­sio­nes ba­jo la ló­gi­ca tra­di­cio­nal, y que po­si­ble­men­te pa­ra que es­ta ló­gi­ca evo­lu­cio­ne al co­mer­cio en lí­nea se re­quie­ra un re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal pa­ra in­no­var.

Asi­mis­mo, mu­chos de los ge­ren­tes tra­di­cio­na­les no es­tán dis­pues­tos a des­ti­nar pre­su­pues­to a la ge­ne­ra­ción de pro­yec­tos de co­mer­cio elec­tró­ni­co ni a las es­tra­te­gias pu­bli­ci­ta­rias que de­ben acom­pa­ñar­los.

Del la­do de los con­su­mi­do­res, aun­que to­da­vía exis­te cier­ta des­con­fian­za en el uso de tar­je­tas de cré­di­to y dé­bi­to on­li­ne, la adop­ción de esa mo­da­li­dad de pa­go es­tá cre­cien­do y por en­de la de­man­da de ser­vi­cios más efi­cien­tes. Es­ta de­man­da cre­cien­te se ve es­ti­mu­la­da tam­bién por el re­cha­zo a las lar­gas fi­las de es­pe­ra y a las in­co­mo­di­da­des de la com­pra en vi­tri­na, así co­mo el den­so trá­fi­co de las ciu­da­des y la fal­ta de parqueo.

Com­pa­ñías que van a la van­guar­dia ya es­tán ofre­cien­do com­prar pro­duc­tos de pri­me­ra ne­ce­si­dad co­mo ali­men­tos y me­di­ca­men­tos o ha­cer sus pa­gos en lí­nea. Pe­ro es­tas aún son muy po­cas.

To­dos sa­be­mos que cuan­do hay me­nos ju­ga­do­res hay ma­yo­res po­si­bi­li­da­des de ga­nar. Quien de­ci­da su­bir­se hoy a la ola del co­mer­cio elec­tró­ni­co en la re­gión eli­mi­na­rá fron­te­ras y ha­rá ne­go­cios 24/7, mo­der­ni­zán­do­se y com­pi­tien­do con los gran­des, au­men­tan­do sus in­gre­sos y ge­ne­ran­do nue­vos ne­go­cios. Cla­ra­men­te, es­ta­rá ade­lan­te en la cur­va de apren­di­za­je. Quien no lo ha­ga, se­gui­rá or­gu­llo­so con sus es­tra­te­gias de ha­ce 20 años.

MARZO 2017

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.