Fá­bri­cas 4.0: El im­pe­rio de las má­qui­nas

Mercados & Tendencias Rep. Dominicana - - Especial - 60 80 100

Ha­ce más de 100 años Henry Ford trans­for­mó por com­ple­to el mo­de­lo de pro­duc­ción de la in­dus­tria au­to­mo­triz de Es­ta­dos Uni­dos. Su vi­sión era re­du­cir los cos­tos y tiem­pos de fa­bri­ca­ción gra­cias a la pro­duc­ción en se­rie.

An­tes de in­cor­po­rar su lí­nea de mon­ta­je en la plan­ta de Ford de High­land Park, en las afue­ras de De­troit, en­sam­blar un Ford Mo­de­lo T to­ma­ba unas 12,5 ho­ras y su pre­cio fi­nal era de unos US$850. Es­ta in­no­va­ción re­du­jo el tiem­po a so­lo 93 mi­nu­tos y el cos­to a unos US$260, se­gún re­se­ñan los his­to­ria­do­res de la pro­pia com­pa­ñía.

A la fá­bri­ca, co­no­ci­da co­mo el Pa­la­cio de Cris­tal, lle­ga­ban tre­nes car­ga­dos con las enor­mes pie­zas que eran mo­vi­li­za­das por grúas y lle­va­das a los tra­ba­ja­do­res por cin­tas trans­por­ta­do­ras. La plan­ta rá­pi­da­men­te pa­só de fa­bri­car 100 co­ches al día a unos 1,000.

Hoy las fá­bri­cas de Ford lu­cen muy dis­tin­to, y un ejem­plo de ello es su mo­der­na plan­ta en Va­len­cia, que gra­cias a un com­ple­jo sis­te­ma in­for­má­ti­co que mo­ni­to­rean ca­da par­te del pro­ce­so y el tra­ba­jo de 2,000 ro­bots, es ca­paz de ter­mi­nar unos 10, 000 vehícu­los al día, pa­ra com­ple­tar una pro­duc­ción anual de 400,000 co­ches.

Al igual que Ford las fá­bri­cas de to­do el mun­do han si­do in­va­di­das por la tec­no­lo­gía, y to­das las se­ña­les del mer­ca­do apun­tan a que en las dé­ca­das que vie­nen, es pro­ba­ble que las gran­des in­no­va­cio­nes, ta­les co­mo el In­ter­net de las Co­sas (IOT), la im­pre­sión 3D y la au­to­ma­ti­za­ción de pro­ce­sos cau­sen una ma­yor re­vo­lu­ción en los pro­ce­sos de pro­duc­ción, so­bre to­do en los paí­ses en vías de desa­rro­llo.

La dis­rup­ción tec­no­ló­gi­ca que ha im­pli­ca­do el desa­rro­llo de sis­te­mas más com­ple­jos, que com­bi­nan hard­wa­re, sen­so­res, al­ma­ce­na­mien­to de da­tos, mi­cro­pro­ce­sa­do­res y soft­wa­re es­tán desatan­do una nue­va era in­dus­trial, cam­bian­do la na­tu­ra­le­za de los pro­duc­tos, al­te­ran­do las ca­de­nas de va­lor y obli­gan­do a las em­pre­sas a re­di­se­ñar sus es­tra­te­gias pa­ra ade­cuar­se a la eco­no­mía di­gi­tal.

Tan­to es así, re­fie­re Li Yong, di­rec­tor Ge­ne­ral de la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra el Desa­rro­llo In­dus­trial ( ONUDI, por sus si­glas en in­glés), que el Ob­je­ti­vo 9 de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble “Des­ple­gar in­fra­es­truc­tu­ras fia­bles, sos­te­ni­bles, re­si­lien­tes y de ca­li­dad, pa­ra pro­mo­ver una in­dus­tria­li­za­ción in­clu­si­va y sos­te­ni­ble, y fo­men­tar la in­no­va­ción” im­pli­ca que, sin tec­no­lo­gía e in­no­va­ción, la in­dus­tria­li­za­ción no ten­drá lu­gar, y sin in­dus­tria­li­za­ción, no ha­brá desa­rro­llo.

En Amé­ri­ca Cen­tral y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na los in­dus­tria­les tam­bién ha­cen lo pro­pio pa­ra ace­le­rar y re­du­cir el cos­tos de sus pro­ce­sos de mo­do que sean ca­pa­ces de com­pe­tir en un mun­do ca­da vez más glo­ba­li­za­do.

Sin em­bar­go los paí­ses de la re­gión tie­nen pro­ble­mas pa­ra pa­sar de las pro­pues­tas a la implementación en te­mas de in­no­va­ción, así lo ad­vier­te la Co­mi­sión Eco­nó­mi­ca pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be (Ce­pal) en su in­for­me Cien­cia, tec­no­lo­gía e in­no­va­ción en la eco­no­mía di­gi­tal.

El or­ga­nis­mo re­co­no­ce que en in­ver­sión de I+D, uno de los prin­ci­pa­les in­di­ca­do­res del es­fuer­zo tec­no­ló­gi­co e in­no­va­dor de los paí­ses, mien-

An­tes ha­bía que al­qui­lar un he­li­cóp­te­ro pa­ra su­per­vi­sar la co­se­cha, aho­ra con un dron se su­per­vi­sa to­do des­de el ai­re

UN PRO­CE­SO LIBRE DE BACTERIAS

En Cen­tro­lac el uso de la tec­no­lo­gía em­pie­za des­de el mo­men­to de la en­tre­ga de la le­che, su re­cep­ción en plan­ta, pro­ce­sa­mien­to, em­pa­que y co­mer­cia­li­za­ción. Con pre­sen­cia en Ni­ca­ra­gua, Cos­ta Ri­ca y Gua­te­ma­la, Cen­tro­lac tie­ne co­mo ob­je­ti­vo pro­du­cir y co­mer­cia­li­zar ali­men­tos y a tra­vés de la in­ver­sión tec­no­ló­gi­ca ha bus­ca­do ga­ran­ti­zar la inocui­dad de sus pro­duc­tos. Uno de los prin­ci­pa­les equi­pos con los que cuen­ta la com­pa­ñía es una de­pu­ra­do­ra cen­tri­fu­ga­do­ra de gran ve­lo­ci­dad que en se­gun­dos in­cre­men­ta la tem­pe­ra­tu­ra has­ta 75 gra­dos, lo que per­mi­te eli­mi­nar bacterias y mi­cro­or­ga­nis­mos. Se­gún Al­fre­do La­ca­yo, di­rec­tor Eje­cu­ti­vo de Cen­tro­lac, la in­ver­sión en tec­no­lo­gía e in­no­va­ción com­pren­de al­re­de­dor del 50% de las uti­li­da­des de la com­pa­ñía. “La in­no­va­ción nos per­mi­te pro­ce­sos más se­gu­ros y con­fia­bles. Con­ta­mos con una plan­ta pro­ce­sa­do­ra mo­der­na com­pues­ta por equi­pos, ma­qui­na­ria y la­bo­ra­to­rio de al­ta tec­no­lo­gía, así co­mo in­fra­es­truc­tu­ra de aco­pio pro­pia”, ma­ni­fies­ta el di­rec­ti­vo, quien ex­po­ne que la empresa tam­bién es­tá in­vir­tien­do en tec­no­lo­gía pa­ra re­du­cir su hue­lla ambiental, con un pro­yec­to de ge­ne­ra­ción de ener­gía so­lar orien­ta­da a que más del 75% de su con­su­mo de ener­gía pro­ven­ga de fuen­tes re­no­va­bles.

Zig­hel­boim ase­gu­ra que al año in­vier­ten en­tre un 5% y 7% de su fac­tu­ra­ción en in­no­var sus pro­ce­sos, en­fo­cán­do­se en tec­no­lo­gía de pun­ta y en ca­pa­ci­ta­cio­nes orien­ta­das a crear pro­duc­tos con ma­yor va­lor agre­ga­do, co­mo ro­pa fit­ness y de tra­ba­jo.

“Los clien­tes bus­can pro­duc­tos di­fe­ren­cia­dos y con es- tas in­ver­sio­nes lo­gra­mos ofre­cer­les eso. Es­to nos da ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va y nos con­ver­ti­mos en sus pro­vee­do­res es­tra­té­gi­cos”, re­sal­ta Zig­hel­boim, quien du­ran­te su pre­sen­ta­ción en el Fo­ro a la In­no­va­ción de Tex­ti­le World ma­ni­fes­tó que mu­chas de las in­no­va­cio­nes apli­ca­das en Te­xops se ori­gi­na­ron de los co­no­ci­mien­tos ad­qui­ri­dos en via­jes de in­ves­ti­ga­ción a paí­ses co­mo Ca­na­dá, Ita­lia, Fran­cia, Mé­xi­co, Tai­lan­dia, Co­rea, Hong Kong, Sui­za, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Es­ta­dos Uni­dos y Ale­ma­nia.

Pa­ra me­jo­rar sus pro­ce­sos, la com­pa­ñía ad­qui­rió ro­bots pa­ra que cor­ten la te­la, con el ob­je­ti­vo de que el cor­te sea exac­to y apli­can tec­no­lo­gía 3D pa­ra ha­cer mues­tras vir­tua­les en lu­gar de las fí­si­cas, lo que les fa­vo­re­ce ya que és­tas se pue­den ela­bo­rar sin ne­ce­si­dad de es­pe­rar por te­la o por cual­quier otro in­su­mo. Es­to, ase­gu­ra Zig­hel­boim, se tra­du­ce en aho­rro en tiem­po de desa­rro­llo.

Y es que ac­tual­men­te la in­no­va­ción y la in­ves­ti­ga­ción ya no son un lu­jo pa­ra las em­pre­sas de la re­gión sino una obli­ga­ción, afir­ma Fer­nan­do Paiz, de­cano de la Fa­cul­tad de In­ge­nie­ría de la Uni­ver­si­dad Del Va­lle de Gua­te­ma­la (UVG), quien atri­bu­ye es­to a que los gus­tos y de­seos del con­su­mi­dor es­tán en cons­tan­te cam­bio, por lo que “si la empresa no se ajus­ta rá­pi­da­men­te se va que­dan­do fue­ra de la com­pe­ten­cia”. Por ello, re­sal­ta, aho­ra es co­mún que mu­chas em­pre­sas cuen­ten con de­par­ta­men­tos for­ma­les de in­no­va­ción o ge­ren­tes en­car­ga­dos de di­cha área. “Es­to es al­go que no se mi­ra­ba ha­ce 6 o 7 años, pe­ro hoy las em­pre­sas in­vier­ten en in­no­va­ción y en agre­gar va­lor”, ex­po­ne.

Arian­na Tris­tán, di­rec­to­ra de In­no­va­ción de la Cá­ma­ra de In­dus­trias de Cos­ta Ri­ca (CICR), coin­ci­de con Paiz y ase­gu­ra que ac­tual­men­te el 93% de las em­pre­sas ti­cas ha­cen al­gún ti­po de in­no­va­ción, prin­ci­pal­men­te en el área de pro­duc­tos y ser­vi­cios, pe­ro tam­bién en la par­te de pro­ce­sos, “lo cual es im­pe­ra­ti­vo si quie­re se­guir en el mer­ca­do” en­fa­ti­za.

Nue­vos modelos de pro­duc­ción

Las tec­no­lo­gías re­cién lle­ga­das, han per­mi­ti­do a las fá­bri­cas mo­der­ni­zar sus pro­ce­sos, ha­cién­do­los más efi-

MARZO 2017

cien­tes, rá­pi­dos, pre­ci­sos, se­gu­ros e in­clu­si­ve au­tó­no­mos. La sus­ti­tu­ción de la mano de obra hu­ma­na por má­qui­nas con cier­to ni­vel de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y au­to­apren­di­za­je, han he­cho que las fá­bri­cas ex­pan­dan sus ho­ri­zon­tes, au­men­tan­do su pro­duc­ción y re­du­cien­do cos­tos.

Y es que pa­ra sos­te­ner el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, los paí­ses ne­ce­si­tan un cam­bio tec­no­ló­gi­co que po­ten­cie el cre­ci­mien­to. Uno de esos cam­bios lle­gó con el In­ter­net de las Co­sas (IOT, por sus si­glas en in­glés), con el que la ma­qui­na­ria y las co­sas que se pro­du­cen se co­nec­tan, mien­tras los fa­bri­can­tes y pro­vee­do­res pue­den mo­ni­to­rear el desem-

MARZO 2017

pe­ño de las má­qui­nas. Así, a tra­vés de es­ta co­nec­ti­vi­dad se pue­de vi­sua­li­zar la pro­duc­ción y po­si­bles pro­ble­mas en tiem­po real, así co­mo pre­ve­nir los man­te­ni­mien­tos.

“Es­ta ten­den­cia (el IOT) ha per­mi­ti­do, tam­bién, re­du­cir ac­ci­den­tes y pre­ve­nir ma­los fun­cio­na­mien­tos a par­tir de un con­trol más es­tric­to y mi­nu­cio­so de ca­da uno de los pro­ce­sos”, ex­pli­ca Car­los Al­va­rez, so­cio fun­da­dor de la gre­mial de Tec­no­lo­gía e In­no­va­ción de la Cá­ma­ra de In­dus­tria de Gua­te­ma­la (CIG).

Y es pre­ci­sa­men­te en el IOT que Tris­tán cree que el sec­tor in­dus­trial cos­ta­rri­cen­se de­be­ría en­fo­car­se pa­ra po­ten­ciar te­mas co­mo la au­to­ma- ti­za­ción y co­nec­ti­vi­dad, los cua­les per­mi­ten una ma­yor efi­cien­cia en los pro­ce­sos de pro­duc­ción. “De­be­mos su­bir­nos a la ola ya, es al­go que de­be­ría­mos de es­tar in­cor­po­ran­do en nues­tras in­dus­trias pa­ra que real­men­te se con­vier­tan en fá­bri­cas in­te­li­gen­tes, en fá­bri­cas del fu­tu­ro”, di­ce.

Un se­gun­do cam­bio lle­gó con el uso de dro­nes en di­fe­ren­tes in­dus­trias, co­mo en el sec­tor agroin­dus­trial, por ejem­plo, en el que se uti­li­zan es­tos dis­po­si­ti­vos pa­ra re­gar in­sec­ti­ci­das y pes­ti­ci­das. “An­tes ha­bía que al­qui­lar un he­li­cóp­te­ro pa­ra su­per­vi­sar la co­se­cha, aho­ra con un dron se su­per­vi­sa to­do des­de el ai­re y se to­ma in­ven­ta­rio de to­das las es­tan­te­rías. Tam­bién se es­tá dan­do un ma­yor uso de dro­nes pa­ra se­gu­ri­dad y pa­ra me­dir te­rre­nos”, ex­pli­ca Ja­vier Si­mán, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Sal­va­do­re­ña de In­dus­tria­les (ASI).

Asi­mis­mo, in­no­va­cio­nes co­mo la elec­tró­ni­ca y los ser­vo­mo­to­res tam­bién han re­vo­lu­cio­na­do la in­dus­tria re­gio­nal. Con es­ta nue­va tec­no­lo­gía, la ma­qui­na­ria de­pen­de me­nos de los en­gra­na­jes y de fa­jas y es la elec­tró­ni­ca la que mo­de­ra las ve­lo­ci­da­des y las au­to­ma­ti­za­cio­nes.

“En to­dos los sec­to­res in­dus­tria­les se han ex­pe­ri­men­ta­do gran­des avan­ces tec­no­ló­gi­cos du­ran­te los úl­ti­mos 10 años, en­tre los que so­bre­sa­len las ma­qui­na­rias más efi­cien­tes en el con­su­mo de ener­gía eléc­tri­ca, con ma­yor pro­duc­ti­vi­dad y con más au­to­ma­ti­za­ción”, de­ta­lla Si­mán. El re­sul­ta­do: Ma­yor efi­cien­cia en los pro­ce­sos in­dus­tria­les, ma­yor pro­duc­ti­vi­dad y me­jor ca­li­dad de los pro­duc­tos.

Sin em­bar­go, po­dría ha­cer­se mu­cho más, de­cla­ra Ga­briel Pa­sos La­ca­yo, ex pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de In­dus­trias de Ni­ca­ra­gua (CA­DIN) y de la Fe­de­ra­ción de Cá­ma­ras y Aso­cia­cio­nes In­dus­tria­les Cen­troa­me­ri­ca­nas (FECAICA).

“Por lo me­nos en Ni­ca­ra­gua, en te­mas de in­no­va­ción ha­ce fal­ta mu­chí­si­mo. Son muy po­cas las me­dia­nas y pe­que­ñas em­pre­sas que han lo­gra­do te­ner efi­cien­cias tec­no­ló­gi­cas. Una de las ra­zo­nes es la de­fi­cien­cia de la edu­ca­ción téc­ni­ca, lo cual im­pac­ta di­rec­ta­men­te en el ni­vel pro­duc­ti­vo y ge­ren­cial, ya que és­ta se ne­ce­si­ta pa­ra en­ten­der y ana­li­zar lo que exis­te en el mun­do y po­der apli­car­lo en sus pro­pias plan­tas”, ex­pre­sa Pa­sos La­ca­yo, quien ase­gu­ra que los sec­to­res in­dus­tria­les ni­ca­ra­güen­ses más avan­za­dos en te­mas de in­no­va­ción ope­ran en las zo­nas fran­cas, ya que ge­ne­ral­men­te se tra­ta de em­pre­sas ex­tran­je­ras, las cua­les in­vier­ten más en la ma­te­ria.

Mien­tras tan­to, en El Sal­va­dor, los sec­to­res más avan­za­dos en cuan­to a in­no­va­ción son el tex­til y con­fec­ción, quí­mi­co far­ma­céu­ti­co, plás­ti­cos, pa­pel y car­tón y ali­men­tos.

En la opi­nión de Si­mán, los otros sec­to­res no es que es­tén re­za­ga­dos sino que la tec­no­lo­gía no les ha­ce ma­yor di­fe­ren­cia. “Por ejem­plo, en el sec­tor be­bi­das, el pro­ce­so pa­ra em­bo­te­llar una cer­ve­za es el mis­mo

Una de las ra­zo­nes del re­za­go de Ni­ca­ra­gua en in­no­va­ción es la de­fi­cien­cia de la edu­ca­ción téc­ni­ca

que ha­ce 50 años. Tal vez la ma­qui­na­ria aho­ra es más rá­pi­da, la ca­li­dad de la cer­ve­za es me­jor, la sa­lu­bri­dad y la hi­gie­ne de to­do el pro­ce­so es más al­ta, pe­ro en es­te pro­ce­so de em­bo­te­lla­mien­to no hay ma­yor di­fe­ren­cia aho­ra en com­pa­ra­ción a có­mo era ha­ce años”, de­cla­ra.

En Gua­te­ma­la, las em­pre­sas es­tán to­man­do muy en se­rio la in­no­va­ción, por lo que se pre­pa­ran en el apren­di­za­je de có­mo ha­cer in­no­va­ción sis­te­má­ti­ca y con­sis­ten­te­men­te. Ade­más, se­gún Paiz, el Go­bierno ha to­ma­do un rol bas­tan­te ac­ti­vo a tra­vés de la Co­mi­sión Na­cio­nal de Cien­cia y Tec­no­lo­gía (CONCYT), la cual es­te año cam­bió su agen­da de in­ver­sio­nes pa­ra cu­brir so­lo te­mas de in­no­va­ción y em­pren­di­mien­to.

Mien­tras tan­to, la aca­de­mia se une a es­tos es­fuer­zos y por ejem­plo, la Uni­ver­si­dad Del Va­lle, es­tá por in­ver­tir US$25 mi­llo­nes en un nuevo edi­fi­cio de­di­ca­do 100% a la in­no­va­ción. “El edi­fi­cio con­ta­rá con fa­blabs, es de­cir la­bo­ra­to­rios pa­ra fa­bri­car pro­to­ti­pos, que van a es­tar abier­tos a to­das las em­pre­sas pa­ra que pue­dan ex­plo­rar nue­vos pro­duc­tos y ser­vi­cios”, re­sal­ta el De­cano.

Po­ca implementación

El más re­cien­te Ín­di­ce Glo­bal de In­no­va­ción evi­den­cia los re­za­gos de la re­gión en es­ta ma­te­ria, con­si­de­ran­do que so­lo Cos­ta Ri­ca lo­gró po­si­cio­nar­se por en­ci­ma de la me­dia glo­bal, ocu­pan­do el pues­to 45 de un to­tal de 128 eco­no­mías eva­lua­das.

Pa­na­má ( 68º), Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na (75º) y Gua­te­ma­la (97º) des­ta­can en po­si­cio­nes in­ter­me­dias, pe­ro Hon­du­ras (101º), El Sal­va­dor (104º) y Ni­ca­ra­gua (116º) se nom­bran en­tre las eco­no­mías con ma­yor re­za­go.

El lis­ta­do, que es co-pu­bli­ca­do por la Uni­ver­si­dad de Cor­nell, INSEAD, y la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Pro­pie­dad In­te­lec­tual (OMPI, una agen­cia de las Na­cio­nes Uni­das), ana­li­za cin­co pi­la­res: la ca­li­dad de las ins­ti­tu­cio­nes, la in­fra­es­truc­tu­ra, la so­fis­ti­ca­ción del mer­ca­do y de los ne­go­cios, el ca­pi­tal hu­mano vin­cu­la­do con la in­ves­ti­ga­ción, el co­no­ci­mien­to y la pro­duc­ción tec­no­ló­gi­ca, y tam­bién la ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción crea­ti­va.

A la luz de ese aná­li­sis, El Sal­va­dor pre­sen­ta el diag­nos­ti­co me­nos fa­vo­ra­ble de Amé­ri­ca Cen­tral y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, da­do que es­tá na­ción no so­lo re­tro­ce­dió más de 46 po­si­cio­nes res­pec­to a la me­di­ción de 2007 don­de des­ta­ca­ba en el pues­to 58 de 107 paí­ses eva­lua­dos, sino que pa­só de ocu­par la se­gun­da me­jor po­si­ción re­gio­nal, in­clu­so por en­ci­ma de Pa­na­má, a caer al quin­to lu­gar.

En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, los desafíos de Cen­troa­mé­ri­ca en ma­te­ria de in­no­va­ción es­tán re­la­cio­na­dos con la edu­ca­ción, la ca­li­dad las ins­ti­tu­cio­nes de in­ves­ti­ga­ción, el for­ta­le­ci­mien­to de ca­pa­ci­da­des y al ac­ce­so a tec­no­lo­gías de in­for­ma­ción y co­mu­ni­ca­ción.

Por otro la­do, el mar­co de po­lí­ti­cas es esen­cial pa­ra crear un am­bien­te fa­vo­ra­ble a la in­no­va­ción que ge­ne­re con­di­cio­nes pa­ra que la in­ver­sión pri­va­da.

“Los go­bier­nos de­ben fa­ci­li­tar un pro­ce­so que con­duz­ca a ma­yo­res ni­ve­les de com­pe­ti­ti­vi­dad de las in­dus­trias y de­fi­nir po­lí­ti­cas que per­mi­tan po­ten­ciar la in­no­va­ción, la in­ves­ti­ga­ción y el desa­rro­llo”, ase­ve­ra En­ri­que Egloff, ac­tual pre­si­den­te de FECAICA.

De acuer­do con Egloff, la in­dus­tria de­no­mi­na­da de al­ta tec­no­lo­gía, que tie­ne que ver con sec­to­res de cien­cias de la vi­da y con la ma­nu­fac­tu­ra de equi­pos mé­di­cos, es una de las que cuen­ta con un li­de­raz­go im­por­tan­te en la re­gión. Por otro la­do, el sec­tor ali­men­ti­cio ha desa­rro­lla­do ni­ve­les de pro­duc­ti­vi­dad im­por­tan­tes por lo que hoy en día ocu­pa una po­si­ción im­por­tan­te en ma­te­ria de li­de­raz­go, re­no­va­ción de mar- cas y pro­duc­tos e in­no­va­ción. “Tam­bién hay opor­tu­ni­da­des en el sec­tor agrí­co­la pe­ro es ne­ce­sa­rio en­ten­der que hay que in­no­var, pro­cu­ran­do agre­gar va­lor a los pro­ce­sos de pro­duc­ción pa­ra in­dus­tria­li­zar­los e in­cor­po­rar­los a las ca­de­nas glo­ba­les de va­lor”, ase­ve­ró el di­rec­ti­vo.

MARZO 2017

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.